Icon of Sin, ¿el nuevo Maiden o el fraude de una disquera?

Icon of Sin es una banda que ha dado mucho de qué hablar en las últimas semanas. Su disco debut homónimo vio la luz a mediados de abril, y ha causado una grata impresión para la gran mayoría de los fanáticos que disfrutan del Heavy Metal de altura.

Y no es para menos, pues el vocalista Raphael Mendes es muy popular en YouTube porque su voz es una calca exacta de Bruce Dickinson, algo que plasma constantemente en todo el álbum de manera perfecta.

Quizás también te interese leer:
Corvus Noctis regresa con Devorador de Pecados
March In Arms, el nuevo Power Metal estadounidense
Black Sun y el Power Progresivo de Silent Enemy

Icon of Sin, ¿el nuevo Maiden o el fraude de una disquera?

icon of sin

Conscientes de que ahí había una enorme oportunidad para hacer negocio, Frontiers Records no dudó un segundo y lo contactó para hacer Icon of Sin. Es decir, más que una banda, es un producto mercantil nacido de las entrañas de una discográfica.

Raphael Mendes no formó la banda. La agrupación fue armada por la disquera para poder lucrar con un Bruce Dickinson brasileño. En una entrevista para Hardrock Haven, el mismo Mendes explicó que él no conoció a ningún músico sino hasta que empezó a trabajar en el álbum.

Peor aún, las canciones no fueron compuestas por ningún miembro que aparece en la alineación de Icon of Sin. Todo (música y letras) fue creado por los compositores brasileños Sergio Mazul y Marcelo Gelbcke, quienes también se encargaron de reclutar a los músicos.

icon of sin

Tal y como sucedía a finales de los noventa y dosmiles, cuando las disqueras juntaban a caras bonitas para formar las abyectas boybands, de la misma manera Frontiers Records armó Icon of Sin para exprimir a los fanáticos del Heavy Metal.

Esto no es nuevo en la disquera que dirige Serafino Perugino. Desde hace por lo menos diez años lleva creando proyectos someros juntando a músicos con cierto valor de marca para que canten lo que otros componen, y así encandilar a los consumidores de música (que no fanáticos). El ejemplo más destacado es Michael Kiske y Place Vendome.

Curiosamente, Raphael Mendes se siente completamente cómodo sabiendo que es una copia y que la gente lo escucha porque suena a Bruce Dickinson. “Si no fuera por mis covers y la impresión de que mi voz es similar a la de Bruce, tal vez nunca habría tenido un contrato con Frontiers”, reconoció el cantante en Hardrock Haven.

Icon Of Sin - "Night Breed" - Official Music Video | @Raphael Mendes

Aun cuando la música es por demás decente, tanto a nivel de producción, composición y técnica, el hecho de que sean piezas prefabricadas para la voz de Mendes las transforma en objetos plásticos, hechos únicamente para vender, y carentes del espíritu y actitud que identifica a bandas auténticas.

¿Ustedes se imaginan a Iron Maiden trabajando de esta manera? Si un productor le dijera a Adrian Smith o Steve Harris: “oye, tengo este solo y esta línea de bajo que quiero que toquen en su siguiente disco”. ¿Cuál sería la respuesta de estos músicos?

Si este disco debut tiene el éxito comercial que tanto ansía Frontiers Records, el plan es lanzar otros dos álbumes más. Hasta ahora la respuesta ha sido muy positiva. Las canciones suenan bien, la voz suena bien, y a ninguno que lo ha escuchado le ha importado o siquiera incomodado el hecho de que este proyecto sea una producto sintético.

Queda claro que, aun dentro de los linderos del Heavy, existen tentáculos corporativos ávidos de exprimir el bolsillo de los consumidores. El supuesto aire auténtico que identifica al género se ve mermado cuando un empresario discográfico arma una boyband de metaleros, sin embargo, es más tétrico que los escuchas reciban a Icon of Sin sin un ápice de cuestionamiento en sus cabezas.

Más información sobre Icon of Sin en los siguientes enlaces:
Facebook
Instagram

Deja tu opinión!

7 − 3 =