Helloween, 15 años Keeper of the Seven Keys

A mediados de septiembre, el baterista de Helloween, Dani Löble, fue invitado al programa TVMaldita de Aquiles Priester, donde confirmó que el nuevo álbum de Helloween ya está terminado, e incluso ya grabaron el video de su primer sencillo.

Originalmente, el álbum iba ser lanzado en estas épocas, seguido de una gira internacional, pero los planes tuvieron que posponerse por las condiciones mundiales de todos conocidas.

Quizás también te interese leer:
Alogia presenta su nuevo disco con invitados de lujo
Hextar, la nueva promesa del Heavy/Power italiano
Siren, el mejor regreso de la muerte

Se cumplen 15 otoños del tercer Keeper de Helloween

helloween

El hecho de tener de vuelta a Michael Kiske y Kai Hansen hace que todos los fanáticos esperen un disco a la altura de los dos primeros Keeper of the Seven Keys (KOTSK).

La banda hizo mucho hincapié en que utilizaron equipo análogo como en aquellos viejos tiempos, y que hasta Dani Löble tocó con la misma batería de Ingo Schwigtenberg. Todo en aras de asegurar un álbum a la altura de las expectativas.

Es curioso cómo pasa el tiempo. Este 28 de octubre se cumplen 15 años del lanzamiento de Keeper of the Seven Keys – The Legacy, el tercer KOTSK que fue totalmente ignorado en la gira Pumpkins United, pues ninguna canción fue interpretada.

Grapow, ¿estorbaba para hacer otro Keeper?

Una de las razones para hacer un tercer KOTSK fue la constante solicitud de los fanáticos, algo que tenía harto a Andi Deris. En una entrevista con Metal Temple de 2006, el vocalista dijo: “en los 12 años que he estado en la banda… la gente siempre pregunta que cuándo haremos otro Keeper, eso ya me tenía fastidiado”.

Una de las razones por las que no se atrevieron a hacer un tercer Keeper fue porque “antes no teníamos una buena dupla en las guitarras. Para nadie es secreto que Weiki y Grapow no se llevaban bien”, explicó Andi.

Después de la partida de Grapow, Sascha Gerstner llegó para grabar Rabbit Don’t Come Easy (2003) sin siquiera ser consciente que terminaría siendo el nuevo miembro de la banda.

“No me di cuenta que ya era un miembro permanente cuando grabé las guitarras para ese disco. No sabía lo que estaba pasando. Lo último que supe fue que iba a seguir tocando con ellos”, contó Gerstner en una entrevista con Metal Experience en 2011.

Después de aquel debut, la química entre Weikath y Gerstner fue en ascenso, algo que sorprendió al mismo Andi Deris. “Ahora tenemos a dos guitarras que se caen bien, y hasta se ven en privado para tocar juntos porque lo disfrutan, ¡es increíble! No había visto algo así en diez años”, declaró Deris en Metal Temple.

La batería no pudo tocar las canciones del Keeper III

halloween

Por aquel entonces Stefan Schwarzmann era su baterista, y, al ver las canciones que Helloween había preparado para The Legacy, prefirió hacerse a un lado porque no podía alcanzar la velocidad.

“La pasó muy mal y al final se frustró mucho. Se esforzó bastante, pero al final nos dijo que prefería dejar la banda”, contó Deris en una entrevista con el sitio ruso Darkside.

Las circunstancias permitieron que Dani Löble entrara a la banda. Su antigua agrupación, Rawhead Rexx, había mezclado y masterizado su álbum: Diary in Black (2002), en los estudios Mi Sueño, propiedad de Andi Deris, por lo que era ya un conocido.

En su audición tocó con la misma batería Sonor que Ingo solía utilizar. Al momento de tocar, tanto a Weiki como a Grosskopf les vino a la mente el recuerdo de su fallecido amigo. “Cierra tus ojos y es como si Ingo estuviera tocando”, le dijeron ambos músicos a Andi.

Sascha aseguró que la grabación de The Legacy “fue más planeada” que la de Rabbit Don’t Come Easy, “nos dimos mucho más tiempo para escribir las canciones y comunicarnos mejor”. Eso permitió que Helloween se animara a correr el enorme riesgo de hacer un Keeper sin Michael Kiske ni Kai Hansen en la alineación.

Kiske y Hansen iban a ser invitados al Keeper III

El plan original era contar con ambos músicos en el disco, pero por aquel entonces Michael Kiske era un enemigo declarado de todo lo que tuviera que ver con Power Metal. Andi Deris pensó en invitarlo, pero Markus Grosskopf no era partidario de la idea.

Michael dijo que odia el Metal y que los fanáticos de esa música son unos estúpidos. A Markus no le gustó nada eso”, explicó Deris, e incluso reveló que pensó invitarlo para cantar la canción Light the Universe.

“Es una canción tipo balada que a Michael seguro le podía gustar, no era Metal, pero cuando dijo que los fanáticos del Metal eran estúpidos, dijimos: no queremos tenerlo en el disco”, agregó Deris.

Helloween - 08 Light The Universe

La ausencia de Kai Hansen fue más circunstancial. “Nos habría encantado tenerlo en el disco si hubiéramos sabido desde el principio que el disco se iba llamar Keeper of the Seven Keys, explicó el vocalista.

Aunque la banda planeaba lanzar un tercer Keeper, la verdad es que nunca estuvieron seguros de llamarlo así. La decisión fue tomada después de las grabaciones.

“Cuando escuchamos todo el disco por primera vez… nos dimos cuenta que habíamos logrado un buen trabajo, pero ya era un poco tarde para llamar a Kai, porque todo había sido grabado”, mencionó Deris.

La resurrección de Helloween

Keeper of the Seven Keys – The Legacy fue una declaración de intenciones de la banda. Con ese disco demostraron que podían seguir siendo Helloween sin la presencia de dos miembros clave de su éxito.

halloween

Markus Grosskopf fue más certero al explicarlo de esta manera para Metal Rules, durante la gira del tercer Keeper: “Es un espíritu diferente, pero al mismo tiempo es un Keeper. Por eso no quisimos invitar a Kai Hansen ni a Michael Kiske. Queríamos demostrarles que podíamos crear esa antigua vibra con la alineación que tenemos ahora. Podemos hacerlo en un estudio o en vivo, eso no importa”.

Y el tiempo les dio la razón. El Keeper Legacy World Tour revitalizó a la banda en muchísimos sentidos, pues todavía venían arrastrando el tropiezo que significó The Dark Ride (2002).

“Cuando me uní a la banda hubo algunos momentos desagradables. La gente decía que la banda estaba muriendo, había mucha crueldad alrededor”, recordó Sacha.

Después de lanzar The Legacy, Sascha reconoció un giro en la actitud de la gente. Los mismos fanáticos que antes se quejaban ahora se decían sorprendidos. “Tuvimos una muy buena respuesta con esta alineación”, aseguró Gersnter.

La alineación original del Walls of Jericho duró tres años. La alineación con Kiske se prolongó seis años, y con Grapow estuvieron otros seis años.

En 2020, la alineación de Keeper of the Seven Keys – The Legacy cumplió sus 15 otoños, y desgraciadamente los chambelanes tuvieron que guardarse por la sana distancia.

Más información sobre Helloween en los siguientes enlaces:
Facebook
YouTube

Deja tu opinión!

13 + doce =