Mejora tu precisión utilizando metrónomo

La ciencia de la precisión, la ciencia del metrónomo

Hemos hablado sobre como tomar y rescatar ideas para componer, pero, fuera de todo ese paradigma cuando deseamos llevar las cosas al siguiente plano, la precisión al tocar es un arte fundamental de la música, y hoy vengo a hablarles sobre ese objeto inigualable que todos deberíamos amar pero al final de la historia detestamos buscar: el metrónomo.

Puedes rescatar algunas ideas sobre composición de los siguientes artículos:

¿Sabes qué canción quieres componer?

Cómo escribir canciones. Escuchar, grabar, tocar y escribir.

Claves para escribir canciones y su estructura

metrónomo

El Metrónomo es básicamente una de las herramientas más importantes que todo músico debería usar para practicar, ensayar e incluso grabar. ¿Pero por qué es tan importante? Para aquellos que no lo sepan, el corazón humano palpita a ciertos BPM (Bits Por Minuto) y dependiendo de nuestra edad, estilo de vida e incluso nuestro humor esto podrá variar. Así que la función fundamental del metrónomo es alinear las pulsaciones de todos los músicos al ras de manera que no ocasione un declive en la armonía del tiempo de cada instrumento.

Y es que nuestro ritmo cardiaco realmente interviene, por eso muchas veces es complicado poner a un niño a tocar junto con un anciano, los pulsos son distintos, uno más vivos que el otro y, he ahí la ciencia del metrónomo y el caso de las orquestas.

El Director de orquesta, ellos son elementos que regulan el tiempo y generan esa harmonía. ¿Pero de que me sirve? Pues practicar con metrónomo te ayuda a regularte, es como entrar en un estado de concentración y mejora tu precisión ante el tiempo.

Si te esfuerzas lo suficiente mejorará tu dinámica en conciertos y ensayos, es eso lo que buscamos lograr hoy en esta entrada, comprender la importancia de la precisión y la practica con el metrónomo. Toma como ejemplo la entrada anterior, te pedí que escuchara una canción de una banda americana llamada Foo Fighters “Miss the Misery”.

metrónomoTe dije que podías usar combinaciones de claves para generar variaciones rítmicas, pero para lograr esto, necesitas tener una gran precisión y comprensión del plano rítmico, “primero gatea, luego camina y luego corre pero entiende que aun así todavía no podrás volar” me gusta esa frase me recuerda que nunca hay un límite para dejar de practicar y mejorar.

En fin, trata de tocar una pieza simple sin muchos arreglos, nos enfocamos es en que los acordes suenen al momento, sin adelantarnos ni atrasarnos; puedes a su vez trabajar escalas, pero concéntrate en ir al ras con el metrónomo. Puedes conseguir metrónomos gratuitos por todo internet, así que no desesperes si no compras uno físico.

Es bueno hacer ejercicios de digitación pero esto puede llegar a estresarte y aburrirte así que busca aprenderte una canción, y no toques encima, saca los acordes, enciende tu metrónomo y empieza a tocar a 60BPM. Si sientes que es muy lento puedes subir la velocidad, pero el punto no es aprender la canción, el punto es mejorar tu precisión. La canción es solo para que la práctica sea más agradable; ya dicho esto, te enseño.

Un metrónomo básico, simplemente te da los bits, hay otras opciones que te permiten regularlo en función a una clave.  Te recomiendo que consigas alguno que te ofrezca esa última opción, ya que son extremadamente útiles, luego de esto podemos empezar.

metrónomoEscucha tu canción luego precisa los acordes en el plano de los compases de la canción, y práctica, digamos que si empezaste a practicar a 60BPM y creerás que ahora te diré que subas los BPM, que en consiguiente se puede traducir como subir la velocidad de la base de los pulsos, pero no, te voy a pedir que ahora bajes a 50BPM.

El truco está en buscar tocar lo más lento posible, porque aunque no lo creas, es más difícil tocar lento que tocar rápido y el tocar muy lento expande tu versatilidad en la precisión, ya que es más costoso ser preciso.

Te darás cuenta mientras bajes los BPM, lo costoso que se hace la práctica, así que quiero que hagas esto por lo menos 30 minutos cada día. Poco a poco te pediré que hagas lo mismo pero desde 80BPM y bajas los BPM, luego 100BPM, etc.

Con este gran consejo y apreciación de esta maravillosa herramienta podrás lograr cosas tan fabulosas como no perder ninguna nota de tus composiciones, y que todas tus puestas en escena sean lo más fluidas, y generaras una buena impresión ante tu público. Bien, esto es todo por hoy, un gusto y espero tomes nota de lo dicho, y que la práctica no pare pero tampoco la diversión.

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + nueve =