Te ayudamos a corregir los errores al cantar

errores al cantarSi quieres corregir algunos errores al cantar, este artículo será bastante valioso para ti, y te ayudará a evaluar la prioridad de los elementos a modificar a la hora de cantar.

Antes de empezar hay que aclarar que lo mejor sería que siguieras las indicaciones de tu profesor de canto, y si no lo tienes, deberías pensártelo. Aún así, veremos un par de ideas para intentar corregir uno de los errores más comunes que poseen la mayoría de cantantes, e intentar que tu voz suene perfecta.

Uno de los grandes errores al cantar, y que se encuentra presente en la mayoría de cantantes sin experiencia académica en canto, es cantar todas las notas con demasiada potencia y con la misma colocación, empujándolas a parecer forzadas (sobre todo en las notas altas). Estamos acostumbrados al volumen de nuestra voz cuando hablamos, pero no basta para cantar aunque al principio parezca más cómodo, porque en algún rango de notas te darás cuenta que tu voz se quedará demasiado tensa o pesada. Por regla general tendemos a terminar gritando literalmente, o cambiando de tonalidades en cada frase, sin saber que tienen la solución al alcance de la mano, y la posibilidad de eliminar uno de los errores más comunes al cantar.

Para que te situes visualmente, diremos que cuando cantas sin esforzarte, sin ganas, tu voz se centra debajo de las costillas, y el secreto para las notas altas es conducir esa voz hasta que la situemos en la cabeza. Sí, ya sé que parece raro esto que te estoy contando, pero es así. Por ejemplo, cuando lleves tu voz a la cabeza podrás proyectar tu voz en la parte delantera (nasal) o trasera, y conseguir llegar a rangos que no podrías de otra forma. Ten en cuenta que puedes usar todo tu aparato fonador, y modificar la colocación del sonido en la boca, nariz o garganta.

Bueno, no te abrumes. Vamos poco a poco. Ya te he dicho que es uno de los errores al cantar más comunes. Respira profundamente y relájate. Prueba a repetir la R (rrrrrrrr), e intentar mover la voz. Imagina el camino desde tu pecho hasta tu cabeza. No tengas miedo a subir tonos, bajar, hacer ruidos raros… estás probando y tu objetivo ahora solo es darte cuenta de que puedes mover tu voz. La repetición de la R es sólo para mantener la laringe relajada mientras emites sonidos altos. ¿Qué tal? ¿Te has dado cuenta que puedes mover tu voz y que llegas a otras notas?

Si no lo tienes claro con el anterior ejercicio puedes probar lo de llevar tu voz directamente a la parte delantera de tu cabeza. Para esto usarás la faringe como resonador, y tienes que hacer un sonido nasal (sonido NG). ¿Notas que el sonido proviene de la parte trasera de tu nariz?

Ahora que lo tienes situado, prueba a cantar notas con sonido normal AA con una intensidad suave, y luego ir subiendo de nota añadiéndole un poco de intensidad, siempre controlada. Cuando llegues a las notas altas es el momento de colocar la voz en la cabeza. Notarás que tu voz suena más “profunda” en tu pecho, pero no parecerá forzada.

facultad de música

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 17 =