Ella Fitzgerald y Louis Armstrong, una unión estelar

Ella Fitzgerald y Louis Armstrong, dos artistas dedicados a proyectar y enaltecer la creatividad y belleza de la cultura afroamericana, comenzarían desde muy pequeños a desarrollar sus destrezas en el jazz vocal e instrumental respectivamente, y el destino, o dios mismo de manera estelar, los haría coincidir para entrelazar sus talentos y hacerse uno con la música.

Quizás quieres leer también:
Ella Fitzgerald, la Primera Dama de la Canción

ella fitzgerald

Unión estelar de Ella Fitzgerald y Louis Armstrong

Los artistas Ella Fitzgerald y Louis Amstrong, en el año de 1956, grabaron en un estudio de los Ángeles, con acompañamiento del pianista Oscar Peterson y el guitarrista Herb Ellis. De este encuentro saldría el álbum Ella and Louis.

Pero 10 años atrás, en el año de 1946, se tenía registrada una grabación corta y fallida de la cantante y el trompetista.

Para la grabación de este álbum, los artistas estuvieron ensayando días antes sobre el escenario del Hollywood Bowl.

La combinación de ambos artistas fue visualmente atrayente y particular, Louis Armstrong con su pañuelo blanco y su extraordinaria elocuencia y simpatía, y Ella Fitzgerald con su porte elegante, de mujer segura y siempre dama, dos luminarias en escena.

En la creación de este álbum sólo pretendían algo muy sencillo, una reunión de amigos para cantar viejas canciones para combinar sus estilos muy particulares, como la voz rasgada de Louis y la virtuosidad del fraseo de Ella.

El resultado de ésta fusión es que ha pasado más de medio siglo y aún resuenan y se escuchan los ecos de este hermoso y estelar encuentro, cargado de hermosas emociones y extraordinaria luz, como es la obra Tenderly, y la melancolía emanada de la canción ‘The cant take that away from me’, ésta además interpretada por grandes artistas como Billie Holiday o Frank Sinatra, pasando por Diana Krall o Tony Bennett. Tenemos la inmortal canción «Cheek to cheek», una composición que se ha usado en infinidad de películas, y está irremediablemente catapultada en la historia musical mundial.

En adelante grabarían muchos álbumes más, entre ellos el segundo, que se titula Ella and Louis again, donde se desplegará el talento extraordinario de estos dos grandes artistas.

Ella y Louis para siempre

Ella y Louis también grabaron una versión extraordinaria y muy original de la ópera Porgy and Bess, de Ira and George Gerswin, versión con la cual eternizaron dicha opera.

Esta unión estelar entre estos dos grandes artistas se debe a un extraordinario hombre de negocios, Norman Granz, productor del disco y fundador del sello Verve.

Norman Granz tuvo la pericia de ver cómo juntando estas dos grandes estrellas podrían alcanzar tanto proyección musical y artística, así como desarrollo financiero, resultando todas estas acciones en un absoluto y total éxito.

El productor Norman Granz tuvo la inteligencia para atraer a su proyecto al manager de Louis, Lawrence Bergreen, quien era un individuo lo bastante peligroso, cuyo único objetivo era hacer dinero.

Este segundo álbum obtuvo un gran éxito, ya que estuvo concebido con la finalidad que cada oído que lo escuchase lo pudiese comprender, desde un niño hasta un anciano.

Además, con respecto al público músico, este álbum se constituiría en una gran lección de jazz vocal, acompañados del increíble swing producido por la unión musical de estas dos estrellas, y sobre todo el swing emanado de su propio creador, como lo es Louis Amstrong, quien además le inyectaba un profundo optimismo a todas sus interpretaciones.

Esta reunión entre Ella Fitzgerald y Louis Amstromg no se quedaría aquí, se grabarían algunos álbumes más, pero lo que sí quedaría inmortalizado sería este encuentro estelar cargado de romanticismo, optimismo y belleza, que solo dos luminarias de la música pueden lograr: Ella y Louis, dos genios de la humanidad.

Encontrarás más música y Artículos de Investigación AQUÍ.

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =