Laurel Aitken, el Padrino del Ska

Pues estrenamos año, y no se me ocurría una mejor manera para felicitaros el 2020 que regalaros un poquito de aire tropical a modo de ritmo jamaicano con el gran Laurel Aitken.

Así que os propongo un viaje por la isla, donde abordaremos ritmos como el Ska, el Rocksteady y un poquito de Reggae.

Y por supuesto, tenemos un invitado especial. Un artista que consiguió mantenerse activo durante hasta casi el final de su vida, convirtiendo a la música jamaicana en un referente mundial. No podía ser otro que el Padrino del Ska, Mr. Laurel Aitken.

Antes de meternos en materia, vamos a poner las bases de los estilos musicales que se desarrollan en Jamaica.

Quizás también puede interesarte:
Dizzy Gillespie, todo un revolucionario del Jazz
Ragtime: origen, desarrollo y muerte

laurel aitken

El Ska, primer estilo musical propio de Jamaica

Todos conocéis a Bob Marley, y fue un tipo muy importante (consiguió exportar el Reggae a nivel mundial), pero la música jamaicana va mucho más allá.

En la isla jamaicana existían ritmos caribeños propios como el Mento y Calypso, sonidos tradicionales de toda la zona.

Sin embargo, con la independencia de la isla a finales de los años 50, empezaron a llegar discos de R&B importados de EE.UU.

Estos eran pinchados por los Djs del momento en los famosos Sound System en los guetos de Kingston (pequeñas discotecas ambulantes que se creaban a partir del remolque de un camión.

Este concepto se desarrollará muchísimo posteriormente, hasta derivar en las raves o free partys).

Aquí los jóvenes encontraban una forma de evasión a los problemas socioeconómicos que tenían ante la independencia colonial.

Los Djs tenían muchísima popularidad, siendo el más famoso Duke Reid (el gran productor de música jamaicana).

Los jóvenes jamaicanos intentaban imitar la música que llegaba de EE.UU., y así empezaron a crear sus propias producciones, donde se mezclaba el R&B con los ritmos del Calypso y el Mento.

Así nacía el Ska, el primer estilo musical propio de Jamaica.

El nacimiento del Rocksteady

Con los Sound System se creó una auténtica legión de fans.

Cada Dj tenía sus propios seguidores, denominados Rudies o Rude Boys. Se creaban diferentes bandas de Rude Boys que competían entre ellos cantando y bailando en los Dance Hall Crasers.

Los Rude Boys se caracterizaban por su manera de bailar y de vestir (de manera elegante y con los pantalones siempre cortos de pierna.

Si os interesa este tema, podéis echarle un ojo a la película The Harder They Come, protagonizada por Jimmy Cliff). Entre los artistas más conocidos de la época destacan Derrick Morgan, The Skatalites, Millie Small (con su mítico My Boy Lollipop) o Byron Lee.

Este movimiento duró hasta el verano de 1967, momento del nacimiento del Rocksteady. El calor vespertino hacía que los Djs aminoraran los ritmos de Ska para que costase menos esfuerzo bailar, creándose así ritmos más lentos.

Además, estos ritmos se valían de formaciones vocales, y abandonaban la sección de vientos del Ska tan marcada.

Se creó una perfecta fusión entre Ska y R&B. Los fans del Rocksteady serán una nueva generación musical, y eso se nota en las letras de las canciones, un tanto más frívolas (amor, amor y más amor…).

Entre sus principales artistas destacan Desmond Dekker, Alton Ellis (uno de mis artistas favoritos del mundo entero), The Paragons, The Ethiopians, The Heptones o The Melodians.

Fusión musical y tribus urbanas

Todo esto se iba extrapolando al Reino Unido, donde la música jamaicana llegó fuerte y se asentó durante bastantes generaciones, creando varias fusiones musicales.

Las tribus urbanas del momento, como los Mods, empezaron a adoptar las formas de los Rude Boys, y empezaron a imitarlos con los cortes de pelo, y la vestimenta.

Finalmente, esta tribu urbana evolucionaría en los Skinheads (tranquilo todo el mundo: los Skinheads nacieron como una subcultura en Reino Unido en la década de los 70, como respuesta contraria al pacifismo de los hippies, sin postura política definida, y con una estética de botas y tirantes, basada en las zonas obreras, muy característica. En lo que evolucionaron después, ya sabéis…).

Como veis, el boom en Reino Unido de la música jamaicana fue brutal. Y después llegaron Marley y los Wailers con su Reggae, y el mundo ya se volvió loco por la isla.

Y si Jamaica ha tenido a un representante de toda su música, ése ha sido Laurel Aitken.

Laurel Aitken, The Boss Skinhead

Laurel Aitken nació en Cuba el 22 de abril de 1927, procedente de una familia de descendencias jamaicana y cubana.

En 1938, toda la familia se trasladó a Kingston, donde el joven Lorenzo empezó trabajar para la Oficina de Turismo de Jamaica cantando canciones de MENTO para los turistas que llegaban al puerto de Kingston.

Llegó a ser bastante popular como animador de discotecas.

Sus primeras grabaciones son de finales de los años 50. Eran canciones Mento como Nebuchadnezzar, Baba Kill Me Goat o Sweet Chariot.

En 1958 grabó Boogie In My Bones/Little Sheila, el primer disco de música popular jamaicana, que además se lanzó en el Reino Unido.

También grabó estos años sencillos más cercanos al R&B, como More Whiskey o Low Down Dirty Girl, grabados por el gran Duke Reid, el gran compositor de música jamaicana.

En 1960 se mudó al Reino Unido, concretamente a Brixton, firmando con el sello Blue Beat, con quien sacó hasta 15 sencillos.

Incluso grabó con la formación nacional más importante y conocida de Jamaica, The Skatalites, de nuevo junto a Duke Reid, temazos como Weary Wanderer o Zion.

En 1963 se traslada de nuevo a Jamaica. Su reconocimiento empieza a crecer, pero no sólo en Jamaica, también en Reino Unido (donde le denominaban The Boss Skinhead).

En este momento, durante las décadas los 60 y 70, se convirtió en un artista muy prolífico, grabando con sellos tan importantes como Blue Beat, Tama, Trojan Records, Rio, Ska-Beat o Un-Beat.

En los 70 se traslada a Leicester. Durante estos años, su producción sufre un pequeño bajón, así que vuelve a trabajar como animador de clubes nocturnos y restaurantes.

Laurel Aitken, un artista prolífico

Sin embargo, en los años 80 se produjo un renacimiento del Ska a raíz del movimiento 2Tone (un género musical británico que fusionaba el Ska con Punk, Rock y música New Wave. Sus principales representantes fueron The Specials, The Selecter o The Beat, entre otros) y Laurel supo aprovecharlo. Su tema Rudi Got Married fue un éxito total.

Laurel Aitken fue un artista prolífico que pasó por el Mento, el Calypso, el Ska, el Rocksteady, el Reggae, e incluso hizo incursiones en el Dancehall en los años 90, y, además, hizo conciertos hasta el final de su vida, en 2005 debido a un ataque al corazón.

Recorrió a la cabeza las 3 olas de la música jamaicana, consiguiendo moverse globalmente y colaborando con artistas de todo el mundo (Ska Flames, de Japón; The Buster, de Alemania; Francisca, de Italia; The Toasters o NY Ska Jazz Ennsemble, de EE. UU. o Malarians y Skarlatines, de España).

Además, fue el primer jamaicano en grabar y conseguir un éxito nacional.

Por todas estas cosas, y por muchas más, os invito a poneros un disquito de Laurel, despejar la pista, y dejaros llevar por el buen rollo que desprenden sus canciones.

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =