Mastering y producción en tu nuevo disco

El Mastering y producción de discos es una ciencia y no hay manera correcta de hacerlo, aunque muchos han conseguido su propia estrategia de trabajo con el tiempo. En este artículo hablaremos de los conceptos fundamentales del mastering y producción de tu disco, y os daremos unos consejos claves.

Recuerda que este proceso os puede reportar muchos beneficios, incluso fuera del estudio. Por ejemplo, puedes hacer que tus seguidores interactúen contigo si les pides opinión sobre los temas. Lo mejor es crear un equipo tester que elija los mejores temas, las que suenen mejor y que lo vayan compartiendo. Esto fortalecerá tu relación con tus seguidores, y activará la maquinaria necesaria para difundir tu nuevo trabajo.

También podrías usar estas primeras mezclas para mostrar el trabajo que lleváis hecho a vuestros mecenas, en el caso de que estéis inmersos en un proyecto de crowdfunding, y usarlo para conseguir más patrocinadores.

Quizás te interese leer también:
6 Micrófonos para estudio de grabación increíbles!
Guía de mezclas: Volumen y paneo
Aislamiento acústico, el secreto de un buen estudio

Grabación y mezcla final

mastering

Una vez que hayas grabado todas las pistas que necesitas de cada tema, no temas hacer todas las mezclas que necesites. Hazte con un equipo tester para conseguir opiniones de cada una, y no pares de escuchar constantemente y repetir.

Un buen consejo es anotar cada movimiento que hagas, ideas y posibles decisiones que pudieras tomar sobre cambiar, eliminar o añadir una pista.

mastering

Recuerda pedir opiniones, es fundamental. Teniendo apoyo constante no te volverás loco, y será más fácil encontrar el camino correcto para conseguir la mezcla final. Cuando esto ocurra, escucha la mezcla final en todos los altavoces que puedas, ya sea en el coche, en el ipod, o en el ordenador.

Cuantas más opciones de reproducción tengas, mejor afinarás, y te asegurarás de tener una mezcla con calidad profesional. En el mastering lo tendrán más fácil para destacar voces o punteos si todos los temas mantienen un equilibrio. Si la mezcla falla, el mastering fallará.

Consejos de Mastering y producción

El proceso de Mastering ha sido siempre infravalorado por los músicos, pensando que era algo opcional e innecesario pero nada más lejos de la realidad. En el mastering se pueden corregir pequeños errores d ela mezcla, ecualizar todos los temas, eliminar zumbidos, reducir el posible ruido, ajustar el volumen global, añadir dinámicas, o incluso compresión de sonido.

Conseguir un buen mastering puede marcar la diferencia si quieres mandarlo a programas de televisión o a certámenes importantes, donde la calidad de sonido desempeña un papel importante, al igual que para la radio o para otros medios.

Si habéis grabado en un Home Studio, y habéis añadido muchos instrumentos, el proceso de mastering puede ser iluminador, y mostrar todo el potencial de cada tema. Normalmente se cuentan con pequeños monitores, y después de varios días de mezclas, tus oídos se acostumbrarán a un sonido imperfecto, ya que ciertos rangos de frecuencia no podrán ser reproducidos con exactitud. Todo esto, por regla general, te llevará a una EQ equivocada para compensar esa falta de frecuencias que tu oído no escucha. Ten cuidado con esto, podrías tener una mezcla que suene desequilibrada fuera del Home Studio.

Yo siempre aconsejaré que contéis con profesionales para el mastering. Gracias a su experiencia pueden identificar las áreas problemáticas, e intentar arreglar los pequeños defectos. De esta forma conseguirás una combinación equilibrada, que sonará perfecta independientemente de donde se reproduzca.

Imprescindibles del Mastering

mastering

Elige un buen estudio de masterización

Tú siempre podrás intentarlo, pero no creo que puedas igualar la experiencia que ellos poseen, o los medios con los que cuentan… tienen hasta habitaciones especiales para escuchar absolutamente todo.

Cuando busques, pide referencias de sus trabajos o ejemplos para que puedas hacerte una idea del sonido que podrían conseguirte.

Elige el formato adecuado

Parece una tontería pero es mejor no arriesgarse. Habla con el estudio de mastering y coméntales qué formatos necesitas (podría ser WAV, CD-R, pero nunca MP3, porque perderías calidad).

Con tu master no tendría que haber ningún problema porque suelen aceptar un amplio abanico de opciones (WAV, AIFF, FLAC, CD-R, DVD-R, Flash, DAT, Mini disc…).

La mayoría de los grupos piensan que los estudios de masterin funcionan sólo con un master de la mezcla, pero normalmente te pedirán dos: uno con la mezcla solo de la música, y otro sólo con las voces. Todo esto es para conseguir una mezcla equilibrada, donde las voces no queden «enterradas» en la música o demasiado altas. Con estas dos mezclas también podrán hacer ediciones de singles para radios, donde eviten las palabras obscenas, y se pueda reproducir sin problemas.

Elige un buen orden en los temas

Esta tarea puede hacerse eterna! jejejejeje sobre todo si sois muchos en la banda, pero es fundamental tenerlo claro desde el principio, y sólo ver los temas que han ganado o perdido con la grabación, que suele ocurrir siempre. Ahorra tiempo y ten tu producto listo en muy poco tiempo.

Elige el espacio entre temas

El espacio entre temas ayuda a establecer un ritmo de escucha, donde dos canciones irán juntas y seguidas, y otras estarán separadas por más de los 2 segundos normales que se suele usar.

Deja tu opinión!

1 × tres =