Leonard Bernstein, y el resurgir de Gustav Mahler

Hoy queremos hablaros de uno de los grandes revolucionarios de la música clásica del S. XX, el gran Leornard Bernstein.

Por si no lo sabíais, Leornard Bernstein fue pianista, compositor y director de orquesta, pero ante todo destacó como un gran divulgador de la cultura, acercando a los más jóvenes su particular visión de la música clásica.

Leornard Bernstein dedicó toda su vida a la música, y destacó por su gran eclecticismo, pues lo mismo componía una ópera o una sinfonía, que una comedia, una canción, o un musical. Durante toda su trayectoria recibió numerosos galardones y premios, y un gran reconocimiento mundial.

Os invitamos a conocer un poco más la figura de Leornard Bernstein, cómo consiguió convertirse en una estrella de la música clásica y su gran labor divulgativa, y, además, veremos y escucharemos algunas de su obras más importantes.

Quizás también te interese leer:
André Rieu y la Orquesta Johann Strauss
John Carpenter y sus mejores canciones de películas
La verdad detrás de West Side Story

Leonard Bernstein y sus comienzos en la música

leonard bernstein

La llegada al mundo de Leonard Bernstein se produjo en Massachussetts, concretamente en la ciudad de Lawrence en 1918. Los padres de Leonard procedían de una ciudad situada en la actual Ucrania, y emigraron a Estados Unidos.

La familia de Leonard Bernstein no es que estuviera muy vinculada a la música, aunque sí es cierto que de pequeño solía asistir con sus padres a algunos conciertos.

Quizás fuera ése el detonante de que el joven Leonard comenzara a interesarse por la música. Su padre se oponía a que su hijo se dedicara a la música, pero el joven tenía dotes y grandes aptitudes para ello, así que comenzó a estudiar piano.

Siguió formándose y estudió en varias escuelas, y en 1934 consigue graduarse en la Boston Latin School, y, durante ese periodo, toca con la sinfónica de la Escuela Pública de Boston. El joven músico Leonard Bernstein comenzó a buscarse la vida, y a sacarse algo de dinero tocando Blues y Jazz.

Pero Bernstein siguió formándose en Harvard y terminó sus estudios en 1939, año en el que entra en otro centro, el Curtis Institute of Music en la ciudad de Philadelphia, y donde estudia dirección de orquestas y piano.

Leonard Bernstein y debut como director

leonard bernstein

La primera vez que Leonard Bernstein se puso delante de una orquesta con una batuta fue en 1943, y fue ni más ni menos que delante de la Filarmónica de Nueva York. Resulta que el director que iba a dirigirla había caído enfermo, y contrataron a Leonard como sustituto, que se pondría aún más de los nervios cuando le dijeron que el concierto iba a ser retransmitido a nivel nacional.

Con tan sólo 25 años, Leonard Bernstein tenía que plantarse ahí, delante de la gran Orquesta Filarmónica de Nueva York y hacer un buen trabajo, así que se estudió de pe a pa toooodas las partituras de Wagner, Strauss y Schumann, por si acaso…

En este concierto quedó claro a todos que era muy capaz de dirigir a ésta y a cualquier otra orquesta, y que mostraba una gran seguridad y muy buena técnica a la hora de hacerlo.

Tras ésta llegaron otras interpretaciones a lo largo y ancho de todo el mundo, asistiendo como artista invitado a las instituciones de países como por ejemplo, Israel, algunos paises europeos, y Estados Unidos.

Leronard Bernstein fue el primer estadounidense en dirigir la Scala de Milán en 1953, y durante los años posteriores estuvo al frente de la Filarmónica de Nueva York desde 1958 a 1969. Durante este periodo, Leonard dio un cambio de estilo a la orquesta, y las representaciones que hacían eran de música clásica, sí, pero con un estilo más informal, y también cambió el repertorio temático haciendo noches temáticas.

Su fama como director se debe en gran parte a Sergei Koussevitzky, quien fuera uno de sus mentores en su estapa de estudiante. Leonard le daba un toque personal a la hora de interpretar a los clásicos románticos, como a su gran admirado Gustav Mahler o Franz Liszt, y eso hizo que sus representaciones expresaran mucho más.

Pero además de su particular interpretación de los clásicos, fue un gran defensor de la nueva música que estaba surgiendo en Estados Unidos, y de autores como George Gershwin o Charles Ives entre otros, autores que además siempre han formado parte de su repertorio.

Las mejores obras de Leonard Bernstein

Si algo caracteriza a Bernstein es la forma tan particular que tenía de hacer música y fusionar distintos géneros con la música clásica. Tened en cuenta que en la época en la que Bernstein comenzó a hacerlo, aquello no estaba muy bien visto. Pero a él, a pesar de saber que recibiría críticas por ello, le echó un par y lo hizo de todos modos, porque era lo que le gustaba y lo que le pedía el cuerpo, y ya veis, no le fue nada mal.

Son numerossas las obras conocidas del director americano, pero de entre todas ellas podríamos destacar unas cuantas como las principales, como por ejemplo la Sonata para clarinete y piano, algunas obras de música de cámara, dos ballets como Facsímil y Capricho libre, la cantata Hanhkwenu, o sus famosas sinfonías.

De entre estas últimas, una de las más famosas es la de Jeremías de 1944. Aquí os traemos este video en el que vemos disfrutar a Leonard con la batuta dirigiendo a la Orquesta Filarmónica de Israel.

Bernstein: Symphony No. 1: "Jeremiah" - II. Profanation / Bernstein · Israel Philharmonic Orchestra

Otra de sus obras, Candide, no es que tuviera un éxito arrollador, pero es una obra destacable de Bernstein por su afán de intentar crear una nueva forma de ópera, una ópera a la americana, vaya. Pero la obra no tuvo ese éxito como os decíamos, más bien pasó desapercibida, de hecho sólo pasó a formar parte del repertorio la obertura de esta nueva ópera.

De nuevo vemos a Leonard disfrutando y dirigiendo esta maravilla de obertura, que bien podría ser la banda sonora de una peli de Spielberg.

Candide - Overture with Leonard Bernstein

Pero, como os hemos comentado al principio de este artículo, Leonard Bernstein era muy ecléctico y no sólo compuso cantatas y sinfonías, también creó comedias musicales, de entre las que destacan, entre otras, Un día en Nueva York, o la más conocida, West Side Story.

West Side Story se representó en Broadway y se llevó al cine, y es un claro ejemplo de ese eclecticismo y esa fusión que tanto le gustaba hacer a Leonard, obra en la que podemos encontrar los sonidos del Jazz, de los ritmos latinos, y de la música clásica.

Aquí tenéis este conocido tema, Mambo, obra compuesta por el genial Bernstein, e interpretada por esta fantástica orquesta para Músicos Solidarios.

Mambo. Leonard Bernstein - (West Side Story). Dir.: Miguel Roa. Voces para la Paz.

El legado musical de Leonard Bernstein

leonard bernstein

A lo largo de la carrera de Leonard Bernstein hemos podido comprobar que ha sido una figura revolucionaria dentro del género de música clásica. Además de su faceta como pianista y compositor, destacó principalmente por haber dirigido grandes orquestas como la Filarmónica de Israel, la Sinfónica Nacional de Francia, la Filarmónica de Viena, y la Sinfónica de Londres.

Como ya sabéis, Leonard Bernstein fue un gran admirador de Gustav Mahler, y las grabaciones que hizo de sus sinfonías han sido catalogadas como las mejores de toda la historia. Bernstein resucitó su obra y su espíritu musical al grabar sus sinfonías, despertando un gran interés en su país y después en todo el mundo por Gustav Mahler.

Aquí os dejamos una de esas sinfonías, concretamente la Sinfonía Nº6.

A su TV: Leonard Bernstein dirige la sinfonía no.6 de Mahler

Leonard Bernstein no sólo destacó como músico, compositor y director, sino que también lo hizo por ser un gran divulgador de la música clásica.

De hecho, de sobra son conocidos los famosos Conciertos para Gente Joven que se retransmitían por televisión, en el que daba a conocer y acercaba la música clásica a las nuevas generaciones. Aquí os dejamos un ejemplo en el que Bernstein nos da una clase magistral y práctica sobre qué es un modo.

19 - ¿Qué es un modo? Por Leonard Bernstein - Conciertos para jóvenes

Leonard Bernstein dedicó toda su vida a la música, y así lo hemos podido comprobar a lo largo de estas líneas.

Una de sus últimas representaciones fue la que realizó en agosto del año 90 en Tanglewood. Fue fumador, y desde muy joven arrastraba un enfisema pulmonar que le provocaba continuos ataques de tos. De hecho, estuvo a punto de suspender el concierto porque sufrió uno mientras estaba representando la séptima sinfonía de Beethoven.

Dos meses después falleció a consecuencia de un paro cardiaco, cuando tan sólo habían pasado cinco días desde que anunciara su retirada. Si queréis visitar su tumba, podéis hacerlo si viajáis alguna vez a Nueva York, está en el cementerio Green Wood Cementery en Brooklyn.

Gracias, Leonard, por habernos enseñado tanto. Tendrías que haber vivido muchas vidas para poder darnos toda esa música que llevabas dentro. Siempre nos quedarán tus lecciones y tus obras.

Más información sobre Leonard Bernstein en el siguiente enlace:
Website

Deja tu opinión!

cinco × 5 =