Uhurú, reflexiones sobre Improvisación libre

Uhurú significa “libertad” en suajili. Chema Pastor propuso este nombre para un proyecto que tenemos entre manos de free rock, free punk y No Wave. Es un proyecto que combina una formación clásica de instrumentos en el rock (voz, guitarra, bajo y batería), pero tocados de forma heterodoxa, y siempre dentro del ámbito de la improvisación libre.

La guitarra y el bajo están completamente “desafinados” para las convenciones del género (a veces pienso que cantar con instrumentos “desafinados” no deja de ser un reto). Utilizo slides, pelotas de golf, tarjetas de plástico, y “preparo” los instrumentos introduciendo en las cuerdas barras de metal y otras piezas para adulterar el sonido.

La verdad es que, escuchando lo que hemos grabado, el bajo no me suena para nada a un bajo (es más bien una especie de tormenta continua que está emitiendo rayos y truenos a lo largo de todos los temas).

improvisación libre

Para mí ha sido una vuelta a los orígenes roqueros y punks que he tenido siempre (véase Poliedro Kobold), pero abandonando la composición y metiéndome por completo en la improvisación libre, después de haber pasado muchos años experimentando con otro tipo de sonidos y con otras manifestaciones y estilos distintos de improvisación no idiomática (más cercana al free jazz o a la música contemporánea).

Eso me hace ver el rock con otra perspectiva, y me hace cerrar un ciclo. Comencé con el rock y he terminado también en el rock, pero renovado y con otra visión más avanzada.

Chema y yo hemos empezado como dúo en este proyecto, pero queremos contar con un tercero, el gran Epy Figueroa. En el mundo de la improvisación libre, al menos el que yo conozco, no es nada fácil encontrar improvisadores que tengan raíces roqueras, y bueno…, después de muchos años tocando con gente, por fin los he encontrado: Chema y Epy son los aliados que he estado buscando durante mucho tiempo, y que me dan la oportunidad de cerrar un círculo que me está pareciendo que ha venido de forma natural, sin premeditación.

Quiero decir que hace un tiempo yo pensaba que nunca más volvería a hacer rock, porque precisamente me empecé a decantar por la improvisación libre porque el rock me estaba cortando las alas. Pero viéndolo desde esta nueva perspectiva, está siendo distinto y mucho más interesante.

Epy me ha dicho lo siguiente (se refiere al nombre de Pool 369, el grupo de improvisación libre formado en Cáceres gracias a él, y en referencia al círculo que se cierra en ciertas etapas): “…me pareció una buena idea la de darnos la vuelta a nosotros mismos a través de nuestro pasado (conocimiento, estilos, simpatías, etc, etc) y volver, «renovados», para sumergirnos en una improvisación más libre y a la vez más conectada con lo que está más allá. De esta forma podríamos seguir avanzando en este camino artístico y vivencial. Nueve grados indican un paso más, un cuarentavo más del círculo siguiente. Esos 9 grados más, a mí me han acercado a Uhurú…”.

Bien, pues ahí va la música de Uhurú:

Atentamente, J.G. Entonado & Arín Dodó.

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 12 =