Gulliverb, un viaje musical lleno de matices

Treinta segundos han hecho falta únicamente para darme cuenta de que el trabajo que me llegaba para hacer una crítica más era diferente… Treinta segundos es el tiempo que he tardado en enamorarme incondicionalmente de la música de Gulliverb.

No tengo palabras para definir esta obra maestra de la composición musical. He disfrutado como un niño imaginándome la historia que tenía ante mí. Un viaje musical lleno de matices, con una sensibilidad rebosante, y, por fin, algo transgresor e innovador.

Quizás también te interese leer:
Madeleine Peyroux y la historia del Jazz femenino
Al di Meola y la historia completa del Jazz Fusión
Miles Davis y Kind of Blue, análisis completo

Gulliverb, un viaje musical lleno de matices

gulliverb

12-02. The Journey es el título de esta maravilla de la composición. Una vuelta de tuerca inimaginable al panorama de la música electrónica actual. Chimo Ausín (Gullliverb) ha sido capaz de, en tan sólo 1 hora y 07 minutos, devolverme la ilusión por la música, la cual la había perdido tras darme de bruces una y otra vez con más de lo mismo.

12-02. The Journey no es una pieza musical al uso. Tenemos ante nosotros la parte musical de un espectáculo audiovisual sin precedentes, que nos lleva de la mano de los grandes héroes que consiguieron pisar por primera vez la luna.

Como bien dice su autor, se trata de contar una historia a través de la música y de los sentidos. No son canciones pinchadas una tras otra como haría cualquier DJ, es una pieza única que nos cuenta la increíble hazaña llevada a cabo en 1969, y que hoy este genio de la composición ha sido capaz de revivir a través de un viaje audiovisual alucinante.

Chimo Ausin (Gulliverb) lleva 4 años trabajando en este proyecto, e investigando en el mismísimo lado oscuro, ese lugar donde sólo unos pocos se atreven a adentrarse… Pasajes musicales que surgen desde lo más hondo del alma, y que sirven de hilo conductor para conseguir que el oyente conecte desde el primer momento con la historia.

gulliverb

Este viaje comienza desde el momento que los tres valientes astronautas suben al Apollo 11, y no termina hasta que consiguen volver a la tierra sanos y salvos. Para conseguir este golpe de efecto, Gulliverb ha desnudado su yo interior, y ha plasmado con una increíble maestría todas sus experiencias de vida.

Chimo Ausín compagina el mundo de la música con la aviación desde hace más de 25 años, viajando por el mundo entero, y eso se nota. Ha sido capaz de fusionar sus propias experiencias de ciudadano de este planeta con una composición con connotaciones étnicas muy variadas.

Ha cometido la desfachatez de usar las voces de Carl Sagan, Martin Luther King, o el mismísimo John F. Kennedy para ilustrar esta tremenda historia, y lo ha hecho con una maestría que muy pocas veces he visto desde que tengo uso de razón.

Cada sonido, cada efecto, cada matiz de esta obra ha sido creado y desmenuzado con gran pulcritud, y no le ha temblado el pulso a la hora de mezclar la música electrónica con instrumentistas reales. Guitarras inmensas, saxos estratosféricos, cuerdas orgánicas y, por supuesto, voces increíbles que dan vida a este maravilloso proyecto que, si la pandemia no lo remedia, verá la luz muy pronto…

Treinta segundos es el tiempo que has tardado en leer esta crítica… Si quieres volver a creer en que todo es posible, invierte otros treinta en enamorarte como yo de Gulliverb, y no pierdas de vista a este monstruo musical.

Más información sobre Gulliverb en los siguientes enlaces:
Website
Facebook
Twitter
Bandcamp

Autor del texto: Dario de Fooz

Deja tu opinión!

4 × uno =