Gilgamesh, la primera banda de mujeres de México

Gilgamesh es un personaje legendario de la religión sumeria de la mitología mesopotámica. El Poema de Gilgamesh, conocido también como Epopeya de Gilgamesh por su género literario, es considerada la gran obra literaria más antigua del mundo.

Pues Gilgamesh es el nombre que le han dado a esta banda, y la primera banda conformada por mujeres en México. Sus inicios datan de finales de 1992, así que es ya una banda con una enorme trayectoria, y a la que se le debería rendir o hacer algún gran reconocimiento, pues creo no ha sido nada fácil para estas tres mujeres mantener la agrupación por tanto tiempo, y a la que han dedicado gran parte de sus vidas.

Les dejo la entrevista que fue respondida por su baterista, Alejandra Mavir.

Quizás te interese leer también:
Anabanta, pioneros del Metal Gótico en México
Driven, girl power desde México
Juguete de Brujas, terror y Death Metal desde México

Gilgamesh, la primera banda de mujeres de México

Gilgamesh

Según he leído y buscado, Gilgamesh es la primera banda de metal extremo formada por solo mujeres en México. ¿De quién fue la idea de formar la banda y cuál fue la reacción del público al ver una banda conformada sólo por mujeres?

La idea surgió de las tres integrantes. Adriana y Alejandra somos hermanas. Habíamos intentado hacer alguna banda antes, pero no se concretaba. Al conocer a Luisa, con la que tuvimos una gran conexión musical, y al platicar, vimos que tenía las mismas inquietudes de hacer una banda. Todas ya estábamos aprendiendo a tocar un instrumento y nos gustaban casi las mismas bandas, asistíamos a los mismos conciertos, teníamos la misma visión de tocar y de una banda, más la amistad que surgió. así creamos a Gilgamesh.

La reacción fue de incredulidad, prolongados silencios cuando tocábamos, ofensas machistas de parte de algunos del público, pero igual algunos personajes de la escena de la ciudad nos empezaron a apoyar, jalándonos a tocadas, y haciéndonos entrevistas cuando vieron que iba muy en serio y que había compromiso de nuestra parte. Así nos fuimos conectando poco a poco, y nos fueron aceptando.

Bien, por el gusto y pasión por la música de este género es que las hermanas Adriana y Alejandra deciden crear la banda. ¿Qué nos puedes contar al respecto sobre estos inicios?

A Luisa la ubicábamos porque asistía a conciertos al igual que nosotras. Un amigo nos la presentó. Aparte de tener una personalidad muy abierta, con la cual surgió una buena amistad, sacamos todas esas inquietudes que teníamos de formar una banda, y hacer la música que, como dices, nos apasionaba. Pertenecíamos de alguna forma como audiencia a la escena metalera de la ciudad de México, y sentíamos que podíamos aportar algo a la escena ya como banda, que teníamos ideas y mucha energía que expresar.

Tomamos manos a la obra, realizamos lo que soñábamos, tocar, hacer música. No fue tan fácil al inicio, ya que había que tener equipo suficiente para ensayar, un lugar de ensayo. Al no contar con el apoyo de los padres, teníamos que ensayar clandestinamente, aprender a hacer música desde cero, sabíamos qué género queríamos tocar, pero no lo podíamos aterrizar bien, no queríamos sonar a otras bandas. No buscábamos ser originales, pero tampoco sonar igual a otras. Sacar nuestros sonidos nos llevó unos meses.

Se considera muy machista al mundo del metal. ¿Esto ha influido en el desarrollo de la banda? ¿Cuál fue la mayor complejidad que afrontó la banda en sus inicios?

Sí influyó. Eran contadas las chicas que asistían a conciertos o compraban música. No había bandas de metal integradas totalmente por mujeres, y al principio recibíamos al empezar a tocar muchos gritos con frases machistas, como “que se encueren”, o la presión del público para comenzar a tocar era mayor a la que se hacía a las bandas de hombres. En algún momento, un ingeniero de sonido no nos quiso ecualizar por ser mujeres, las bandas con las que alternábamos nos veían raro, y tenían una actitud un poco retadora (no todas, claro).

Cuando sacamos el demo, el sello con el que lo co-producimos quería poner que éramos una banda de mujeres, explotar esa parte de ser mujeres, cosa que no aceptamos. Creemos en la equidad de género, y no queríamos ventajas por ser chicas. En algún momento nos dijeron que teníamos una imagen andrógina por no salir enseñando cuerpo. Nosotras simplemente éramos en el escenario como éramos en la vida común y corriente. Al final, estas circunstancias nos hicieron más fuertes, y nos determinó a seguir porque después que tocábamos, cambiaban las actitudes de las personas, a actitudes de aceptación y de un trato más equitativo y de respeto.

gilgamesh

Su primer material fue un demo en 1995 que salió en formato casete, con el que lograron ser escuchadas en gran parte de México y hasta fuera de sus fronteras. ¿Cómo se logró grabar este demo? ¿Qué sensación puede experimentar un músico después de parir su primer material?

El sello Visión D nos ofreció grabar el demo. Nosotras quisimos tener una co-producción para así tener derechos sobre nuestro material. Creo que el sello sólo ayudó un poco a darle algo de difusión, ya que salió de una forma muy austera y bastante casera. Digamos que la maquila de portada y reproducción fue con fotocopias y en esteros personales. La reproducción de las cintas fue bastante manual, aunque la grabación sí fue en un estudio, con el ingeniero Guillermo Delgado, que en esa época fue integrante de Cenotaph, grabado en 8 canales. La fidelidad del sonido de la grabación se fue perdiendo por no ser maquila profesional. Fueron aparentemente pocas copias las que sacamos, pero la piratería ayudó a reproducir más. No sé si lamentablemente o afortunadamente, pero llegó a muchos lados.

El grabar el demo trajo consigo que nos escribiera gente de varios lugares, de muchos fanzines y de gente interesada en que fuéramos a tocar fuera de la Ciudad de México. Nos abrió más puertas. Algo emocionante fue ver que, en algunos lugares donde nos invitaron a tocar, las gentes se sabían las rolas, y eso nos llenó de satisfacción.

En cuanto a la alineación, la base de la banda desde su mismo comienzo ha sido siempre la misma. Algo, en lo que pienso, que ha mantenido este conjunto tan unido. ¿No lo crees así?

Así es. No es fácil encontrar a personas con las cuales puedas sentirte tan compenetrado para hacer música y buscar los mismos objetivos. Intentamos en algún momento integrar a más chicas, pero nunca hubo estabilidad de su parte, y nos quedamos así finalmente.

“Guerreras del Rock” fue un compilado que salió en el 1998, material muy limitado, pero donde Gilgamesh tuvo participación. Coméntame.

Ese material salió en formato de casete, como en aquellas épocas. En este compilado básicamente participa por lo menos una mujer en alguna de las bandas. Digamos está dedicado a las mujeres rockeras. Gilgamesh es la única banda de metal que aparece ahí. Lo editó un rockero de aquí, León Vago, que también es músico. Fue limitado el tiraje porque tenía más propósitos de que fuera un material de promoción para las bandas, y no tanto para comercializarlo. Y la canción con la que participamos fue “La Vida Frágil”. La grabación no fue muy buena, se escucha algo saturada porque León no tenía mucha experiencia en escuchar, y menos en grabar, a bandas de metal, pero por lo menos en México en esas fechas había muy pocos estudios e “ingenieros” capacitados para grabar a bandas de metal, y él se aventó el paquete porque tenía el equipo para hacerlo.

La banda ha recorrido gran parte de México, y compartido escenario con muchísimas bandas de varias tendencias dentro del metal. ¿Qué ha significado esto para ustedes? Mencióname algunas de estas grandes bandas con las que han compartido.

Pues es muy grato que nos inviten a tocar. Tenemos la oportunidad de viajar, de hacer más amigos, conocer a más bandas, intercambiar música, y hacer lo que nos gusta. Hemos alternado con Master, Vomitory, Incantation, Dover, Anarchus, Blackthorn, Atoxxxico, Hardware, Cenotaph, The Chasm, Anaked Soul, Avzhia, Xibalba, Mictlan, y con muchas bandas nuevas que están sonando duro.

Gilgamesh se ha mantenido durante muchos años en escena, con sus altos y bajos. ¿Crees que puede ser una ventaja para la banda que sus miembros sean todas mujeres?

No lo creo. Cuando grabamos y nos empezaron a llamar a tocar, veíamos que querían explotar que éramos una banda de puras mujeres poniéndonos la etiqueta de “Female metal band” o banda femenina. Nosotras siempre nos hemos negado a eso. Para nosotras no hay un sonido de banda femenina, y si buscamos y creemos en la equidad, pues hay que vivirla y sostenerla. No quisimos que eso nos diera ventaja, y que por puro morbo nos buscaran como banda. Siempre pedimos a organizadores de conciertos, y en el demo, que no se mencionara nada respecto a que éramos mujeres. Unos no nos hicieron caso, otros sí. En México, por nuestros nombres, es fácil identificar que somos mujeres, pero en otros países quizá no.

Fuera de ensayos y conciertos, ¿cómo es la vida normal y corriente de estas tres mujeres?

Como la de muchas personas. Luisa es bibliotecónoma y trabaja en un museo en Oaxaca, y Adriana y Alejandra somos diseñadoras gráficas, trabajamos independientes. Unas casadas, otras no. Otras con hijos, otras no.

Aún asistimos a conciertos como cuando éramos jóvenes. Quizá no con la misma frecuencia, y cumpliendo las responsabilidades, y superando la vida.

La banda estuvo desintegrada por un tiempo. ¿A qué se debió el periodo de inactividad de la banda?

Yo, Alejandra, la baterista, tuve familia, un hijo. Aquí en México tener una banda generalmente es invertir dinero y tiempo. Al ver que ya no tenía el tiempo y dinero para la banda, decidí salir. Les pedí que continuaran, no fue así. Pensé que regresaría pronto a tocar, y tampoco fue así. Ésa es la razón, y aunque mucho tiempo después intentamos regresar, no se concretaba hasta ahora.

¿Qué las motivó a reagruparse nuevamente y continuar adelante?

Nos ofrecieron tocar con la banda Derketa, para abrirles. Eso nos motivó a regresar. Al principio sólo sería para esa tocada. No se realizó, y pues quisimos continuar, aunque con mucha indecisión. Al final dijimos que continuaríamos pese al gran esfuerzo que tenemos que hacer por la distancia en kilómetros que hay ahora entre nosotras, con la ventaja de que ahora existen estos medios de comunicación que ayudan bastante.

Actualmente, las tres integrantes viven en ciudades distintas. ¿Cómo se hacen para mantener el ensayo, las composiciones y los conciertos?

Nos turnamos para reunirnos en las diferentes ciudades donde vivimos para ensayar. Y a veces, cuando vamos a tocar, aprovechamos para reunirnos a ensayar también. Usamos la actual tecnología para pasarnos las rolas, y así vamos completando la música. Tenemos ahora que confiar en las aportaciones de cada una. Realmente tenemos que hacer mucho trabajo individual, cada una en sus casas, y ensayar con las grabaciones si ha resultado bien.

Regresemos a lo musical nuevamente. En el 2017, el sello Dark Recollections Productions reeditó algunos temas antiguos de la banda. ¿Cómo se logró esto? Danos detalles.

Re editar el demo que sacamos en 1995 era el material único que saldría, pero quisimos meterle un plus. Quizá no fue tan buena idea, el propósito era sólo re editar el demo. Buscamos lo que teníamos, lo más inmediato en canciones, rescatamos una rola que teníamos y que nunca grabamos, otra que fue grabada y no se le dio difusión, una intro que usamos para abrir cuando tocamos, y una nueva que hicimos. Por ello le pusimos “Recolecciones”. Esto fue para aprovechar la re-edición pensando que no volveríamos a sacar algo más de material, pero, claro, ahora no pensamos igual. En fin, ya está hecho.

¿Cuáles son los principales tópicos que abordan las letras de sus temas?

Principalmente la muerte espiritual, el dolor, la tristeza, las injusticias, la frustración, la marginación, discriminación, la hipocresía de la religión, la anti religión, algunas leyendas, la libertad, la rebeldía…

En 2019 salió un Split. Es su trabajo más reciente, y del cual me gustaría nos comentaras un poco.

El Split se realizó con la banda Jesucristo Mentiroso, banda de Salamanca, Guanajuato. Ellos nos propusieron el Split, y pues metimos las canciones que complementan la re-edición del demo para darles más difusión, ya que son más desconocidas que las del demo. Aceptamos por la amistad que hay, y porque nos ayuda a darnos difusión, ya que tocamos géneros un tanto distintos. Ellos tocan grindcore, nosotras death doom, y pues para demostrar que no creemos en las divisiones entre bandas sólo por el género que tocan.

Algo curioso y un poco extraño es por qué con tantos años en escena, aún no hay un álbum completo de Gilgamesh. ¿Qué las dilata a lanzar un disco?

Es cierto, es muy poco grabado para tanto tiempo. En el pasado estuvimos muy activas, y realizamos más canciones, solo que fue un descuido el no grabarlas. Tocábamos mucho y pusimos toda la atención a las tocadas, y descuidamos grabar lo que teníamos, y aunque nos sugerían grabar, pues no piensas que el tiempo es contado, y que quizá no habrá más oportunidades después. Estamos componiendo ahora, y rescatando canciones que valen la pena. Esperando que no nos pase lo mismo del pasado, esta vez no tocamos tanto como lo hicimos antes, pues ahora las responsabilidades no nos lo permiten.

¿Cómo ves la escena en México? ¿Qué bandas destacarías en la actualidad? ¿Crees que hay apoyo de los medios hacia el metal en general?

La escena es rica en bandas. Han salido, y muy buenas, con ideas propias, y que tocan en vivo con bastante entrega. Ahora más bien falta más publico que tenga la misma entrega, los conciertos no siempre se llenan, la gente es algo apática. Tiene que ver la economía del país también, pero creo está en un muy buen momento México en cuanto a creatividad y calidad en bandas. Cada vez hay más organizadores arriesgando su capital para hacer eventos de calidad. A veces pueden fallar las estrategias de publicidad para informar a la gente de los conciertos, a pesar de las redes sociales y los actuales medios de comunicación. Creo que sí hay más apoyo ahora.

Destacaría a Oscurity Reveled, Stone Demons, Evil Carnage, Rex Defunctis, Aphontenophobia, Abruptus, Aislación, Exanime, Euroboros Solemn, Uhkumo, The Ripper, Warfare, Altar of Blood, Nocturnal Call, Evidence.

¿Cómo dirías que suena ahora Gilgamesh en comparación a aquella época de los 90’s?

Quizá suena un poco más limpio y concreto. Nos hemos atrevido a experimentar. En una canción, “Dumah”, en un fragmento usamos una voz limpia sin dejar la crudeza que nos gusta. Nuestra música no tiene muchos adornos, es muy directa, en eso no ha cambiado. Ahora buscamos componer con más orden, porque aparte resulta más fácil así. Y el sonido de la distorsión es más alto, un poco menos atascado.

Obviamente, ahora hay mejor equipo que antes, y eso ayuda a tener un sonido más potente y claro.

¿Gilgamesh se ha convertido en parte de sus vidas, o sus vidas personales en parte de la banda?

Ambas cosas. Tenemos que organizar nuestra vida teniendo en cuenta a la banda, reservar su tiempo para practicar, ensayar, viajar para tocar, y demás actividades que trae tener una banda. Y bueno, una banda también refleja un poco tu vida, lo que piensas, cómo vives la música. En el trabajo, la familia y amigos, saben que tienes una banda, y los gustos que tenemos por esta música, y hay un apoyo de parte de ellos. Ya no se les hace raro como cuando éramos jóvenes.

Nuestra vida personal está involucrada a la banda, así como la música al día a día. Nosotras somos tocando como somos en nuestra vida cotidiana.

Entiendo que ustedes son personas con muchas responsabilidades, madres, trabajo…, y realmente la música exige mucho tiempo, más aún si estás comprometido en cuerpo y alma. ¿Dime qué es lo que las motiva continuamente a seguir con esta labor?

Estamos en un buen tiempo en nuestras vidas para continuar. Aún tenemos energía y creatividad, y podemos empatar las responsabilidades con la banda, y es que no sabemos a futuro que pasará. Para nosotras esto es vivir, hacemos algo que nos motiva, y que sigue siendo un sueño que constantemente se va cumpliendo. No queremos dejar a la deriva nada por hacer.

Al final de cuentas es porque nos gusta, aunque tengamos que hacer algunos sacrificios, que son un placer hacerlos.

Siendo la primera banda integrada completamente por mujeres, ¿crees que sea un ejemplo para otras bandas dentro del país?

Creo que sí. No nos ponemos en el papel de ejemplo, pero sí puede ser. Nosotras hemos tratado de tener compromiso con la escena, con la música, ensayar duro, y también si se puede apoyar a otras bandas. Ahora hay chicas que nos conocen y manifiestan su apoyo y gusto por la banda. Eso nos da tanto gusto, que entre chicas no se sienta que hay una competencia, sino que podemos ayudarnos, apoyarnos, y que si hay más bandas de chicas, habrá un ambiente con más mujeres que se atreverán a hacer bandas, asistir a conciertos, y sentirse con más confianza.

A estas alturas de su carrera, ¿cuál ha sido el mayor logro obtenido por Gilgamesh en todos estos años? ¿Y de cada una de ustedes?

Creo que grabar y dejar algo para la posteridad, que nos llamen a tocar, y que se sepan las rolas la audiencia, que nos consideren como parte de la escena del metal en México.

Recibir ahora apoyo, porque cuando empezamos lo tuvimos escasamente, conseguir reconocimiento a través del apoyo que nos dan ahora.

De nosotras es permanecer y sentir todavía este gusto por hacer música, tener la energía para tocar, a pesar del tiempo y nuestra edad.

Con miras hacia el futuro, ¿para qué se prepara Gilgamesh actualmente? ¿Hay planes para algún posible álbum, giras, videos…?

Estamos en proceso de componer rolas, y más adelante grabar qué mejor que un álbum. Y también nos gustaría hacer algún Split con alguna banda, ya sea de chicas, o quizá de otro país. Por ahora, las giras quizá se den en un futuro, ya veremos. Por ahora la meta inmediata es hacer rolas y grabarlas.

Bien, quiero agradecerte a ti y a las demás integrantes de la banda por mantenerse tanto tiempo fieles a esta causa. Si deseas añadir algo más, pues aquí te dejo el espacio. Mil gracias.

Muchas gracias, Omar Vega, y a LaCarne Magazine por la entrevista y el apoyo a través de está, y saludos de todas las integrantes de la banda.

Gilgamesh es Luisa Bocanegra – guitarra y letras, Adriana Mavir – bajo y voz, y Alejandra Mavir – batería.

Más info sobre Gilgamesh:
FACEBOOK

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 12 =