Pawila Dos Sangres, Rap peruano con el legado de Los Andes

En un pasado -un poco cercano y un poco lejano-, el continente Sudamericano contaba con dos regiones divididas, pero hermanas: el Alto Perú (actualmente Perú) y el Bajo Perú (actualmente Bolivia). Ambos territorios fueron separados por intereses del ahora bien conocido “Estado Profundo”.

A uno de ellos le cambiaron de nombre para confundirnos con las banderas, monedas y fronteras, ya que en tiempos precolombinos fue la vasta región del Imperio Inca y su denominadoTawantinsuyu. Conocí a Pawila por medio de Blady Mc aka Marka Aru (R.I.P.), quien en alguna conversación me comentó haber compartido -en un viaje a la hermana República del Perú- con un rapero humilde y muy original (portaba con orgullo las abarcas y el idioma de sus antepasados).

La amistad trascendió espiritualmente, y, gracias al buen uso de las redes sociales, ahora podemos conectar con el artista para una formidable entrevista en exclusiva para LaCarne Magazine.

Quizás también te interese leer:
Scoria, la banda del pueblo y el gran poder latino
Vero Pérez, riqueza poética y musical
FxRx, el Punk como estilo de vida

Pawila Dos Sangres – Rap peruano con el legado de Los Andes

pawila

Gracias por la amistad y el buen Rap, Pawila. ¿Cuál es su nombre y lugar de nacimiento?

Yo nací en Lima, pero me crié en Puno desde los 2 años de edad, ya que mis padres son de Puno. Mi nombre es Oswaldo Arpasi Huaquisto.

¿Dónde reside actualmente Pawila?

Actualmente vivo en Sao Paulo, Brasil.

¿Cuál fue la inspiración para su nombre artístico, Pawila?

Mi nombre artístico es Pawila. Ese nombre nació cuando estaba teniendo lectura de un libro llamado “Pawila” (un amigo trajo el libro) de una escritora aymará, y el significado era “Pa” (dos) y “Wila” (sangre), y yo me sentí identificado porque mis padres son de dos etnias diferentes.

Mi madre es Quechua, y mi padre es Aymara. Yo quería hacer algo diferente rescatando nuestros orígenes, ya que en esos tiempos existía mucha discriminación con las personas que hablaban quechua, aymará o sus idiomas nativos.

¿Cómo nace Pawila a la música? ¿Qué influencias artísticas has recibido? ¿Qué estilos musicales han influenciado en Pawila? ¿Puedes mencionarnos algunas bandas o grupos de tu preferencia?

Me gustaba el Rap en castellano en general, y también escuchaba Reggaetó:. Vico – C, Baby Rasta & Gringo, Waynarap, Pedro Mo, Alborosie, Radikal People, Rookie, Mexicano 777, Fortaleza, 8 Octavos, Zion & Lennox.

Pawila Dos Sangres tiene el corazón de Rap, cantando en el lenguaje de los ancestros nuestros: el quechua, aymará y castellano (español). ¿Qué es ser un rapero de por vida, o como estilo de vida?

Para mí ser un rapero es lo mejor que pudo acontecer en mi vida. Me abrió a conocer mucha gente y lugares. Me permite conocerme dentro y fuera de un escenario, cantando en los micro buses, plazas, manifestaciones, mercados, etc. Participé de algunos eventos grandes, y conocí artistas internacionales.

Hacer fusiones con mis idiomas originarios me ayudó y me hizo diferente de algunos artistas. Ser rapero es algo que no me proporciona riquezas, mas me permite sentir que mis mensajes están siendo escuchados a través de mis rimas.

¿Cómo fueron los inicios en la escena de su ciudad natal? ¿Qué bandas o proyectos integraste? ¿Cómo naces a la vida hip hoppera?

No sé cómo realmente fueron los inicios en mi ciudad. Yo soy de Puno capital. A lo que recuerdo, la escena Hip Hop ya tenía espacio con Breakdance, Freestyle, DJ’s, Graffiti. No directamente y específicamente como Hip Hop, pero sí una movida urbana. Te hablo cuando yo tenía 12 años (hace 19 años atrás). Yo ya veía a mi tío haciendo Beatbox, y escuchando a Big Boy & Doctor Alban (en cassette) en el equipo de sonido.

Unos 6 años más atrás, cuando vivía en la casa de mi abuela, veía a mi otro tío bailando Breakdance. En mi ciudad existía una discoteca que se llamaba “Forum”. Esta discoteca hacía concursos de danzas, Freestyle, DJ’s. Era un Freestyle más como Reggaetón, las famosas “Tiraderas” que ahora se denominan “Batallas”.

Ya en el año 2002 comencé a asistir a esa discoteca. Iba con mi vecino, él me prestaba la ropa que usaban (y era ropa ancha, una gorra, zapatillas), todo rapper -jajaja- Yo era chibolo. Eran mis primeras experiencias saliendo para la discoteca. Ahí comencé a cantar Reggaetón (Tito el Bambino, Zion & Lennox, Daddy Yankee, Guanábanas, Julio Voltio, Baby Rasta & Gringo, Ivy Queen, Triple Seven, Vico-C, Nicky Jam, Ataque Rasta, Shaguiman, 3Mc Bom, etc.)

A lo que recuerdo, escuché más Rap y conocí más del Hip Hop allá en el 2003. Mi compañero de grupo conocía unas causas que escuchaban Rap (Raza Urbana). Se reunían los fines de semana, cada uno de ellos traía un CD (El Sindicato Argentino del hip Hop, Arianna Puello, La Mala Rodríguez, Cypress Hill, Tiro de Gracia, Tres Coronas, Control Machete, etc.).

Después de eso, tenía claro que quería escuchar Rap y conocer más del Hip Hop, y junto a otros compañeros (Simón, Thalía, Zaga, MC Bryan, Púas, Yimmi, Maderas, y yo –El Chavo MC en ese tiempo-) formamos la agrupación “Doble H Urbano”. Grabamos algunas canciones, y después cada uno siguió por su lado.

pawila

¿Cómo nace el proyecto musical Pawila Dos Sangres? ¿Qué rememoras de aquella etapa tan importante?

Conocer la calle. Como Pawila fui recorriendo caminos y abriendo metas, ampliando en mí la riqueza musical, conociendo y aprendiendo nuevos géneros, tocando instrumentos. Y ahora voto fe en que podría hacer un CD bien variado, con fusiones de géneros latinos. Pawila me dio la llave para viajar por donde yo quiera, siempre haciendo lo que me gusta.

¿Cuál es su discografía a la fecha?

“Autóctono Rap” (Doble H Urbano), “Mi Wayno” (Pa’wila), “La Bestia Nos Detesta” (Pistacos), “Reggae Artesanal” (Pa’wila) -próximamente-.

Durante las cuarentenas y la llamada “pandemia”, la vida del planeta ha cambiado de manera plena y completa. Desde la trinchera del arte, ¿cómo te adaptaste a los nuevos tiempos?

El Rap, y la música en general, me dan para sustentarme económicamente. Y los escenarios son desde una tarima, fiestas, trenes, buses, mercados, plazas. Radico en Sao Paulo, Brasil, y aquí el metro no dejó de funcionar, y yo tenía que ir a trabajar igual.

Había poca gente circulando (tenía que chambear al menos para sacar lo del día). Yo cantando con la máscara en la cara, a veces el público medio incomodo por causa del virus. Siempre salen las monedas, entonces no dejé de trabajar. Y actualmente soy partícipe vocalista del grupo musical Sensación Latina.

Te iniciaste en el Movimiento Hip Hop del Perú, en tu ciudad natal. ¿Cómo ves y vives la Cultura luego de la experiencia sembrada en el campo de juego como Pawila Dos Sangres?

Actualmente el Movimiento Hip Hop creció bastante a comparación de los inicios. Cuando hacíamos las movidas sólo nos escuchábamos entre nosotros, o el mismo organizador de siempre. Desde los inicios hasta ahora han pasado muchos activistas, y cada uno de nosotros hemos dejado la semilla.

Como Pawila, creo que hay gente que sabe de lo que aporté, y conoce de la música que hago. No sé si son muchos o pocos, pero sé que no voy a dejar de hacer lo que me gusta, por lo menos hasta donde la voz aguante -jajaja-.


Pude observar en tu canal YouTube varias producciones que me recomendaste, de las que me llamó la atención en especial el videoclip del tema “No Quiero Guerras”. ¿Cómo se dio dicha producción? ¿Quiénes lo realizan y producen? ¿Qué anécdotas nos puede rememorar?

El videoclip de ese tema fue producido por mi amigo Esau Mamani (cineasta puneño) – Legendario Films, y el audio lo produje yo bajo el sello de Quechumara Producciones. Conté con la participación de mis hermanos Dayiro y Brad.

Fue una experiencia muy chévere, siempre quise que mis hermanos participen -para capturar la inocencia de ellos- y poder verlos siempre en ese videoclip. La locación del vídeo fue en la azotea de la casa de mis padres, y otras tomas en un cuarto.

Ha pasado a mejor vida el hermano Rapper One de Radikal People. Me enteré gracias al post que hiciste en el Facebook (16 enero 2021), un verdadero icono dentro del Rap peruano y latinoamericano. ¿Qué nos puedes contar de su trabajo realizado?

Te diré que cuando buscaba información de Hip Hop peruano (allá por el 2004), encontraba producciones de Radikal People, y videoclips bien producidos, inclusive creo que ya estaban saliendo en algunos programas de televisión. Y algunas veces que yo viajaba a La Paz o El Alto (Bolivia), encontraba discos de Radikal People junto a Akwid, Kinto Sol y algunas agrupaciones más.

Siempre iba a El Alto porque llevaba ropa americana, y le ayudaba a mi madre. Esa Feria 16 de Julio en El Alto parecía una feria rapera, sólo ropa buena. Radikal People es parte de la doctrina del Hip Hop peruano, y si te consideras rapero y no conoces a Rapper One (o no escuchaste Radikal People) entonces no digas que eres Hip Hop. Rapper One es un pilar del Hip Hop.

Algunas veces organicé conciertos allá en mi ciudad natal (Puno) con las participaciones de Radikal People (Rapper One), Fire One. Siempre que él iba para Bolivia a hacer alguna presentación, pasaba por Puno y se contactaba conmigo para organizar algo. Esas veces que hablábamos, él demostraba mucha educación, y siempre hablando calmado. Nada alterado ni exigente, calidad de persona. Recuerdo que hablábamos sobre Reggae, y él consideraba que Matamba tenía la mejor voz de Reggae en toda América Latina.

Algunas canciones que siempre van a quedar en mí son “Profesionales” (que fue uno de los temas más escuchados en la página de Rapealo.com), “Prefiero estar ciego” (uno de los primeros temas que escuché), “Bendeciré” (me gusta la melodía y el mensaje que da), y “Cuéntame” (esa canción la hizo junto a Shiva Shanti y Rapper One entra con un Raggamuffin muy serio).

Aprovechemos la ocasión para rendirle un pequeño “Tributo” a Rapper One, que pasó por este mundo dejando un gran legado. Recientemente vi un graffiti con su rostro, y el verso del tema “Hoy he vuelto a la vida” como homenaje póstumo, una de mis canciones preferidas de Radikal People. Tú que has vivido desde el Perú la obra y el trabajo de Alonso Espino Lobatón, ¿qué nos podrías decir al respecto? ¿Cómo deja el Hip Hop peruano nuestro amigo Rapper One?

Alonso, como Pastor de Iglesia y MC, tiene muchos seguidores, y le guardan mucho respeto por toda su trayectoria. Dejó el Hip Hop peruano bien en alto. Las producciones musicales que él hacía eran de alta calidad, era partícipe consecutivo de los eventos de Rap más grandes del Perú, y uno de los mejores productores Elijah Records.

Muchas veces es tan ingrata la ilusión de la realidad, que si uno fallece recién se acordarán de llorarle. Ahora, con el COVID-19, hasta parece un pecado fallecer. ¿De muerto uno vale? ¿Qué nos pueden rememorar de Alonso como creador del artista Rapper One, y de la música de Radikal People?

Rememorar la originalidad en su estilo de combinar el Ragga con el Rap, aparte de que él era productor y músico. Él hacía las instrumentales de sus temas, por eso que se denominaba el “Hombre Orquesta”. Nos encontrábamos en los conciertos que organizábamos en Puno (que fueron unas 3 o 4 veces). Hablábamos poco, porque él hacia el show y al día siguiente tenía que estar en Bolivia, o sea que sólo estaba de pasada.

pawila

¿Cómo se encuentra y vive en la actualidad el Movimiento Cultural de Hip Hop en Perú?

Cada vez más a flote. Hay DJ’s, MC’s, graffers, B-boys en cada ciudad y en cada barrio, y digamos que ahora sí se puede vivir del Hip Hop. Sólo tienes que perseguir lo que quieres en el Movimiento, y puedes encontrar buenas oportunidades.

Las nuevas tecnologías dan la facilidad para que el artista pueda lograr su obra a gusto, conforme sus deseos. Musicalmente hablando, ¿cómo se produce Pawila? ¿Dónde fue grabado su material discográfico hasta el momento?

Hubo un tiempo que grababa en la casa de algunos amigos: MC Bryan, DJ Nelson (bien en el inicio). Después comencé a producirme solo. Con ayuda de mis padres y un trabajo que hice en Ecuador conseguí comprar mis equipos.

Y mismo así, algunas veces grabé con No Módico (Humo de Rimas), con mi amigo y hermano Cane Records, Jotak Rapsodia, Pedro Mo (Resistencia Rec.), Pirlo (Sindicato Records) (todos ellos en Lima) y Kutay (Onechaq Records) en Cusco.

Fueron algunos Estudios con los cuales alguna vez produje, o me hicieron alguna mezcla. Mi material discográfico siempre fue un poco desordenado, por lo mismo que grababa en Estudios diferentes, o a veces grababa en casa y después mandaba el proyecto a algún amigo para que haga la edición.

Tanto en Bolivia como en Chile, Argentina o México, muchos amigos artistas con los que he conversado sostienen actividades o labores paralelas al arte y cultura. ¿Cómo puedes sobrellevar esta pasión musical? ¿Cuál es su actividad paralela a la música, las letras y poemas?

Me dedico sólo a la música, el público -diferente- que veo a diario son más de 2000 personas por día. De vagón en vagón vamos transmitiéndole energía, quitándoles sonrisas, regalándoles momentos, trayéndoles recuerdos, a unos quitándoles lágrimas, y algunas veces haciendo reflexionar –uff-, y así diversas emociones.

Un mensaje para los nuevos y viejos miembros de la Cultura alrededor del planeta entero, ¿cuáles son tus palabras de experiencia luego de los años recorridos? ¿Qué les dirías a las personas que quieren incursionar en el Movimiento?

El Hip Hop es una Cultura que vives y nunca dejas, siempre va a quedar algo. Si tienen algún objetivo en este Movimiento, sigan adelante que las puertas están abriéndose más y más.

Estas generaciones son competitivas, entonces tenemos que superarnos todos los días. ¿Quieres vivir de Hip Hop? Ahora es el tiempo, busquen enlaces, alimenten más su conocimiento y nunca desistan.

¿En qué proyecto musical se encuentra trabajando actualmente?

Por ahora terminar algunos temas y un CD que tiene como nombre “Reggae Artesanal”. Ahora, aquí tengo la oportunidad de ser vocalista de una agrupación de música latina. Entonces ahí voy dándole a la Cumbia, Salsa, etc. A todo -jajaja-.

Pawila, ¿cuál es tu frase, lema, verso o dicho? Ése que te anima, alienta, levanta, enfoca, etc., para seguir en la batalla musical y en el juego de la vida.

“Nunca desistas, siempre tienes que ser consecutivo para lograr tus objetivos”, y un poema: “que el camino sea largo… la batalla continua” –weeaaahh-.

Unas palabras de despedida para la gente que disfruta de su música y la sigue en las redes sociales, también para los nuevos admiradores y seguidores de Pawila Dos Sangres.

Nos veremos pronto en algún lugar del mundo, y con seguridad estaremos tocando alguna música, o haciendo un Freestyle. Este año les tengo algunas novedades. Fuerte abrazo para todos. Atentamente, Papá Pawila. Gracias, amigos.

Más infromación sobre Pawila dos Sangres en los siguientes enlaces:
Facebook
Soundcloud
Instagram

Deja tu opinión!

doce + uno =