Col-lectiu Freet y la Improvisación Libre

3rs Encontres Aproximatius de Postbouesia
¿Quién eres tú si no improvisas?
Teorías y Práctica de la Improvisación
Col-lectiu Freet y los músicos habladores o Parlantes.

Concierto performance música de acción soundpainting
Lo Pati, Centre d’art de les terres de l’Ebre, Amposta
24-10-2020
19.00 h

Quizás también te interese leer:
El mundo musical de Arín Dodó
Improvisación Libre con Ricardo Tejero
Improvisación Libre con Luis Lamadrid

¿Quién eres tú si no improvisas? Teoría práctica de la Improvisación Libre

col-lectiu freet

Copiamos del manifiesto de los 1rs encontres aproximatius de postbouesia: “Un ENCUENTRO (ENCONTRE) sería cuando encuentras alguién inesperadamente por la calle; aquí no hay cálculo, ni estrategia, ni táctica, ni premeditación, pasan las cosas ‘porqué tienen que pasar’; aquí no hay ninguna intención, ni voluntad, pasan las cosas por sorpresa, inopinadamente, sin querer, sin saber, sin ningún propósito, por casualidad, por azar, de una manera imprevista, inusitada, fortuita, espontánea, inmediata, fugaz, indeterminada, intuitiva, transitoria, efímera, móvil, dinámica, viva, tierna”

“Un ENCUENTRO sería cuando los músicos improvisan. Un ENCUENTRO sería cuando se acoge la energía de la poesía y el pensamiento y la materia se unen.”

Seguimos copiando: “…fermentos de poesía frente a modelos o patrones de conducta”. “Aproximarse a un saber que no pesa, a un saber-mosquito…” “Post-bouesia como un viaje de toro (bou) a mosquito, como una transmutación de animal en infra-animal, como una pérdida de peso, como un vuelo definitivo…”

Siguiendo el hilo musical, podríamos establecer dos categorías: Improvisación y No-Improvisación.

Apuntar que estas categorías musicales nos parecen más reales que otras categorías (o etiquetas) más aceptadas por la opinión (ideología) corriente y dominante: Clásica, Jazz, Pop, Folklore…

La Improvisación y la No-Improvisación musicales implican una teoría o actitud (reflexión, análisis, pensamiento, palabras, textos) sobre el hecho específico musical y su relación con el contexto (mundo). Y esta actitud o teoría hace tocar (hacer) música, lleva a la práctica musical de la improvisación o de la no-improvisación. Y esta práctica musical, a la vez, hace reflexionar, determina una teoría o actitud, condiciona un talante. 

El mundo musical se duele de incapacidad de palabras, adolece de las funciones espiritual y social de las palabras, carece de voz y voto: se dice que le sobran las palabras a la música, que es un lenguaje universal que todos entienden, que es abstracta, que no hace falta que sea explicada, que se explica por sí sola.

Queda meridianamente claro que la música está hecha de sonidos, pero también queda claro que estos sonidos se relacionan con un entorno, un contexto.

La ruina de las palabras significa la ruina de la perspectiva que significa la ruina de la frase musical, y que significa la ruina del sujeto (el músico).

Y aquella frase famosa de que la oreja no es un ser, de que el músico no es sólo una oreja, sino que es un cuerpo, un ser. El hipocondríaco niega su cuerpo. En tiempos de pandemia, aún más. Por sus gestos en el escenario los conoceréis.

Les presentamos al Col-lectiu Freet y a los músicos habladores o parlantes

El Col-lectiu Freet hace uso de todos los medios artísticos a su alcance (especialmente el soundpainting y la improvisación libre) para poner en pie una poética que inventa riesgo a todo trapo, tratando las convenciones como si fuesen trapos sucios, y no haciendo ascos de limpiar toda clase de rincones sucios (siguiendo a Joseph Beuys) de los centros y periferias musicales y artísticos.

El arte pobre o sucio (brut) contradice y combate el arte rico o demasiado limpio, por demasiado lustroso, brillante y satisfecho. La perfección y la excelencia son trampas de un mundo demasiado dogmático, un mundo que siempre quiere tener la Razón y decir lo que se tiene que hacer.

Ojo, los Freet siempre van sin concesiones hasta el último rincón del lugar, profundizando en la visión/auscultación del mundo y en la relación entre ellos y el contexto, a la búsqueda del sonido-ruido inédito que es un relámpago poético, aquel sonido-ruido inédito que rompe con la fragmentación y la codificación de “siempre lo mismo”. Sí, señores, los Freet tienen la potencia de saber lo que quieren.

El Col-lectiu Freet son: Maria Mora, Laia Roset, Alba Vicario, danza; Maria Berengué, violín; Rafel Esteve, contrabajo; Montse Piqué, voz; Montserrat Trepat, actriz; Genís Bagés, batería; Miquel Àngel Marín, clarinete bajo; Maria Montseny, escenógrafa; Arnau Millà, soundpainter. Y con la colaboración de Carlos Martorell Shoeg, electrónica.

Un Músico Hablador o Parlante es alguien que en tocar también habla (no obligadamente al mismo tiempo, siempre depende del instrumento que se toque), que entiende las palabras como parte del dispositivo musical, con la misma importancia que otros sonidos o ruidos o silencios, intencionales o no. El speech (pregón o parlamento) puede ser discursivo o no.

El concierto iniciará con una introducción-discusión teórica (hablar) y práctica (tocar) sobre teoría y práctica de la improvisación: la transformación de una clásica mesa sentada de debate intelectual en una mesa pulverizada de debate espiritual y de interacción musical hablada y tocada y en movimiento escénico entre los llamados Músicos Habladores o Parlantes, todos ellos acostumbrados a la improvisación musical de palabras: Javier Entonado, trombón y voz (Madrid), Sofía Fernández, bateria, voz y cuerpo (Gijón), Llorenç Barber, platillos y voz (Valencia), Montserrat Palacios, voz (México/Valencia), Miquel Jordà, saxo y voz (Valencia/Barcelona), Carles Andreu, voz (París/Barcelona).

Sin solución de continuidad, se dará paso a una sesión colectiva de música de acción, improvisación y soundpainting, a cargo del Col-lectiu Freet y los Músicos Habladores o Parlantes, y con la dirección del flautista y soundpainter Arnau Millà.

Texto: Miquel Àngel Marín.

Mas información sobre Col-lectiu Freet en los siguientes enlaces:
Website
Twitter
Facebook

Deja tu opinión!

dos × 1 =