Chus Mayo, una improvisadora con muchas ideas

A Chus Mayo la conocí en Pool 369º, grupo de improvisación libre de Cáceres. Vaya con Chus Mayo… Improvisadora con muchos recursos, me impresionó desde la primera vez que la vi. No tiene desperdicio su aplomo en el escenario y la soltura con la que suelta las ideas.

No dudé un momento hace pocas semanas, cuando estuve en Cáceres por última vez, en encomendarle la misión de dirigir una pieza ante el grupo de improvisación emitiendo sonidos con frases incomprensibles y gestos naturales. Ahí salió la fuerza y valentía de Chus Mayo.

¡Impresionante, Chus, impresionante!!!!!!!

Quizás te interese leer también:
Improvisación Libre y Reflexiones de J.A. Clemente
Elsa Mateu, reflexiones sobre Improvisación Libre
Improvisación Libre con Antonio Palma

Entrevistas a Improvisadores Libres: Chus Mayo (saxo, performer, actriz…)

chus mayo

¿Cuándo y cómo llegaste a la improvisación libre? ¿Por qué te interesa esta forma de hacer música?

A la improvisación libre, en su contexto más amplio, llegué por el Teatro. Estudié en una escuela de Madrid en la que utilizaban como método de enseñanza actoral el Método de Stanislavski. En este tipo de formación se utiliza la improvisación como herramienta para la construcción de un personaje. Al principio, las impros se basaban en algo que pudiéramos manejar de nosotros mismos, algo que sintiéramos cercano a nuestra forma de actuar en nuestra vida corriente. Después se iban complicando las consignas, y nuestra improvisación tenía que ceñirse a un texto dado, pero siempre buscando la similitud con nuestro yo. De esta manera podíamos encontrar LA VERDAD en lo que representábamos.                                    

A la improvisación libre musical llegué a través de la invitación a un Taller por parte de Epy Figueroa, en Cáceres, e impartido por Javier Entonado. A partir de ahí se hizo un grupo conducido por Epy, y continuamos trabajando en esa línea.                          

Me interesa la improvisación como forma de hacer música, así como en todos los aspectos de la vida. Me estimula y me hace estar presente. Disfruto del juego de no saber qué va a acontecer, disfruto de la necesidad de no perder esa escucha activa tan necesaria para el desarrollo del juego musical. Disfruto de sorprenderme a mí misma con lo que toco.        

¿Cuáles son las influencias que te han ayudado al aprendizaje de tu lenguaje improvisatorio?

La primera de ellas, el Teatro, como ya he mencionado, y la Danza. Musicalmente hablando, el Jazz para empezar. Siempre me ha gustado mucho, y me picó la curiosidad de saber un poco más. En el Instituto de Jazz de Extremadura pude aprender su técnica y armonía, ya que dista bastante de la armonía que se aprende en el conservatorio. Era un paso más hacia la improvisación, pero no es improvisación libre realmente, aunque se aprenden muchas herramientas, y te ayuda a la hora de tener más recursos y de educar el oído en los sonidos nuevos.

Mi primera experiencia musical de verdadera improvisación libre fue con Javier Entonado (Arín Dodó), después conocí a Improviso (Asturias), todos ellos me fascinaron. Y por supuesto, muy influenciada también de mis compañeros de POOL 369, entre ellos Epy Figueroa, Al Eslou y Livia Estévez.

¿Escuchas mucha música improvisada libremente?

A veces, sobre todo en grupo, escuchando nuestras propias composiciones o analizando las de algún otro grupo. Es una música difícil, y sobre todo que creo que pertenecen a un momento dado, pasado éste es mucho más difícil de asimilar y comprender.

¿Crees que es necesario hacerlo para ser un buen improvisador? Es algo que me he planteado de vez en cuando. No suelo escuchar mucha música improvisada. Por supuesto, en los conciertos que asisto, o mientras toco con otra gente, pero no suelo escuchar discos o ver vídeos de este tipo de música. Lo hago, pero no con frecuencia. La fuente de inspiración la busco en otros sitios: lectura, escuchando música “convencional” e interesándome por otras disciplinas artísticas o no necesariamente artísticas. ¿Cuál es tu opinión?

A mí me pasa exactamente lo mismo. Pienso que la inspiración está en otro lado, y que lo verdaderamente importante es prepararse para ESTAR cuando “toque”, pero asumo que escuchar música improvisada libremente te provee de interesantes herramientas para utilizar después. Así que sí, pienso que, como en cualquier género musical, debemos escuchar a otros si queremos ser buenos en un determinado campo, aunque no sea en vivo y en directo.

¿Piensas que el arte hay que tomárselo “en serio”? Quiero decir, si hay que tenerle respeto, o simplemente encararte con él y hacer lo que sientas sin pensar en cómo te van a juzgar.                                              

Bueno, yo creo que si al Arte se le pierde el Respeto deja de ser Arte. Otra cosa es que uno o una le eche huevos u ovarios en la búsqueda de algo nuevo, fresco, revolucionario, insultante…, llámalo como tú quieras o llámalo innovación. Pero me parece que para eso hay que tener también un conocimiento muy amplio, y sobre todo una locura muy controlada para que no se convierta en una mofa.

¿Es algo elevado y trascendental? ¿O es preferible, en tu opinión, bajarlo de su pedestal y considerarlo más terrenal, menos sublime? ¿Qué opina Chus Mayo?

Hay que bajarlo de su pedestal, a nuestro nivel más humano y terrenal para que se convierta en sublime. El Arte que no entiende la inmundicia del hombre no es Arte.

¿Consideras que la improvisación libre es un género musical autónomo?

Pues yo no sé si está catalogado oficialmente así, que lo dudo, pero para mí empezó siendo una herramienta de trabajo en el Teatro, y ahora lo considero una obra completa por sí misma. En las otras Artes está pasando un poco lo mismo. Existen también espectáculos enteros basados en el lenguaje de la improvisación libre. Son obras de Arte efímeras e irrepetibles, pertenecen a un espacio y tiempo concreto, e incluso me atrevería a decir que también pertenecen a un público dado.

Hay músicos e improvisadores (como yo, por ejemplo) cercanos a la idea de hacer primeras tomas y de dejarse llevar por la intuición, la inmediatez y la espontaneidad. Hay quien dice, sin embargo, que esa forma de entender el arte lleva a fórmulas repetitivas y aburridas, y que el ensayo y la composición son necesarios para evitar esos inconvenientes. En mi opinión, las fórmulas y patrones se repiten en cualquier manifestación artística. ¿Qué opina Chus Mayo?

Un artista experimentado sabe que a veces, improvisando o no, cae en los mismos patrones. Puede ser por falta de ensayo, pero a mí me da más en la nariz que es por falta de imaginación, intuición, inspiración, y versatilidad. Puede ser que sea solo una etapa.                           

Yo creo que si caemos en algo repetitivo, debería ser por propia voluntad. Cuando es algo ajeno a nosotros es que quizás estemos estancados en algo, improvisando o componiendo, quizás no estamos escuchando o quizás lo que escuchamos es precisamente eso.

En un libro llamado “El nuevo paisaje sonoro”, de R. Murray Schaffer, viene la siguiente afirmación: “Es cierto que hay mucha gente que no son sensibles al ruido; pero esos son precisamente los que tampoco son sensibles al argumento, o al pensamiento, o a la poesía, o al arte, en una palabra: a cualquier tipo de influencia intelectual. La razón de esto es que el tejido de sus cerebros es de una calidad muy tosca y ordinaria. Por otro lado, el ruido es una tortura para gente intelectual”. ¿Cuál es tu opinión sobre esta afirmación?

Ruido: “Sonido inarticulado, por lo general desagradable”

Puede que sea una intelectual, pero si concebimos el ruido según la definición de la RAE, a mí también me horroriza.

Sin embargo, creo que quien no ha profundizado en sus sentidos y/o no es sensible al Arte, tiene una menor capacidad para escuchar sonidos diferentes, y puede que lo que nosotros podemos llamar sonido, ellos lo califican de ruido.

No todos tenemos educados el oído de la misma manera, supongo que es eso a lo que se refiere. Es verdad que tampoco es igual ver un espectáculo de improvisación libre, que escucharlo en una grabación, es mucho más frío, no hay implicación en el proceso, y a veces no está tan clara la justificación de los sonidos/acciones.

Explícame brevemente el concepto artístico y musical de Chus Mayo

Es la identificación sublime de un ser humano con otro ser humano, sin que medie la razón. Es la iluminación de un alma utilizando una técnica humana. Es lo que nos hace iguales, y lo que nos hace libres. Es un Espejo Universal. Es la comprensión momentánea de Dios.

Háblame sobre la presencia y la actitud en el escenario

Un personaje no es únicamente por su indumentaria, ni por lo que dice, ni por cómo lo dice, sino por lo que «escucha». La voz puede distorsionarse y manipularse, es un recurso, pero si un intérprete no «escucha», jamás podrá llegar a construir un personaje creíble. Por lo tanto, «escuchar» es «ser», porque «ser» es «actuar». Es más: siempre «Ser antes, que actuar». Escuchar afuera para interpretar adentro, e interpretar afuera para escuchar adentro, desde uno mismo, siempre desde cualquier personaje que cada [email protected] tenga la valentía de otorgarse delante de un público. Nuestra verdad en el escenario (o en la vida) es nuestra Luz, nuestra Lucidez.

Más info de Chus Mayo:
Facebook

Deja tu opinión!

2 × dos =