Erofex, sin límites en la música

Efraín Candia “Erofex” es un DJ/ productor paceño con 23 años de trayectoria en la escena electrónica paceña y boliviana.

Desde muy temprana edad (7 años aproximadamente), Efraín tuvo una conexión especial con la música. Impulsado por sus padres, es inscrito en el Conservatorio Nacional de Música, lugar en el cual inicia su travesía.

Sin embargo, es a los 13 años cuando escucha por primera vez la música electrónica: “Para mí era fantástica, ya que era como una antítesis de la música clásica que yo estudiaba en aquel momento”.

Pasaron algunos años, y el 97, en uno de sus viajes a Cuzco, Efraín conoce a unos DJ’s europeos que organizaban fiestas exclusivas para los mochileros en aquel lugar.

Quizás también puede interesarte:
La escena electrónica made in Bolivia
Lamento boliviano: 10 temas para avivar la nostalgia

erofex

La conexión con la música electrónica en esos eventos fue suficiente para que él decidiera incursionar en este campo como DJ/productor :“Al principio era como un hobby. Analizarla, estudiarla y demás no fue tan difícil porque ya tenía una base con la música en sí. Sin embargo, me apasionaba descubrir más de este género”, afirma emocionado.

A su regreso al país, Efraín decide organizar sus propias fiestas: “A finales del 97 buscaba restaurantes karaokes o discos, y contactándome con los dueños les proponía realizar fiestas encargándome de toda la logística. Ellos solamente debían prestarme el lugar”.

Las limitaciones de aquel momento no fueron ningún impedimento para poner en práctica sus ideas: “Recuerdo que la primera vez hicimos unos volantes a mano escritos en inglés, los fotocopiamos y luego fuimos a repartirlos a los turistas en la calle Sagárnaga”, relata.

Mi primera fiesta fue en un karaoke de Miraflores con 200 personas bailando con mi música, incluso recuerdo que llevé mi computadora de escritorio que era gigante para poder mezclar”, comenta entre risas.

Un aspecto bastante curioso de las primeras fiestas organizadas por este DJ fue su concepto de realizarlas cada luna llena: “Hacía una fiesta cada luna llena. Si caía en lunes (la luna llena) hacía lunes, si caía en viernes, cada viernes”, explica.

Erofex , un apasionado del Psy Trance y el Techno

erofex

Efraín recuerda que cuando empezó a escuchar electrónica a finales del 94 y 95, los géneros que marcaron su inicio y que él considera como sus raíces musicales son el Psy Trance y el Techno. Géneros que pese a ser muy distintos entre sí, él ama por igual.

Empero, a lo largo de su carrera, tanto en sus sets como en sus producciones, Erofex ha incursionado en otros géneros y estilos:

Actualmente tocó más Techno. Mi primer disco es del 99, y es bastante experimental. Mi primer disco tiene mucho Techno, un ‘Tech Trance’ y casi Psy Trance. También me encanta producir el Chill out, Down tempo. Hasta el 2005 hice varios tracks que son Psy Trance entre el Chill out y el Psy Trance”.

Pero de lo que está seguro es que, aunque pase el tiempo y los géneros evolucionen, el Techno y Psy Trance siempre serán parte de su esencia:

 “Algunos me dicen que el Psy Trance es anticuado, pero no puedo dejarlo, son mis raíces… las mejores fiestas que he tenido toda mi vida son con el Psy Trance, y con el Techno también, por eso decidí retomarlo”.

Erofex, dos estilos, dos sellos discográficos

Combinando este gusto por ambos géneros, Erofex decide crear dos sellos musicales con el objetivo de promover el talento de música electrónica boliviano.

El primero de ellos, Neurotrance, fue creado el 2002, y tal cual lo dice su nombre está enfocado al Psy Trance y Down Tempo:

 “Neurotrance nace como una productora de eventos, a raíz de que se organizaba una fiesta cada dos meses realizando giras con amigos y con DJ’s que emergían en las diferentes ciudades.

Paralelamente me voy reuniendo con estos amigos y empezamos a hacer música, y así Neurotrance sale como sello. Junto con ellos contacto a gente de diferentes países”, relata.

Si bien los lanzamientos de Neurotrance eran realizados cada dos o tres meses para su distribución gratuita, desde el pasado año se lanza como un sello distribuidor de música en las plataformas digitales: “Tenemos más de 60 discos lanzados hasta la fecha. Desde el año pasado Neurotrance se lanza como una distribuidora, como un sello distribuidor que saca música en plataformas oficiales como Spotify y Beatport”, explica.

Por otra parte, su segundo sello, Audioreaktor, nace con la iniciativa de este DJ de volver a la música electrónica en el campo del Techno: “Cuando yo volví a tocar Techno, me puse el objetivo de apoyar el talento nacional en los géneros que me gustan, y de esa forma abrí este sello enfocado al Techno y House”, afirma.

Transmitiendo pasión y aprendizaje musical  

Su pasión por dicha música, y todo el concepto que encierra una fiesta electrónica, fueron los motivos que llevaron a Erofex a organizar por cuenta propia eventos en varios lugares del país:

Conozco toda Bolivia gracias a la música, incluso hubo un tiempo en el que, aunque no me invitaran, yo viajaba y organizaba algo, me iba a un café, hacía volantes súper sencillos y empezaba a promocionar, no a mí como DJ, sino a la fiesta y su concepto en sí”.

Es de esa forma que, a través de dichas fiestas, Erofex tenía la intención de abrir un nuevo horizonte musical a personas que nunca habían sido parte de una fiesta electrónica:

Fue increíble porque en muchos lugares del país la gente conocía la música electrónica sólo por los videos que veía en la televisión, pero no podía experimentar porque nadie se animaba a organizar.

erofex

Cuando decidí organizar estas fiestas, la gente aunque no conocía mucho la música electrónica por curiosidad iba, y era una experiencia tan diferente para ellos, incluso muchas veces no sabían cómo bailar, se movían como podían o se quedaban parados escuchando, pero eso era suficiente, la misma experiencia auditiva y visual aunque no bailen para mí era genial, porque incluso la gente que solo veía o se quedaba parada escuchando, en poco tiempo se lanzaban como DJ’s”, recuerda.

El estar conectado con la música en forma de eventos y producciones han llevado a Erofex a traspasar fronteras, conociendo no sólo toda Bolivia, sino también otros países como Perú, Brasil, Argentina, Chile y Japón.

Y es que la entrega que tiene hacia la música electrónica ha estado presente en su vida de las formas más interesantes:

 “Al principio de mi tiempo como productor, yo agarraba grabadoras y me iba caminando por las calles escuchando todo tipo de sonidos, en la ciudad, el campo, llegaba a casa y empezaba a cortar esos sonidos y hacia mis propias librerías de sonidos que hasta ahora las sigo usando.

Todos los sonidos de mi entorno los musicalizaba. Creaba música en base a lo que estaba escuchando todo el tiempo. Incluso ahora, tengo esos bancos de sonidos del 98, 99 que todavía sigo usando”, relata.

“Nada es imposible”

23 años de carrera artística han marcado una profunda huella en la vida de Erofex. Él afirma que la gran lección que le dejó su recorrido artístico fue el comprender que “Nada es imposible”, es decir, que sin importar las limitaciones que se pongan en el camino, siempre será posible lograr tu objetivo y realizar tus sueños si así te lo propones:

 “Allá por el 97 en Bolivia, mis recursos tecnológicos y de contactos eran bien limitados. En esa época (el año 97) había poco o casi nada de música electrónica. Mi hambre era tal que hacía lo imposible por conseguir música electrónica.

Recuerdo que tenía un primo que en aquella época vivía en Estados Unido,s y cada vez que llegaba aquí yo le encargaba que trajera música electrónica en casettes, ésas que los DJ’s te regalaban en las fiestas. Es que no había otra forma, no había Internet.

Lo que aprendí es que no te tienes que limitar por cualquier cosa, si no tienes los equipos, contactos o si no te invitan a la fiesta, tienes que ver cómo hacerlo.

A mí nadie me ha enseñado a hacer música, me ha costado años quemando discos duros, quemando mi vista en la compu con mi monitor ultra viejo, he perdido dos discos completos que se me fundieron.

erofex

Tuve frustraciones, pero no me quedé ahí, seguí intentando, ahorrando, buscando un trabajo para poder financiar mis fiestas, alquilar el sonido, todo por el amor de la experiencia en sí”.

Y es que ,además de compartir su música en cada fiesta con las personas que lo rodean, Erofex también apoya a quienes desean incursionar en este maravilloso mundo:

No tiene que haber límites, hay que seguir, y ahora que tengo los medios y más posibilidades, con gusto los ayudo. Si quieres practicar conmigo, ven a mi casa, hagamos música. No quiero que nadie se limite porque no tiene las herramientas ni los contactos”, afirma.

En el marco de este apoyo a los nuevos talentos, es que Erofex ha creado un grupo bastante interesante en la plataforma de Facebook llamado Techno y House Bolivia.

Un grupo en el cual se publican aspectos relacionados con esta escena nacional: “El grupo está creado para hacer una red de contactos de DJ´s, promotores, dueños de boliches, para coordinar, anunciar fechas, para anunciar trabajos, para que los DJ’s pongan sus sets, y que los productores pongan también su música”.

Ya sea a través de sellos discográficos, eventos, e incluso grupos en redes sociales, Erofex sigue constante en su objetivo de promover el crecimiento de la escena electrónica boliviana bajo la premisa de compartir y transmitir: compartir toda la pasión y experiencia de esos 23 años de carrera artística, y sobre todo transmitir esa entrega musical a quienes lo escuchan.

Más información sobre Erofex en los siguientes enlaces:
Ver Facebook
Ver Twitter
Ver Soundcloud
Visitar Web
Ver Audireaktor
Ver Neurotrance
Ver Techno y House Bolivia

Un Comentario

  1. Gentry 6 febrero, 2020 Responde

Deja tu opinión!

19 − 9 =