Improvisación Libre y Reflexiones de J.A. Clemente

Os dejamos con algunas reflexiones sobre el arte y la improvisación libre de Juan Antonio Clemente que nos habla de Messiaen como un referente.

Quizás también puede interesarte:
Uhurú, reflexiones sobre Improvisación Libre
Hablamos con Isabel Corullón de Improvisación Libre

Messiaen es un referente total. No sólo como compositor, sino como improvisador libre y como explorador.

En el tratamiento del sonido y la naturaleza. Messiaen era sinestésico, además tenía oído absoluto. Messiaen trabajó en la reproducción tímbrica de los cantos de pájaros en el piano.

improvisación libre

Sus obras en relación a los pájaros son impresionantes. Trabajó en la investigación de campo, como un artista sonoro hace hoy en día. Salía al campo con su grabadora a escuchar la Naturaleza.

Como músico de improvisación libre es un referente. Aún se pueden escuchar grabaciones de sus improvisaciones de órgano. Era religioso, e iba a la Iglesia de la Santa Trinidad de Paris a hacer improvisación libre.

Como teórico, desarrolló los modos de transposición, cuya sonoridad me ha influenciado y me sigue influenciando enormemente.

La influencia la consigo gracias a otras expresiones artísticas: 

Encuentro como influencia cualquier forma de desarrollo del pensamiento: desde la filosofía, estudios de estética, de arte, etc.

La lectura de ensayos y de literatura, que algunos llaman, no con fortuna en mi opinión, metaliteratura, al estilo de Vila Matas, Eduardo Lago, Sebald, Perec, etc. También la fotografía y el cine. Pero me he vuelto muy radical.

Cualquiera puede pensar en el cine con buenas películas. Pero no es eso. Trato de explicarme, porque es trascendental y la manera de pensar que he tenido, y que muchos tienen, que considerar como obras de arte aquello que no es. Y eso es lo que se traduce en otras expresiones artísticas.

El cine tiene su propia historia, y muchos viven anclados en el cine como la historia que una vez fue pintar un cuadro renacentista, o componer una sonata clásica.

Por eso la confusión cuando uno ve una película que cuenta una buena historia, que está muy bien hecha, pero no deja de ser una cosa bonita nada más.

Voy a ser radical, ya que me sitúo en el lado radical de la concepción del arte.

Y es que, poniendo un ejemplo que todos conocen, hablamos de Antonio López. A mí me encanta. He ido a sus monográficos del Reina Sofía, he admirado a Erice por su Membrillo, pero eso fue una vez. Una vez en el tiempo.

El tiempo nos marca y ancla a un punto, pero eso que es tiempo avanza, y si nosotros no avanzamos nos quedamos formando parte de una historia que fue, y que ahora ya sólo es recuerdo de un recuerdo.

Por eso Antonio López sigue igual, pintando cuadros impresionantemente bonitos, tan reales como una fotografía. Está bien.

Si quiero una vista de la Gran Vía me puedo hacer una foto tan real y tan igual como un cuadro de Antonio López. La gracia es que uno está pintado y otro fotografiado. ¿Qué le otorga mayor valor a uno que a otro?

Ésa es la cima del Arte en la que aún se sigue discutiendo entre la gente normal como yo, y los entendidos y cultos en la materia. Por eso, lo que aquí diga no deja de ser una opinión, expresada con libertad y esperando ser recibida con respeto, pero no esperando ser compartida.

Y vuelvo al cine. El cine se ha vuelto un contador de historias, como muchos libros que cuentan y cuentan. Me recuerdan a personas que salen en la tele y cuentan y cuentan muchas historias.

Muchas de ellas cuentas historias que les han pasado, cuentan promesas, cuentas ilusiones, cuentan y cuentan… y no hacen.

Voy a poner como ejemplos actuales las películas de Patterson, Caras y Lugares, Birdman, y Boyhood, entre otras. Es decir, películas que tienen otro discurso narrativo más allá de contar una simple historia bonita al estilo Cold War.

Están más cerca del arte que del cine propiamente dicho. Y más cerca aún están, como la mencionada antes de Siegel, las de Douglas Gordon sobre Zidane o 24 Hours Psycho

Considero que el Arte es hacer, es la manera que el yo encuentre lugar en el mundo. El Arte, como la Religión y la Ciencia, sirve al ser humano para tener conciencia del yo y su representación.

Por ello, los que son creyentes y no profesan su religión más allá de un simple rezo o asistir a una ceremonia, no son plenamente religiosos. Hay que obrar. Igual que la Ciencia.

No sirve de nada decir que he descubierto, hay que demostrarlo. Pues en el Arte ocurre lo mismo. No hace falta contar una historia, hay que demostrarla.

Y en ese punto estamos. Por eso nació el arte conceptual y el arte que reitera una idea con un conjunto de ideas dotando de personalidad a un artista. Es algo complicado…

Más información sobre Juan Antonio Clemente en el siguiente enlace:
Ver Facebook

Deja tu opinión!

diecinueve − trece =