Gussy, un viajero eterno desde Pamplona

El sector de la música se ha visto muy dañado este año, haciendo que se pare casi toda la industria, pero aún quedan artistas como Gussy que luchan contra viento y marea para dar a conocer su música, sin importar todas las nuevas medidas que deba seguir, y adaptándose a nuevos métodos de promoción.

El pamplonés Gussy se atrevió a grabar un disco en directo el 12 de junio de 2020, en mitad de la pandemia mundial del COVID-19 en el escenario principal del Palacio de Congresos y Auditorio Baluarte de Pamplona.

Hemos hablado largamente con este gran artista para que le conozcáis un poco más, y os contagiéis de su optimismo y su música. Os presentamos desde LaCarne Magazine a Gussy!

Quizás te interese leer también:
NoisAlive, metal, thrash y heavy desde Pamplona
Tracción renacen con su nuevo disco

Gussy, un viajero eterno desde Pamplona

gussy

Antes de hablar de Gussy, tu proyecto musical, nos gustaría conocer a la persona que hay detrás. Felipe Carbajal, cuéntanos cómo surgió en ti la llamada de la música. ¿Cuándo te planteas que quieres dedicarte a la música?

La historia es larga porque son ya casi 25 años en la música, pero voy a intentar resumir. No vengo de una familia musical, sino que empecé a tocar la guitarra a los 14 años por darle una alegría a mi madre, que me lo pidió “por favor” porque ella tenía una guitarra en casa, pero nunca había aprendido a tocarla. Ahí fue cuando empecé a darme cuenta de que con un instrumento y mi voz podía sacar muchas cosas que llevaba dentro, y además me sentaba muy bien. Desde el primer momento en que aprendí mis dos primeros acordes empecé a escribir canciones.

Al principio hice bandas con mis amigos en el colegio, y yo era el guitarrista y compositor pero no cantaba (era un cantante realmente malo), hasta que me di cuenta de que necesitaba de alguna manera cantar lo que escribía. Di el paso de apuntarme a clases de canto, y conseguí aprender a manejar mi voz hasta el punto de lanzarme con 18 años a grabar mi primera maqueta, en la que, con el valor de un adolescente, yo tocaba todos los instrumentos.

Háblanos de tu experiencia musical, porque sabemos que antes de Gussy formaste parte de otras formaciones. ¿Fue Barracus tu primera banda? ¿Qué recuerdos guardas de aquella época, y qué es lo que aprendiste en ella?

A los 18 años ya participaba en certámenes de cantautores, y montaba bandas efímeras con mis amigos a la vez que estudiaba en la universidad, pero fue al acabar la carrera cuando formé mi primera banda seria, y con la que conseguí el sueño de grabar discos y girar en una furgoneta por todo el país. Se llamaba El Color de la Duda, y estuvimos en activo 10 años. Conseguimos sonar en las radiofórmulas una temporada, hicimos conciertos grandes y pequeños, pero, sobre todo, aprendimos de qué iba esto del negocio de la música.

Fue muchísimo trabajo entre cuatro veinteañeros que nos queríamos comer el mundo. Al final, el desgaste acabó con el grupo, pero seguimos siendo como una familia.

Luego vino Barracus, un proyecto a dúo con Lucas Irisarri, y que acabó creciendo casi sin quererlo. Ambos veníamos de ser los cantantes de otras bandas, y ahí nos juntamos a jugar con las canciones, y, sin darnos cuenta, conseguimos grabar tres discos de estudio y uno en directo, y girar de nuevo por todo el país, tanto en formato acústico como con nuestra banda de acompañamiento, los Bedbreakers.  

Si antes había aprendido lo que era el trabajo duro con una banda, ahora aprendí a divertirme y dejar fluir la música sin pretensiones. Algo que también me ha venido muy bien luego. Además, creamos nuestro propio sello discográfico, y comencé a ser el técnico de sonido y productor de nuestros propios discos, algo que sigo haciendo a día de hoy.

Después de esta experiencia, decides emprender un nuevo viaje musical bajo el nombre de Gussy. Cuéntanos cómo surge este proyecto y con qué sonidos podemos identificarlo.

gussy

Mi primer disco en solitario como Gussy (Imposible, 2015) lo grabé a la vez que seguíamos tocando con Barracus. Iba a ser solo un capricho puntual para sacar unas cuantas canciones del cajón de las canciones olvidadas, pero coincidió que ese mismo año la vida de Lucas y la mía fueron por distintos caminos por distintas causas (familia, trabajos etc…), y Barracus empezó a dejar de ser tan productivo como había sido hasta la fecha.

Yo he seguido haciendo discos porque es mi dinámica. Intentar componer un disco al año con Gussy. Hago lo mismo que siempre: inventarme canciones que creo que son bonitas, pero ya no tengo el filtro de una banda o de otro músico, sino que es 100% lo que sale de mí, y ése puede ser el cambio o la evolución que se puede ver en mi música en solitario con respecto a la de otros proyectos míos.

Barracus aún no ha muerto del todo, y es posible que sigan surgiendo canciones, a un ritmo mucho más lento que antes, pero creo que seguiremos creando algo de vez en cuando.

Ya ha llovido desde que en 2015 sacaras Imposible, tu primer trabajo como Gussy, y empezaste bastante fuerte contando con una gran cantidad de músicos. Desde la distancia, ¿cómo lo ves ahora? ¿Guardas algún recuerdo en especial de este trabajo?

Guardo un recuerdo maravilloso de ese disco y de esa grabación. Después de todos los años que llevaba en la música, tenía la agenda del móvil llena de números de gente que, además de ser buenos amigos, eran grandes músicos a los que admiraba. Llamarles uno a uno para liarles y robarles algo de su arte para mis canciones, y que todos me dijeran que “si” fue como un premio para mí. Creo que fueron más de 15 músicos los que dieron forma a ese disco en el que hay distintos baterías, guitarristas, bajistas, cantantes, teclistas…

Para mí escuchar ese disco es como ver un álbum de fotos de una gran parte de mi vida musical y de mis amigos.


En 2016 y 2017 llegan otros dos nuevos trabajos, Nos mojaremos cuando llueva y Horizontes respectivamente, y en 2019, Canciones cortas para viajes largos. A lo largo de todos ellos vemos cómo has ido creciendo y evolucionando en tu sonido. Personalmente, ¿cómo te has visto tú en esta evolución?

He seguido con la inercia de componer y grabar discos, ahora defendiéndolos en solitario la mayoría de las veces, pero, poco a poco, contando cada vez en más ocasiones con una banda a mis espaldas. Supongo que tanto el rodaje de mis canciones en solitario, acompañado únicamente de mi guitarra, como el rodearme de distintos músicos para grabar los discos y defenderlos en ocasiones en directo con banda, han ido haciendo que mis canciones cojan un rumbo natural. Adquiriendo más madurez, experiencia y sonido de banda, que es mi objetivo a pesar de firmar las canciones con mi nombre.

Espero que haya una evolución que el publico aprecie entre un disco y otro, pero yo no la busco premeditadamente. Simplemente sigo dándome el placer de componer y grabar canciones. Eso sí, me alegra que la evolución exista y sea apreciable. Ojalá no me estanque nunca, y, cuando sea viejo, escriba canciones de señor mayor. Ésa es la evolución que me gustaría.

Entremos en materia y hablemos de tu último trabajo, Gussy y Los Tripulantes en Directo, grabado desde el Baluarte de Pamplona, y en plena pandemia de Covid-19. En primer lugar, nos gustaría que nos contaras cómo ha sido esta experiencia de tocar sin público. Imaginamos que se echa de menos, ¿no?

La experiencia fue muy rara. Después de más tres meses sin dar un concierto, fue una alegría enorme recibir la llamada de Baluarte para ofrecernos la posibilidad de dar un concierto en su sala principal, con todos los medios humanos y técnicos a nuestra disposición y emitirlo en streaming. Un honor que pensaran en nosotros para algo así, y una alegría tener esa excusa para volver a juntarnos toda la banda, y subirnos a un escenario en mitad de todo lo que estaba pasando en el mundo.

El hecho de tocar frente a 1500 butacas vacías fue una experiencia que me alegro de haber vivido, pero espero no volver a tener que repetir. Afortunadamente, la alegría de estar todos juntos tocando, los técnicos trabajando, las cámaras, las luces…, nos hizo olvidarnos enseguida de que no había publico, y lo pasamos muy bien.

No había nadie delante nuestro, pero entre bambalinas había un montón de trabajadores del espectáculo que ese día estaban haciendo lo que más les gusta: trabajar, llevar un concierto adelante…, y creo que fue un momento de extrema felicidad para todos los que estábamos ahí. Duro, pero feliz.

Pero en este proyecto no estás completamente solo, porque te acompañan cinco musicazos: Los Tripulantes. Cuéntanos cómo surge esta conjunción entre Gussy y Los Tripulantes ¿ya estaban formados y contaste con ellos, o se formaron a partir de contar tú con ellos?

Los Tripulantes es una banda que se ha ido formando con el paso de los discos y los conciertos de Gussy. Son parte de los amigos que se han ido sumando a mis canciones, y que finalmente se han convertido en fijos. Me gusta pensar que ninguno de ellos tiene ningún compromiso conmigo. Son la tripulación de mis canciones, y están en esto porque están disfrutando del viaje. Los últimos en incorporarse fueron Tote Garjon (bajo) y Sergio Izquierdo (batería).

gussy

Jon Carbajal (guitarra) es mi hermano, y me comenzó a acompañar en los conciertos acústicos desde el primer disco. Luego fue grabando guitarras en posteriores discos, y, finalmente, ha acabado siendo el responsable de la guitarra.

Es una gozada grabar con él porque, como yo también soy guitarrista, no tenemos esa lucha de egos entre músicos, el respeto es total y da igual quien grabe una toma u otra de guitarra. Luego nos repartimos el trabajo para el directo y ya está. Además, estar tocando con la banda, mirar a un lado y ver a tu hermano disfrutando contigo, es la leche!

Carlos Colina (teclas y pedal Steel guitar) merece mención aparte porque es el más músico de todos. Multi instrumentista, compositor, cantante…, lo tiene todo, y para toda la banda es un honor tocar con él, y disfrutar de su gusto arreglando las canciones. Lleva conmigo desde el primer disco de Barracus, y siempre con una sonrisa y con la nota justa en el momento preciso.

Hemos hecho una piña con Gussy, y es una gozada contar con estos músicos a mi lado.

Hemos visto algunos vídeos de este disco de Gussy y Los Tripulantes en Directo, como Las Vegas o Desde los tejados. ¿Cuántos vídeos de este directo hay disponibles? ¿Te planteaste hacer un DVD?

Creo que ahora mismo hay 11 de los 15 temas que interpretamos en directo. Los vamos subiendo poco a poco al canal de Youtube. Pronto estarán todos.

La verdad es que sería bonito tener un dvd en directo porque la realización audiovisual de ese concierto fue alucinante. Igual algún día lo hacemos. Cuando tengamos dinero para gastar en fabricar dvds que poca gente verá. Hoy en día la música se consume frente a la pantalla del ordenador. Somos conscientes de ello.

GUSSY & Los Tripulantes LAS VEGAS (live)

Además de Los Tripulantes, contaste también con algunos artistas invitados. ¿Ya tenías pensado quiénes iban a participar y en qué canción? Háblanos de ellos y de su colaboración en este trabajo.

En cuanto me llamaron para el concierto tuve claro que iba a invitar a un buen puñado de amigos. Lo primero, porque me encanta rodearme de amigos, y lo segundo, porque me parecía justo ofrecerles el gusto de volver a un escenario después de esos meses tan duros para todos.

Todos habían colaborado antes conmigo en otros conciertos, y esta vez tan especial no podía dejar de ofrecerles la oportunidad de sumarse a la fiesta.

David Orduña grabó la trompeta de Vuelve, el single de nuestro último disco, y después se había sumado a más de un concierto acompañándonos en otros temas. Es otro fiera que te da tal confianza que solo hay que ponerle un micrófono, y decirle “sopla la trompeta cuando quieras y en la canción que quieras”, y sabes que lo va a hacer bien.

A Naiara Ruz la conozco desde que empecé como cantautor y ella participaba en los mismos certámenes que yo. Hemos ido creciendo musicalmente juntos, y es una de las mejores voces que tenemos en Pamplona, además de ser la bailarina que sale en el videoclip de “Vuelve”.

Lucas Irisarri era mi compañero en Barracus, y recuperé la canción Rolling Stones de nuestro último disco juntos para tocarla ese día con mi banda, y con Raul Elizalde a la guitarra (que también era el guitarrista de Barracus)

Y Ángel Ocray… Cada vez que veo su cara entre el publico le invito a cantar “Caminos de espejos” porque es una canción que, aunque la compuse yo, él la hace suya cada vez que abre la boca, y le da ese arte flamenco que solo Ángel tiene dentro.

A pesar de la pandemia, ¿tenías previamente pensado grabar este disco en directo? Cuéntanos cómo nació esta iniciativa y cómo ha sido posible llevarla a cabo.

No teníamos pensado grabar un disco en directo. Solo fuimos a dar un concierto con todas las ganas del mundo.

Cuando ya pasó todo, y empezamos a ver y oir las canciones que habían quedado grabadas en la emisión del streaming, nos dimos cuenta de que habíamos tenido un buen día, y que se respiraba algo especial en ese concierto. Fue entonces cuando dijimos: ¿y si lo publicamos en un disco?

La verdad, escuchando el disco es como si estuviéramos allí, y eso dice mucho del trabajo que hay detrás de este directo. ¿Cómo fueron los preparativos, el “antes de”? ¿Qué ha sido lo más complicado de este trabajo?

Te mentiría si digo que fue complicado. Posiblemente haya sido el disco más fácil de hacer de nuestra carrera. ¡Solo tocamos y disfrutamos! No sabíamos que estábamos grabando un disco.

Hicimos tres ensayos en medio de un confinamiento, y nos encontramos sobre un escenario enorme con un montón de gente trabajando para que todo saliera bien. Teníamos muchísimas ganas de tocar, solo teníamos que darle a la misma nota todos a la vez, y hacer lo que se supone que sabemos hacer. Tocar canciones juntos.

Y salió todo rodado. Podría no haber sido así, pero ese día nos salió!

gussy

En cuanto a los temas que ibas a grabar en este disco, ¿ha habido una selección especial de canciones? ¿Las que más te gustan a ti, las que gustan más al público, algún tema nuevo? Cuéntanos.

En el disco EN DIRECTO están todos los temas que interpretamos ese día, y en el orden que los tocamos. Hicimos un repertorio para una hora de concierto, que era el tiempo recomendado por la organización para el streaming, y eso nos hizo seleccionar bien los temas. Al final creo que ha quedado un bonito resumen de mis cuatro discos en solitario con canciones de todos ellos.

Si yo fuera un artista de éxito, te diría que ahí están mis grandes éxitos de estos últimos cinco años.


Cuando llegó el día de grabar el concierto, ¿qué sensaciones tenías? ¿Cómo te sentiste sobre el escenario?

Como no era consciente de estar grabando un disco en directo, no tuve esa presión añadida. Pesaba mucho más la emoción y la responsabilidad de ser uno de los primeros conciertos que se hacían tras el confinamiento, que se emitía en streaming, que necesitábamos el contacto humano, y estábamos tocando para un auditorio vacío, aunque hubiera gente en sus casas viéndonos.

Creo que la presión de todos fue el intentar transmitir que “no pasa nada”, “esto ya se acaba”, “ánimo a todo el mundo”. Nuestra mayor presión era tratar de hacer un concierto normal en una situación extraña.

Posteriormente a la grabación de este disco, hay un gran trabajo de producción y edición para que todo quedara perfecto. Sabemos que suele haber más gente detrás trabajando. Háblanos del equipo del que te has rodeado para llevar a cabo este disco.

Lo que oyes en el disco es exactamente lo que sonó en ese momento. No hay ningún tipo de edición posterior (exceptuando que hemos eliminado alguna charla excesivamente larga por mi parte entre algunas canciones). Ese día hubo un problema con la grabación multipistas, y no se grabó el concierto por pistas, sino que solo se grabó la señal L-R que salía por la mesa de mezclas, de forma que no había posibilidad de retocar luego nada. Si hay una nota mal dada, ahí se queda.

Afortunadamente contábamos con un equipo técnico de lujo, y Rau Elizalde (nuestro técnico de sonido) hizo un trabajo enorme mezclando en directo el concierto. Esto, sumado a que contábamos con el personal de sonido de Telesonic, y la iluminación y escenografía de Global, ha hecho que podamos publicar este disco de esta manera. Es un directo de verdad. Sin ningún retoque posterior.

Una vez está hecho el disco, llega el momento de darlo a conocer, que el público lo escuche y hacer balance de los resultados. Dinos, ¿cómo lo ha recibido la gente? ¿Estás contento con este trabajo, o es pronto para hacer ese balance?

Es pronto, pero hemos sacado un disco en una época en la que casi nadie está sacando discos. Eso, sumado a la peculiaridad del directo y lo especial de la fecha en que se grabó, ha hecho que la noticia llegue a más gente, y estamos muy contentos con la respuesta del público. Le están haciendo mucho caso, y las ventas físicas están siendo un reflejo del apoyo que nos da nuestro publico a los trabajadores de la música.

gussy

La situación actual del sector musical, al igual que otros sectores, se ha visto muy afectada por la pandemia. En tu caso, ¿cómo te ha afectado personal y musicalmente hablando? ¿Has cancelado o pospuesto fechas de conciertos?

He tenido que cancelar muchísimos conciertos, y otros se han ido cancelando conforme se acercaban las fechas. Es un desastre.

Yo hasta ahora vivía de mis cuatro o cinco conciertos al mes en pequeñas salas o bares, y de mi trabajo como técnico de sonido en mi estudio y en directo. Todo se ha caído, y ahora sobrevivo como puedo, haciendo algunos trabajos en el estudio y tratando de seguir creando música. Mi familia, como la de muchísimas personas, se sostiene sobre un pilar que siempre ha sido inestable, pero que ahora está en ruinas. Los conciertos.

Aun y todo me siento afortunado porque aún me mantengo en pie. No puedo imaginarme la situación de las personas cuyo único trabajo estaba dentro de las giras de bandas, como técnicos en salas de conciertos, los pipas, los backliners…

Nosotros seguimos reafirmando que la cultura es segura, aunque tal y como está el panorama actual, artistas y bandas tienen bastante complicado hacer una gira. Músicos como tú se las ingenian para seguir adelante, en tu caso con este disco en directo, en otros casos con conciertos en streaming. ¿Cómo lo ves? ¿Crees que el sector saldrá adelante?

La música nunca va a dejar de sonar, y la situación cambiará. No creo que nada vuelva a ser lo mismo, pero tampoco creo que sea el fin del mundo. Lo que más miedo me da es qué va a pasar con los que antes jugábamos en segunda o tercera división. Cuando se vuelva a los directos, va a haber tal exceso de ofertas que no va a ser fácil encontrar un hueco para los pequeños como yo.

Los grandes siempre van a poder agarrar una guitarra acústica y hacer una gira de teatros, de salas, de bares…, pero si en los escenarios donde antes tocaba yo ahora esta Amaral (por ejemplo) tocando en acústico…, ¿qué pasa con los que antes estábamos ahí?

De todas formas, creo que hay que pensar en positivo y seguir adelante. Algo pasará. Esperemos que bueno. Mientras tanto, hay que seguir buscando la canción perfecta y seguir manteniendo la ilusión. Que lo que venga nos pille alegres y preparados.

Nos ha gustado mucho tu trabajo, Gussy, y esperamos que la situación mejore pronto para poder disfrutar de tu música en directo junto a Los Tripulantes. Ha sido un placer hablar contigo y conocerte un poco más. Te esperamos nuevamente en LaCarne Magazine para que nos cuentes cómo te va. Un fuerte abrazo para ti y para Los Tripulantes.

Muchísimas gracias a vosotros por abrirme esta ventana, y a vuestros lectores por leer estas líneas. Espero que nos veamos pronto en un concierto, nos abracemos, y brindemos porque ha vuelto la vieja normalidad. Salud!

Más info de Gussy desde:
FACEBOOK
TWITTER
BANDCAMP
INSTAGRAM
YOUTUBE

Deja tu opinión!

dos × cuatro =