Los Ganglios – La Cumbia de Rafael y Xoxé

En la cumbia dedicada a Félix Rodríguez de la Fuente y a Jacques Cousteau, Los Ganglios cantaban «llevamos su recuerdo en el corazón«. Ése es el legado y la añoranza que nos han dejado los hermanos de Montijo.

En su canción más latina, halagaban a los dos científicos por su labor naturalista y por la herencia inmortal que nos han dejado a todos, algo similar es lo que han hecho en el mundo audiovisual nacional los extremeños.

los ganglios

Desde Extremoduro no había habido grupo capaz de llegar con su música a un público tan amplio a base de creatividad, originalidad de letras, pintorescos clips, innovación y su manera de llevar a Extremadura por todo el país hasta conquistar a todo el mundo, desde Rosalía a Primavera Sound, pasando por Ladilla Rusa u Horteralia.

Precursores en un estilo capaz de llevar el punk, la electrónica más macarra, el aire retro o los ritmos latinos, para generar obras de arte audiovisuales a lo que ellos llamaron Porc, y que ha influenciado musicalmente a cantidad de grupos que van desde Ojete Calor, Joe Crepúsculo, Joan Colomo o las Bistecs, y visualmente a tops mundiales como Rosalía.

No nos podemos olvidar de la guapa de los ninjas de la formación, Leli Loro.

La de Göteborg ha sido fundamental en la trayectoria grupal, y la inventora del nombre de la formación, Los Ganglios.

Presente con los hermanos desde sus inicios con otra formación llamada Punctum, y posteriormente montando su proyecto alternativo Die Katapult.

A medio camino entre Extremadura y Cataluña, han tenido siempre, desde una visión imaginativa, canciones dedicadas a Badajoz, Barcelona o Extremadura como lo podéis comprobar en «Badajoz 2222″, «Passeig de Gràcia», «Vivencias propias» o «El regalo«.

En éste último, relatan el periplo del trayecto Barcelona-Badajoz en autobús a la vez que le cantan a los famosos caramelos zaragozanos.

Reivindicativos contra el sistema con tracks como «Color de rosa», «La última palabra» «Los arquitectos» o «Misógino ultra católico«.

Sin pudor para hablar de la fiesta y algunas sustancias que van asociadas a ella, y adentrarnos en su rave particular a base de temazos como «Subiduki» o «Las drogas«.

La pasión por los animales (a su manera) por parte de Los Ganglios era evidente, no solo por «Vivencias propias», sino por otras tan importantes en su trayectoria como «Babieca hiede» o «El apilcultor«.

Y de sexo, también motivo de sus letras con total simpatía y libertad en «Al final» o «Don Quijote P«, como con la literatura nacional en «Fortunata y Jacinta«.

Siempre tenían algún detalle con algún personaje famoso como Alejandro Sanz en «S.A.N.Z.«, Julio Iglesias en «Infocreación«, y David Bisbal en «Galletas y cereales«.

Se supieron rodear de gente muy creativa: Mariana Scaravilli, cuarta componente oficial del grupo, guitarrista y teclista de la formación cogiendo más responsabilidad cuando Leli tuvo que dejarlo por su maternidad; la cantautora Lorena Álvarez fue la responsable de uno de sus videoclips en «Buena idea«; o Edu Pou, baterista de la formación en algunos de sus conciertos, músico de Za! (una de las bandas más creativas, experimentales y originales del panorama nacional), que aparece en el videoclip «Los arquitectos«.

Llenaban allá por donde iban, y su éxito se estaba extendiendo hasta el punto que otros artistas les reclamaban para sus trabajos, como en este mismo año los pudimos escuchar haciendo de Kitt en el videoclip de Ladilla Rusa, hacer de Barack Obama para Tele5, o ser los directores creativos del último video de Rosalía.

Probablemente uno de los momentos más destacados de la trayectoria de la banda fue cuando tocaron en Festigàbal, uno de los festivales más importantes del underground catalán.

Aquel año el éxito de público del festival tuvo eco en todo el país, hablando principalmente de la actuación de los extremeños, y cómo miles de barceloneses bailaron y gritaron «soy extremeño», aquello llegó a diarios como el Confidencial. Estuvimos allí y escribimos un artículo de aquel momento tan emocionante y memorable para la banda.

Los montijanos siempre se mostraron agradecidos a la tierra, tocaban siempre que venían: Almendralejo, Cáceres, Badajoz, Montijo…, pero quizás les faltó reconocimiento por parte de los grandes festivales de la región.

Womad nunca les abrió las puertas, Extremúsika tampoco, a Granirock quizás no les dio tiempo, al menos Horteralia y Contemporánea les dieron la oportunidad.

En Contempopránea fue quizás desilusionante para los fans, era en Badajoz, junto a Pet Shop Boys, y les dieron el peor horario, a las 20:00 de la tarde abriendo el sábado.

Los que estuvimos allí lo disfrutamos igual, pero de día y sin poder saborear los visuales de Los Ganglios.

Y no podemos olvidar como fans cuando los vimos llenar hasta reventar el pequeño escenario del Primavera Sound.

Nuestra sorpresa fue mayúscula, en Extremadura todavía tocaban en lugares pequeños, sin repercusión entre los festivales de la tierra, y en cambio en Barcelona ya los escenarios se les quedaban pequeños.

Aquel fue el momento en el que nos dimos cuenta de que estábamos ante el mejor grupo de la tierra del siglo XXI.

Estéis donde estéis, vayáis donde vayáis, nos habéis alegrado la existencia, habéis hecho más por la cultura de Extremadura que 40 años de políticas en la región. Os echaremos de menos.

Más información sobre Los Ganglios en los siguientes enlaces:
Ver Facebook
Ver Twitter

Encontrarás más música y Artículos de Opinión AQUÍ.

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + siete =