¿Sabes realmente qué es la masterización?

¿Qué es la masterización?

Hay innumerables mitos acerca del proceso de masterización. Pero, ¿qué es la masterización?¿Realmente la necesitamos? Si alguna vez te has hecho estas preguntas no sigas buscando, vamos a tratar de explicarte todo acerca de lo que trata la masterización.

Orígenes e historia

En los primeros años cuando se empezó a grabar en estudio, las bandas tenían que tocar todo en directo, usando tan sólo un micrófono y un amplificador. Las grabaciones eran prensadas directamente en acetato.

Más adelante, la introducción de las cintas magnéticas analógicas trajo consigo la creación de una nueva profesión llamada “ingeniero de masterización”. Su trabajo consistía en monitorizar las frecuencias y niveles de una grabación, tratando de proporcionar equilibrio a las canciones. Las grabaciones en cinta eran entonces transferidas a una plantilla que funcionaban como master o patrón para las copias, lo que permitió la producción a gran escala de vinilos. Las grabaciones siempre están limitadas en término de duración, frecuencias y dinámicas, y es algo necesario a tener en cuenta cuando se transfieren estos masters a vinilo.

El rol de ingeniero de sonido ha cambiado constantemente en función del desarrollo tecnológico que tenía lugar en los estudios de grabación. Cuando las grabaciones multipista fueron sustituidas por las cintas master de 2 pistas, se introdujeron las herramientas que hoy en día denominamos ecualizadores y limitadores. Esto permitió mejorar el sonido de las grabaciones antes del corte final, una técnica que empezó a usarse cada vez más desde el boom de la música pop en los años 50 y 60. Fue en esta era cuando el rol de ingeniero de masterización como hoy en día lo conocemos fue realmente establecido. De hecho, los mejores ingenieros de masterización ayudaron a que muchos discos alcanzaran gran éxito, debido al talento que tenían trabajando en el estudio. Por este motivo se les suele pagar tan bien, dado el potencial que tienen. Hasta los años 80, la demanda de ingenieros de masterización de gran talento subió sin parar.

¿Por qué se utiliza la masterización?

El principal motivo por el que se masteriza es el siguiente: las grabaciones deberían sonar lo más equilibradas y mejor posible en cualquier equipo de sonido, ya sea en unos auriculares, en la radio, en el coche, en un club o en unos altavoces portátiles. Es algo mucho más difícil de lo que parece, ya que hay innumerables formas y dispositivos por donde reproducir una canción. La maestría del ingeniero de masterización radica en su capacidad de crear un sonido equilibrado a la vez que hace justicia a todas las exigencias. Los principales aspectos a considerar son: frecuencias bien equilibradas, una buena imagen estéreo, compatibilidad mono y dinámicas. Hoy en día, hay multitud de herramientas tanto de hardware como de software que ayudan al ingeniero de masterización moderno a conseguir estos objetivos. Los ecualizadores son utilizados para optimizar frecuencias y los compresores y limitadores para la dinámica. Al masterizar un álbum, el volumen de cada canción tiene que ser considerado en el contexto del disco en conjunto, ya que quien lo escuche no deberá ir ajustando volúmenes entre canción y canción.

Como hoy en día no se producen tantos vinilos (aunque esto ya ha empezado a cambiar), los ingenieros de masterización trabajan principalmente con datos que pueden enviar a plantas de prensado de Cd como archivos DDP (Disc Description Protocol), o a sus clientes (artistas, sellos, distribuidores) en forma de datos (como WAV). Los archivos de audio muy comprimidos que son usados en las tiendas digitales como iTunes, a veces requieren una masterización especial, que se suele hacer en base a las necesidades de un códec (por ejemplo “Masterizado para iTunes“).

Digital vs. Analógico

La tecnología digital ha provocado multitud de debates desde que se popularizó en la década de los 70. La comercialización del disco compacto (Cd) en los 80 y la digitalización de los estudios de grabación son dos ejemplos de cómo estos temas han salido a la luz. Los fans de lo analógico siempre criticaban la falta de calidez y la baja resolución de las grabaciones digitales, lo que se debe a sus relativamente baja tasa de bits o bitrate (16Bit). Estas opiniones se han visto suavizadas un poco desde entonces, ya que la mayoría de estudios ahora usan una equilibrada mezcla de equipamiento analógico combinado con la última tecnología digital (que ha sido extremadamente bien desarrollada en los últimos años). Los mejores estudios de masterización poseen un impresionante arsenal de equipamento analógico y plug-ins de alta calidad.

Hacer una monitorización adecuada también es muy importante: ¡es esencial utilizar monitores neutrales y equilibrados! Los estudios de masterización normalmente tienen diferentes tipos de monitores y altavoces, para así poder hacer comparaciones fiables.

Uno de los debates más candentes en torno a la masterizacíon hoy en día, es entorno a la limitada dinámica que poseen las canciones hoy en día. Desde la introducción de la tecnología digital, las grabaciones han ido incrementando su volumen cada vez más, debido al abuso de compresores y limitadores. De todas maneras, la dinámica de una canción sufre a menudo este proceso cuando se intentan minimizar los pasajes entre trozos de mayor y menor volumen. Este efecto se puede escuchar claramente en la radio, donde los procesadores dinámicos y efectos de psicoacústica también son utilizados. Los motivos por lo que se hace esto son simples: el oído humano está programado para pensar que los sonidos más altos son más importantes. Por eso las grabaciones con mayor volumen suenan subjetivamente mejor. Esta situación ha llevado a la llamada “Guerra del volumen”, la cual es criticada por multitud de reconocidos ingenieros de masterización, y no sin motivos. Ellos buscan el resurgimiento de la dinámica en las grabaciones. De todas formas, la dinámica depende mucho del género de la canción y puede ser extremadamente variada. También puede ser, que los gustos de la gente joven simplemente hayan cambiado, y simplemente no lamenten ni aprecien la pérdida de dinámica en la música.

Plug-Ins

Actualmente, es asequible obtener plug-ins de alta calidad. Muchos fabricantes de software llevan a cabo extensas investigaciones para intentar emular el sonido de equipamientos analógicos, y muchos de ellos llegan a acercarse al sonido de original, y por un precio mucho menor. Este es motivo por el cual los estudios de masterización han crecido considerablemente, llevando a una gran caída de los precios. Entre ellos, los servicios de masterización online han conseguido establecerse en el mercado de manera más que satisfactoria. Hasta hay estudios muy reconocidos como Abbey Road que ofrecen descuentos en su servicio de masterización online.

Tal como se están desarrollando las cosas, puede llevar a muchos artistas a pensar que pueden masterizar por su cuenta si tan sólo se hacen con los plug-ins adecuados. Sin embargo, es algo que no daría buen resultado para muchos, debido a las limitaciones que suelen tener los estudios de grabación caseros: primero, no tienen una habitación con la acústica óptima y segundo, tampoco suelen disponer de equipos de escucha adecuados.

 

HOW TO MASTER A SONG - 7 Steps to Loud!, FAT, & In Your Face

Citas

Lo más importante para un ingeniero de masterizacion siempre va a ser su sentido auditivo. Los años de experiencia y la formación que hayan recibido también es algo esencial.

Muchos estudios de masterización también ofrecen la denominada “masterización stem”. En este tipo de masterización, se toman distintas pistas (normalmente 8 pistas estéreo, divididas en voces, percusión, bajo, etc.) y se masterizan separadas, en vez de usando un sólo mix. Esto permite al ingeniero de masterización poder influenciar mucho más en el resultado final, además de tratar cualquier error que haya de manera individual.

Descubre más en nuestra entrada acerca de secuenciadores musicales.

Sin Comentarios

Deja tu opinión!

13 − 2 =