Ruiseñora, Música Electrónica y tradición folclórica

Ruiseñora es un dueto formado por Elia Maqueda y Atilio González que conocimos hace unos años en Grito Festival.

Electrónica y tradición folclórica es su propuesta que resulta realmente fascinante porque rompe con los clichés de la música popular, y acerca dos estilos inicialmente opuestos pero que convergen en la lisergia y la psicodelia.

Quizás también te interese leer:
Jugu, sonido Acid y Electrónica
Antonio Cabanillas y el techno como forma de vida
KDNS, amor por el Graffiti y el Hip Hop

Ruiseñora, Música Electrónica y tradición folclórica

ruiseñora

En primer lugar, bienvenidos, Elia y Atilio. Son nombres muy tradicionales y muy arraigados a nuestra cultura popular que encajan con vuestro proyecto Ruiseñora. Parecíais estar predestinados a encontraros pese a que Atilio procede de Madrid y Elia de Badajoz. ¿Cómo os conocisteis?

RuiseñoraAtilio: Yo en realidad soy canario, pero vivo en Madrid desde los cinco años, y aquí nos conocimos en 2015.

Ambos estábamos en grupos de la escena madrileña, coincidíamos en conciertos, y teníamos amigos en común. Predestinados no sé, pero míranos, un proyecto musical y una hija. No se nos ha dado mal del todo.

Vuestro objetivo es adaptar la tradición hacia nuevos lenguajes sonoros, o eso creemos nosotros. No sabemos si etiquetaros como Electro-Copla. ¿Cómo os definís?

Ruiseñora: Empezamos llamándolo Psicodelia Popular, y creemos que ésas son un poco las marcas de agua del proyecto, y aunque va mutando, siempre se encaja entre esos dos conceptos: la Psicodelia y lo Popular. La cosa empezó más cerca del Synth-Pop sinfónico, pero ha ido evolucionando hacia una electrónica más incisiva.

Lo de la Copla vino más por las reminiscencias de la forma de cantar, por la actitud, y porque el primer disco quizá podía tener un aire más coplero, pero sí que creemos que queda a nivel conceptual como una forma de renovación y reivindicación de la canción española.

Habéis pasado por Grito Festival, Museo Thyssen, Sala El Sol, Festival del Noroeste de Estrella Galicia… Contadnos cómo han sido vuestras experiencias en los conciertos, y con qué lugar, o festival de los que habéis estado, os quedáis, os gustaría repetir, o bien en dónde os gustaría tocar.

Ruiseñora: Hemos pasado por todos esos y por otros escenarios, pero sin duda el concierto que más disfrutamos fue el de debut en la sala Maravillas.

Se generó una magia especial, y eso que era el primer concierto (quizá por eso mismo).

Con Relente, vuestro segundo álbum, habéis fichado por Raso, que cuenta con estrellas nacionales como Baiuca, además de artistas brasileños como Labaq, o argentinos como Guadalupe Álvarez. ¿Qué supone pertenecer a Raso, y qué tal es la relación con el resto de artistas y bandas que forman parte de esos facilitadores musicales madrileños, como se hacen llamar ellos?

Ruiseñora: A tope con Raso siempre. Nos encanta nuestro sello. Nos interesa todo lo que sacan, y creemos que tienen una línea editorial muy coherente, además de una filosofía que casa muy bien con nosotros y nuestra forma de ver las cosas.

Alan es el mejor, eso es así. De nuestros compañeros de sello hemos coincidido sobre todo con Baiuca, Blanco Palamera y Zuaraz, que son más majos que las pesetas.

ruiseñora

En vuestro directo os hemos visto en formato dúo o sexteto. ¿Qué diferencias hay entre ambos shows?

Ruiseñora: Son dos conceptos distintos. El formato sexteto es un concierto más clásico, casi todo se toca en directo (tres teclados, batería y voces), y hay quizás una presencia musical más orgánica.

El formato dúo, sin embargo, es otra cosa, quiere representar el concepto de la coplista con acompañamiento musical, pero llevado al terreno de la electrónica: Atilio suelta las bases y toca en directo las líneas principales, y Elia canta. Son dos experiencias muy distintas.

Tocar con banda es una pasada, pero la realidad de salir a tocar fuera y lo difícil que es compaginar tiempos, ensayos y agendas (los demás músicos están también en otros proyectos), hace que el formato dúo seguramente sea el más habitual a partir de ahora, sobre todo en los tiempos que corren.

¿Qué diferencias hay entre vuestro primer trabajo, Siglo XX, con respecto a Relente, y las nuevas canciones como “La Cuesta” o vuestro reciente single “Puñales que te doy”?

Ruiseñora: Siglo XX es un primer disco, y por lo tanto es menos conceptual. En él estábamos en una fase de experimentación, haciendo las primeras canciones, y quizá no teníamos tan claro el sonido como ahora, sino que queríamos probar que la mezcla funcionaba.

Además, se compuso, se grabó, y se produjo en apenas seis meses. Relente es un disco más cercano al rock progresivo hecho con sintes, es más conceptual y más oscuro, y el proceso nos llevó dos años y medio, bebé mediante.

Las canciones nuevas van a formar parte de un tercer trabajo que, como decíamos antes, tendrá un corte más electrónico y está muy enfocado hacia el concepto, el sonido, y la imaginería de la Semana Santa.

Creemos que abre un camino nuevo y distinto, además de que estamos probando el método de ir sacando singles a medida que los tenemos listos, y estamos muy contentos con cómo está yendo hasta ahora.

Puñales que te doy

¿Cómo veis el futuro de la música y de la cultura en la actualidad? ¿Habrá festivales y conciertos en 2021 con la libertad que teníamos antes de la era Covid? ¿Es el sector de la cultura y de la música uno de los sectores más perjudicados o perseguidos en los tiempos Covid?

Ruiseñora: La cosa está fea, y tocar casi sin público o ante gente sentada y sin poder moverse, por mucho que escuche atenta, se hace extrañísimo. Creemos que después de todo esto va a haber un boom cultural.

Vamos a vivir un resurgir de la industria del ocio, pero ¿cuándo? Es difícil decirlo, y más con lo mal que se está tratando a la cultura y sobre todo a la música durante esta crisis.

Sin duda es uno de los sectores más ninguneados, y es una vergüenza, porque se ha adaptado de forma ejemplar. Pero insistimos, quizá pequemos de ilusos, pero sí que vemos unos locos años veinte de verdad cuando todo esto pase. Ojalá.

¿Qué bandas, artistas o djs conocéis de la escena musical extremeña? ¿Hay futuro musical en Extremadura o hay que emigrar, como pasa con otras profesiones?

RuiseñoraElia: No vivimos en Extremadura, pero yo nací en Badajoz, la sigo considerando mi ciudad.

Mi adolescencia la pasé en conciertos de Darksound y Payasos Dopados, y luego he sido una habitual de conciertos en el Mercantil y la Sala Aftasí, pero siempre me ha dado mucha pena que en Badajoz no se genere una escena musical potente, porque hay gente con mucho talento (pienso en Gecko Turner, en Cira, en The Wish en su día, en la tradición que hay de flamenco), pero falta infraestructura, apoyo institucional, y público para que haya un circuito de salas que puedan sobrevivir.

Quizá la Música Electrónica sí que ha funcionado mejor en Badajoz siempre, quizá porque es algo que va por vías más independientes, o sencillamente tiene más público.

En Cáceres en cambio veo una escena de bandas más sólida (Fônal, Chloé Bird, etcétera), aunque lo del apoyo institucional sigue siendo un escollo en toda Extremadura en general. Si es que hasta un festival de referencia a nivel nacional como el Contempopranea tiene obstáculos para celebrarse, es incomprensible.

¿Tenéis buena acogida en Extremadura o uno nunca es profeta en su tierra?

ruiseñora

RuiseñoraElia: Pues la verdad es que, teniendo en cuenta que todo el trabajo de las letras gira en torno al dialecto extremeño y a una reivindicación de la idiosincrasia de allí (que por mi parte empezó en la poesía y luego ha virado a la música), hemos tardado en tener algo de acogida allí.

El primero fue Pepe Rades, que siempre ha seguido todos los grupos en los que he estado, y ha prestado mucha atención a Ruiseñora en Cantarrana y El Sol sale por el Oeste, pero en Badajoz, por ejemplo, no hemos tocado nunca.

En cambio, en Cáceres nos llevaron al Festival Grito y hemos tenido algo más de acogida. Este año en cambio nos han seleccionado en las jornadas MUM para la promoción de la música extremeña, y esperamos poder llegar a más gente allí.

Muchas gracias por vuestro trabajo, y deseando estamos de poder disfrutar de la voz de Elia en directo con la libertad de las raves y la psicodelia de Atilio.

Ruiseñora: Muchas gracias a vosotros por darnos voz. Nosotros también tenemos muchas ganas de tocar.

Más información sobre Ruiseñora en los siguientes enlaces:
Facebook
Bandcamp
Twitter
Instagram

Deja tu opinión!

veinte − ocho =