Improvisación Libre con la formación Le geneS

Durante la encerrona obligada tras la llegada del estado de alarma en España, Chema Pastor, David Ramos, y yo (Arín Dodó) nos hemos planteado hacer un nuevo disco de improvisación libre de la formación Le geneS.

Hace ya un año que publicamos nuestro primer trabajo conjunto:

Y ya que habíamos cosechado un resultado más que satisfactorio desde nuestro punto de vista, nos hemos animado en este aislamiento a crear 30 piezas anárquicas y autárquicas de improvisación libre.

Quizás también te interese leer:
Miquel Àngel Marín y su Concierto Dadáctico
Música efímera y Música inmortal
La Ruidúsica – Concepto y análisis

Improvisación Libre con la formación Le geneS

improvisación libre

Hemos querido experimentar con la llamada “improvisación autárquica”, o sea, una manera de improvisar que se salta la “regla fundamental” de la improvisación: la escucha.

Quisimos hacerlo así para comprobar qué resultado hay uniendo las propuestas de tres individuos que se ponen a improvisar libremente sin escucharse unos a otros.

La única premisa acordada fue que teníamos que hacer 30 piezas de un minuto cada una, pero sin saber qué es lo que está haciendo el otro.

Las grabamos de forma individual, y sin ninguna conexión con los otros dos compañeros de grupo. Con total libertad para hacer lo que quisiéramos, con la única consigna y la única limitación del tiempo: un minuto para cada pieza.

Cuando ya estaban grabadas las piezas, el problema que nos surgió a continuación era cómo íbamos a mezclar esas 90 piezas de un minuto cada una.

Ahí surgió nuestro gran aliado, que ha intervenido varias veces en nuestros trabajos y que en realidad interfiere continuamente en nuestra vida: el azar objetivo.

Pusimos 3 bolsas, en cada una de esas bolsas estaban las 30 piezas de David, en la segunda bolsa las 30 piezas de Chema, y en la tercera bolsa mis treinta piezas. Había una cuarta bolsa, en la que aparecen diversos efectos musicales: ping pong, reverb, distorsión, etc., etc. Y procedimos al sorteo.

Se sacaba una pieza con su número correspondiente de cada una de las respectivas bolsas, y así es cómo se ha procedido a la mezcla. Hay dos mezclas distintas, una de Chema y otra de David, y es muy curioso ver el resultado de ambas, puesto que son dos discos completamente distintos al influir decisivamente ese azar objetivo sin ninguna intervención de nuestra parte.

Los títulos de las canciones

improvisación libre

Con los títulos hicimos los mismo, propusimos 30 palabras distintas cada uno de nosotros, y las metimos en tres bolsas distintas, y las fuimos sacando de forma completamente aleatoria, y así es como hemos obtenido los nombres de las piezas.

Cuando los leí me parecía que estaba leyendo una lista de personas con nombres y apellidos un tanto peculiares, y se nos ocurrió poner al lado del título un número seguido de una letra, como si fuera un DNI.

Bueno, un toque de humor siempre viene bien en este mundo tan “serio” y tan “sesudo”, el mundo de la improvisación libre.

Y así es como se ha gestado la obra “IMPROVISACIONES A​[​U​]​CRÁT​[​TAR​]​[​QU​]​ICAS POSTNEOCOLONIALISTAS”, un título que se puede leer de dos formas distintas, ya que hay dos mezclas distintas, para dos situaciones en las que el azar objetivo ha intervenido de formas muy distintas.

A eso nos hemos dedicado en este encierro, entre otras cosas: a gestar un disco cuyo concepto nunca lo habíamos probado y hacía tiempo que me llamaba la atención y tenía curiosidad por ver el resultado. Juzguen por sí mismos. Ahí va:

MEZCLA I:

MEZCLA II:

Atentamente, Le geneS.

Deja tu opinión!

uno × cuatro =