Progresión de acordes simples en una canción

Cada día escuchamos canciones que son o han sido un gran éxito y la mayoría de ellas tan sólo utilizan unos cuantos acordes o una progresión de acordes básicos así como la repetición de los mismos.

Para muchos músicos exite la gran tentación de sobreescribir una y otra vez los acordes de una canción para mejorarla o encontrar el sonido que buscan. Pero no es necesario hacerlo para mejorar como músico, puedes limitarte a unos cuantos acordes, por ejemplo, C, F, G y Am. De hecho puedes escuchar la progresión de estos acordes en grandes éxitos.

Quizás también te interese leer:
La importancia de practicar escalas
Consejos para usar acordes en los solos de guitarra (Parte 1)
Consejos para usar acordes en los solos de guitarra (Parte 2)

Sácale el mayor partido a una progresión de acordes simples

guitarristas
Foto: C Drying on Unsplash

Estos acordes tan sólo son un pequeño ejemplo, hay docenas de ellos que puedes utilizar de forma progresiva. Quizás la elección de dichos acordes parezca más fácil de lo que es, pero ¿sabes realmente hacer que esa progresión de acordes funcione?

Si ya sabes tocar la guitarra habrás descubierto que hay algunos acordes que suenan mejor que otros, dependiendo de si la canción que quieres componer quieres que tenga un tono más alegre o, por el contrario, más triste. Pero ahora llega el momento de utilizar esos acordes en progresión para que tu canción suene realmente bien.

Si por el contrario aún estás aprendiendo a tocar o vas a empezar a hacerlo, es importante que antes tengas un buen manejo a la hora de tocar. Para ello te recomendamos que practiques todo lo que puedas.

Hoy en día la clave para tocar una progresión de acordes repetitivos y que éste sea todo un éxito se basa en cómo esos acordes se relacionan con la melodía. Una progresión de acordes proporciona una base sólida y estable en la que podrías construir una melodía rítmica muy interesante.

progresión de acordes

La repetición de esos patrones de cuatro acordes acompañados de frases melódicas suelen comenzar en medio de los cambios de acordes.

Este truco hace que estas progresiones de acordes hace que a nuestro oído le resulte interesante.

Cuando los músicos nos ponemos a componer solemos escribir las canciones mientras tocamos acordes en la guitarra o en el piano y tendemos de forma natural a empezar a cantar una melodía.

Puedes intentar problarlo, siéntate con tu guitarra o piano y toca un acorde de F para cuatro tiempos y a continuación, un acorde de sol, y seguidamente pasa a C durante ocho tiempos. Cambia y toca el acorde en el primer tiempo del compás:

| F / / / | G / / / | C / / / | C / / / |

Y ahora canta cualquier melodía. Toca los acordes mientras cantas, siempre tocando o cambiando el acorde en el primer tiempo del compás. A medida que continúes tocando y cantando, notarás la tendencia a iniciar una melodía cuando cambies de acorde.


Esta es una de las cosas que debes cambiar. No es fácil, ve poco a poco. Al principio empezarás algunas líneas de la melodía al mismo tiempo que cambias de acorde, pero te darás cuenta. Ahora que te has dado cuenta repite la misma progresión de acordes pero comienza la melodía en otro tiempo, en el 3 ó en el 4.

Practica y hazlo un par de veces y luego mezcla un par de frases cortas que empiecen en el segundo tiempo. Practica una y otra vez hasta que te sientas cómodo y prueba las frases melódicas en diferentes tiempos.

Puede que al principio la progresión de acordes te suene demasiado simple, pero puedes darle un poco de textura y color. Para ello en lugar de un acorde de tres notas básicas trata de añadir una nueva nota a uno de los acordes, por ejemplo; puedes añadir una D al acorde C on esta nota rellenarás el espacio entre las notas C y E.

Ahí conseguirás un sonido un poco más complejo e interesante. Otra cosa que puedes hacer es intentar tocar un acorde menos D en lugas del acorde G.

progresión de acordes

También tenemos la tendencia de empezar una melodía en una de las notas del acorde. Evitarlo te ayudará a darle más emoción a la canción y un sonido más fresco.

Para ello puedes probar haciendo mas hincapié en una nota, pero que esa nota no esté en la cuerda que estás tocando. Puede ser la nota que hay entre las dos notas del acorde o por encima o debajo de una de las notas del acorde.

Llévalo a la práctica y revisa la forma en la que se relaccionan las melodías y los acordes. Puedes practicar aprendiendo un par de grandes éxitos que te gusten y te darás cuenta de la progresión de acordes de estas canciones.

Elije el estilo y la canción que más te guste, escucha atentamente la canción y trata de tocarla. A continuación prueba a escribir una canción con una progresión de acordes parecida.

Con la práctica seguro que además de sacarle el mejor rendimiento a una progresión de acordes, consigues hacer un gran tema.

Espero que este artículo pueda serviste de ayuda a la hora de componer tus canciones. Si tienes algún consejo que pueda ayudar a otros músicos o quieres contarnos tu experiencia, puedes dejar tu comentario.

Hasta pronto amigos!

Deja tu opinión!

5 × 3 =