Kotebel, Música clásica y Rock Progresivo

Siempre que se escucha a un artista o a una banda por vez primera, y que causa una agradable impresión, se trata de indagar un poco de quién se trata, de dónde y quiénes son. Y ése ha sido mi caso con Kotebel.

Kotebel llegaron a mis oídos por primera vez en el año 2018, cuando a través de un colega de la radio, me dejó oír un álbum de la banda publicado el año anterior, titulado Cosmology.

Y desde entonces les sigo musicalmente, a tal punto de querer hacerle una reseña. Además, algo aún más curioso y casual de esta agrupación es que su fundador, un músico coterráneo, de Venezuela, de nombre Carlos Plaza, radicado en España, y con influencias de bandas progresivas de reconocida trayectoria, quien se aventuró a organizar una propia con esos matices progresivos.

Espero disfruten leerla tanto como yo realizarla. Con Uds., mis estimados lectores, Carlos Plaza y Kotebel

Quizás también te interese leer:
Felix Martin, un sueño y una guitarra elocuente
Birzer Bandana, una banda virtual de música progresiva
Mystic Queen y su disco seis gritos al sol

Kotebel, Música clásica y Rock Progresivo

kotebel

Quisiéramos conocer en primer término los orígenes de la banda, como quién o quiénes la fundaron, dónde y quizás por qué.

Kotebel nació en 1999 como un proyecto personal. Lo definí como un proyecto en el que haría una “convergencia gradual” entre la Música Clásica y el Rock Sinfónico.

Para entender por qué defino Kotebel como un «proyecto» y lo de la «convergencia gradual entre ambos mundos», es necesario explicar cómo surgió el primer disco. No había tenido contacto alguno con el Rock Progresivo desde mediados de los 80.

Durante la mayor parte de la década de los 90, me dediqué a componer música académica. Cuando tomé la decisión de volver al rock progresivo, no tenía conocimiento de lo que había sucedido en el género en los últimos 15 años. Quise ir al «otro lado del péndulo». Es decir, componer alejado del entorno estético en el que había trabajado en los últimos 10 años.

Por esa razón, mi intención fue que el disco fuera mucho más rock que música clásica. A juzgar por las críticas del disco, es evidente que no lo conseguí. La mayoría habla de un fuerte componente de música clásica, sobre todo impresionista.

Cuando realicé Estructuras entre 1999 y el 2000, pensé que emprendería un camino sólo, y que sería básicamente un proyecto de estudio, con la colaboración puntual de músicos, según las necesidades de cada obra. En ese sentido sí hubo un cambio radical. En cuanto a la «convergencia gradual», como dije antes, quería abordar la fusión desde el extremo del rock.

Luego conocí el trabajo de muchos grupos/artistas excelentes que han trabajado en este campo del 85 para acá (ejemplos sobresalientes son After Crying y el disco de Universal Totem Orchestra – Rituale Alieno), y eso precipitó las cosas. Mysticae Visiones incorporó de lleno estos elementos, y en el tercer disco seguí un enfoque más ecléctico.

Kotebel - "Adagio Maestoso"

¿De dónde viene su nombre, y quiénes conforman a Kotebel? Me refiero a sus integrantes y su participación en el grupo

Kotebel es una palabra que inventó mi hija cuando tenía 2 años para referirse a todo aquel que hablara en un idioma que no fuera castellano.

Si oía a alguien hablando en inglés, decía que hablaba en “Kotebel”. Quería una palabra que no existiera para que, al buscar por Internet, sólo saliera información de la banda. En buena medida lo conseguí, salvo algunas referencias a un balneario en Ucrania llamado Koktebel.

La primera formación de la banda, creada para asistir a la edición de 2004 del festival Baja Prog, tenía 7 integrantes:

  • Omar Acosta – flauta
  • Carlos Franco – batería y percusión
  • Carolina Prieto – voz
  • Marisa Cabrelles – teclados
  • Jaime Pascual – Bajo
  • César García Forero – Guitarras
  • Carlos Plaza – teclados

Por problemas de agenda, Omar no pudo seguir involucrado en el grupo, y al año siguiente mi hija Adriana, con tan sólo 15 años, se incorporó en la banda. Fue ella quien participó en los teclados del álbum Omphalos que se publicó en 2006. Con esa formación de 6 personas (sin Omar y con Adriana en lugar de Marisa) participamos en los festivales de Gouveia y ProgSud.

Aquí te paso un enlace al Pentacle Suite del festival Gouveia.

Después de ProgSud Carolina abandonó la formación. Kotebel se convirtió en un quinteto, y ése es el núcleo con el que hemos realizado buena parte del trabajo de Kotebel, una serie importante de conciertos, incluida una gira por Japón y los discos Ouroboros, Concierto para Piano y Ensamble Eléctrico, y el doble álbum en vivo grabado en el festival Prog Rèsiste de Bélgica en 2013.

El álbum Cosmology reintrodujo la flauta. A partir de entonces, Omar Acosta ha sido un colaborador estable. Él ha participado en los conciertos que hemos dado desde que publicamos Cosmology.

Hay un detalle que no puedo pasar por alto, y se trata de cuáles han sido las influencias musicales como artistas o bandas que le han servido de guía, modelo o ejemplo.

La lista sería demasiado grande, pero es importante señalar que mis referentes vienen de los mundos de la música clásica y del rock progresivo. En el Rock progresivo, por supuesto las bandas míticas de la primera mitad de la década de los 70 han ejercido una influencia notable, pero, si tuviera que destacar a alguien, diría que es Tony Banks quien más influencia ha ejercido en mi lenguaje.

kotebel

Eso me lleva a averiguar ¿cuál es su estilo musical entonces? ¿O dentro de qué estilo se enmarca Kotebel?

Yo creo que la banda se enmarca bien dentro del sub-género de Rock Progresivo Sinfónico. De hecho, así es como estamos clasificados en ProgArchives.

Es sínfónico en el sentido de que muchas obras son amplias y basadas en el desarrollo de células temáticas, pero nuestro lenguaje es muy ecléctico – del Rock a la Música Clásica, pasando por Jazz y ritmos folclóricos, sobre todo venezolanos. Es una música difícil de etiquetar.

Por cierto, ¿por qué rock progresivo y no otro estilo un poco más comercial?

Provengo de una familia con larga tradición musical dentro de lo que podríamos llamar música académica, clásica o artística. Para la inmensa mayoría de la gente, la música se relaciona con entretenimiento y espectáculo.

Para mí, desde mi infancia, la música siempre ha sido fundamentalmente una expresión artística. Por lo tanto, nunca se me hubiera ocurrido incursionar en la música comercial. En mi vida siempre he oscilado entre dos géneros musicales, que son, ante todo, arte: la Música Clásica y el Rock Progresivo.

Kotebel - "Vivo Scherzando"

¿Qué temática o qué contenidos se basan a la hora de componer: problemas sociales, el espacio, el universo, la luna, el sol, amores no correspondidos…?

Hay un poco de todo. Structures no tiene referentes extra musicales, es música pura. Mysticae Visiones es todo lo contrario. La obra homónima es una representación musical del ciclo vital entre nacimiento y nacimiento, según la interpretación rosacruz.

El Río está basado en Siddhartha de Herman Hesse. Omphalos se basa en las características de elemento mágicos – talismanes llamados pantáculos. Ouroboros contiene la interpretación musical de seres imaginarios extraídos del Libro de Seres Imaginarios de Jorge Luis Borges.

El Concierto para Piano y Ensamble Eléctrico es música pura. La suite Cosmology se basa en cuatro modelos de percepción del Cosmos. Nunca hemos tocado temas como problemas sociales, ni creo que lo vayamos a hacer en un futuro.

Kotebel - "Simurgh"

Las nuevas tecnologías traducidas en plataformas (Streaming, Spotify) han permitido que los artistas proyecten sus trabajos a niveles que superan la enraizada venta de Cd’s (Compact Disc), LP (long Play). ¿Será ése su caso o mantiene su proyección al público dentro lo “tradicional”?

El streaming está destruyendo la música artística, la escuchada por minorías. No acabará desapareciendo, pero, si no surge un modelo alternativo, la calidad de las obras se resentirá notablemente.

No tengo claro si volveríamos a sacar un álbum en formato físico, aunque muchos de nuestros fans son coleccionistas. Si lo hacemos, será por ellos, y una tirada menor que las anteriores. Nosotros estamos en las principales plataformas digitales, y lo que percibimos por ello es una miseria.

Sólo la música comercial, la del mainstream, apoyada por la industria, es capaz de llegar a los enormes volúmenes necesarios para que la retribución económica comience a ser importante.

Hablemos un poco de su discografía. ¿Cuántos discos han publicado? Publicaciones en directo…, en fin ¿cómo se han dado a conocer?

Nuestra discografía es:

  1. Structures (2000). Kotebel aún no existía como banda.
  2. Mysticae Visiones (2002). Kotebel aún no existía como banda.
  3. Fragments of Light (2003). Kotebel aún no existía como banda.
  4. Omphalos (2006). Primer álbum de Kotebel como banda. 7 integrantes.
  5. Ouroboros (2009). Segundo álbum de Kotebel como banda. Con el núcleo estable de 5 integrantes.
  6. Concerto for Piano and Electric Ensamble (2012). Tercer álbum de la banda, como quinteto.
  7. Live at Prog-Résiste (2014 y 2016). Único álbum en vivo a la fecha. Con el quinteto.
  8. Cosmology (2017). Cuarto álbum como banda, con el quinteto + Omar Acosta como invitado.
  9. Mysticae Visiones (2018). Reedición del álbum de 2002, con un bonus track: Entangled Universe en vivo.

La labor de difusión ha sido fundamentalmente con mi esfuerzo particular. Con los años fui generando relaciones, fuimos invitados a los festivales más importantes del género, y, a medida que fuimos ganando prestigio, surgieron multitud de críticas de discos, reportajes, etc.

Concerto for Piano and Electric Ensemble - Preview

Conversemos un poco del movimiento musical de España. ¿Por dónde va su desenvolvimiento, quiénes lo lideran con qué estilo?

Hay mucho movimiento en España, pero, como en todas las actividades, se ha resentido mucho con el COVID. Nosotros, por ejemplo, hemos estado en “sabático” desde septiembre de 2019, cuando participamos en el festival Progstureo.

Luego llegó el confinamiento, y no hemos vuelto a ensayar desde entonces. No soy ni mucho menos experto en el panorama progresivo, ni en España, ni en Venezuela, ni en el resto del mundo. A veces charlo con aficionados y hablan de bandas que nunca había oído nombrar.

Sería inapropiado por mi parte hablar de líderes en tal o cual estilo. Hay un puñado de bandas a las que aprecio mucho: October Equus y los distintos proyectos de su guitarrista Ángel Ontalva, Senogul (inactiva), Amoeba Split, Frutería Toñi. Pero hay muchas más que conozco y aprecio.

¿Sigue el movimiento musical de su país de origen, Venezuela?

Como dije en la pregunta anterior, no sigo el movimiento progresivo. Tengo una relación de muchos años con Tempano y Raimundo Rodulfo, a quienes admiro y quiero mucho.

Compartimos escenario con RC2 hace 15 años. Conozco el trabajo muy bueno de algunas bandas, pero seguro que no he hecho más que rascar la superficie de lo que hay actualmente.

Aparte de desear que la pandemia se convierta en historia, ¿qué planes tienen musicalmente hablando?

Queremos retomar los ensayos pronto y preparar un repertorio para volver a los escenarios en 2022. De momento no estoy trabajando en material nuevo, pero seguro que más pronto que tarde me volverá a entrar el gusanillo de la composición.

Y por ultimo, ¿por dónde seguir a Kotebel? ¿Qué redes sociales tienen o prefieren usar?

Nuestra página oficial AQUÍ , también tenemos página de Kotebel en Facebook.

Finalmente no nos queda más que agradecer a Carlos Plaza y a Kotebel habernos permitido la oportunidad de llevar a Uds. la historia de una banda con una excelente propuesta, matices interesantes, y un espléndido sonido. La invitación es a seguir a Kotebel a través de sus redes sociales y de sus excelentes trabajos. Sabemos que pronto serán fanáticos de Kotebel, sin lugar a dudas.

Muchas gracias a ti por la oportunidad de dar a conocer la banda entre los lectores de LaCarne Magazine!
Hasta pronto.

Deja tu opinión!

3 × dos =