La verdera historia de Steve Harris y Iron Maiden

A sus 65 primaveras, Steve Harris no sabe qué es eso de la jubilación, y, de hecho, ni siquiera se lo plantea, y es que el bajista y frontman de los míticos Iron Maiden aún tiene mucha guerra que dar.

Sí, Iron Maiden es una de las mejores bandas de Heavy Metal que nos ha dado la historia del Rock, pero esto no hubiera sido posible (ni mucho menos) sin el arduo trabajo y el empeño de Steve Harris. Y mira que este hombre ha pasado malos ratos con la banda, pero aun así lo ha dado todo por ella y lo sigue haciendo.

Steve Harris es de los pocos bajistas que ha tomado las riendas de una banda tan mítica como Iron Maiden, y que a día de hoy cuenta con el respeto y la admiración de toda la escena musical. Un tipo que, lejos de las excentricidades de otras estrellas del Rock, ha dedicado su vida a llevar a lo más alto a su banda, y que, a pesar de ser todo un abuelo del Heavy Metal, nos ha demostrado que nos queda mucho Steve por disfrutar.

Steve Harris está considerado a día de hoy como uno de los mejores bajistas de la historia del Rock, por eso dedicamos nuestras líneas al fundador y frontman de Iron Maiden, líneas en las que recorreremos sus inicios en la música y su trayectoria con la mítica banda hasta la actualidad.

Quizás también te interese leer:
John Lee Hooker, la historia completa de una leyenda
Joe Satriani, su historia y sus 5 mejores temas
Mike Portnoy, y su legado en grupos musicales

Steve Harris, uno de los mejores bajistas de la historia del Rock

steve harris

Iron Maiden no podría entenderse sin Steve Harris, pues es uno de los pilares fundamentales de la banda, y no solo porque él fuera su fundador, sino por su particular sonido en el bajo, su papel como compositor de los temas, y líder absotulo de la banda.

Steve Harris cuenta con 65 primaveras, y su pasión por la música despertó en él cuando era tan solo un adolescente. Pero empecemos por el principio, porque aquí donde lo veis, Steve Harris quería dedicarse al futbol (sí, como Julio Iglesias en sus comienzos).

El caso es que un buen día Steve acompañó a un amigo a ver un partido, y esto hizo despertar en él un profundo deseo de dedicarse a este deporte. Su familia no es que estuviera muy por la labor, no veían que éste fuera un buen trabajo para él, pero Steve era muy cabezota y no había quien le sacara esa idea de la cabeza. Así que empezó a entrenar para convertirse en un gran jugador, y la verdad es que empezó muy bien, porque un ojeador le fichó para jugar en el West Ham, el equipo de futbol de Londres.

El Steve Harris chaval, que contaba por aquel momento con 14 años, no lo hacía nada mal. Pero el muchacho pronto se dio cuenta que para dedicarse a este deporte tenía que entrenar mucho, y que apenas tenía tiempo para estar con los colegas. Él estaba todo el día entrenando, y sus amigos de fiesta y de ligoteo, y, claro, él no quería perderse nada de esto. Si además a eso le sumamos que tuvo una lesión, los sueños de Steve de convertirse en una estrella del fútbol se fueron disipando.

Abandonó este sueño, aunque a día de hoy sigue siendo un gran apasionado de este deporte. De hecho, organiza partidos y sigue jugando, pero sin mayores pretensiones que las de pasar un buen rato y jugar. Eso sí, con los colores de su equipo de toda la vida, el West Ham.

El futbol profesional terminó, pero el inquieto Steve Harris siguió en la búsqueda de aquello que le llenara plenamente. Siendo un adolescente que busca su sitio y con pintas a lo Skinhead (a excepción del pelo, que eso ni se toca), empezó a escuchar música de estilos muy variados, desde grupos de Reggae a otras bandas como Genesis, Jethro Tull, Led Zeppelin, Black Sabath… Y ahí fue cuando sintió la llamada de la música.

Decidió que quería convertise en músico y que quería tocar la batería, pero la casa en la que vivía era demasiado pequeña para que él pudiera montar todos los cacharros que componen este instrumento. Así que finalmente empezó a tocar la guitarra de forma autodidacta, y poco después se pasó al bajo escuchando a los que tocaban este instrumento en sus grupos favoritos.

Las primeras bandas de Steve Harris

Nadie enseñó a Steve Harris a tocar el bajo, aprendió él solo a través de mucho trabajo y esfuerzo, y pronto surgió en él esa necesidad de formar una banda. En el año 72 reunió a unos cuantos amigos y formó la que fuera su primera agrupación, a la que llamó Influence, aunque poco después cambiaría su nombre por el de Gipsy’s Kiss.

Temas como Burning Ambition y Drifter son temas de este periodo con Gipsy’s Kiss (aunque estos temas alcanzarían la fama mucho después con Iron Maiden). Durante esta etapa la banda daba conciertos en pubs locales de la escena underground, y no llegaron mucho más lejos, pues los componenetes de la banda comenzaron a dispersarse hasta que la banda se disolvió por completo.

Iron Maiden - Burning Ambition

Steve Harris siguió adelante con su trayectoria, y pensó que lo mejor sería entrar en una banda que tuviera ya una experiencia y una trayectoria más sólida. Así fue como en el año 74 se presentó a las pruebas para entrar en la banda Smiler, y prueba superada! Pasó a ser uno de los integrantes de formación.

Junto a Smiler comenzó a conocer los entresijos de la escena musical y de este negocio, a dar conciertos y a codearse con otros músicos, como por ejemplo Doug Sampson, que sería el batería de esta banda, y un tiempo después también formaría parte de la primera alineación de Iron Maiden.

Steve aprendió mucho con la banda, pues todos eran músicos con mucha más experiencia de la que él tenía en aquellos tiempos. Pero la cosa se complicó con Smiler cuando Harris propuso a la banda tocar algunas de las canciones que él había compuesto. A la banda no le parecía una buena idea, pues las canciones de Steve parecían ser demasiado complicadas, no solo para tocarlas sino para llevarlas al directo.

No podemos decir que Smiler menospreciara a Steve Harris, pero puede que él se sientiera así, y vio en esta actitud algo bastante claro, que si quería tocar su música y sus temas tendría que hacerlo con su propia banda. Así que en este punto de su trayectoria, decidió abandonar Smiler para formar su propia banda.

Steve Harris funda su propia banda, los míticos Iron Maiden

steve harris
Foto: John McMurtrie

Terminaba el año 75, y Steve Harris contaba entonces con 19 años cuando decidió reunir a varios músicos para formar su propia banda a la que llamó Iron Maiden. Por aquellos entonces, la formación la completaban Terry Rance y Dave Sullivan en las guitarras, Paul Mario Day como vocalista y Ron Matthews en la batería, y claro está, el propio Steve Harris al bajo.

Además de formar la banda, Steve se engargó también del diseño del logo de la banda y de los carteles de la promo de esos primeros bolos de Iron Maiden, pues ya tenía algo de experiencia por su trabajo previo que desarrolló como aprendiz de delineante cuando contaba con 16 años.

Para los más jovencitos, puesto que la mayor parte de los seguidores de la banda ya lo saben, el nombre de Iron Maiden proviene de un instrumento de tortura de la Edad Media al que denominaban «Doncella de Hierro». Este instrumento consistía en una especia de sarcófago cuya puerta o cubierta estaba compuesta de púas que, al cerrarla, perforaba al que estaba dentro. Como es evidente, después de cerrar la tapa, el que estaba dentro moría desangrado. Así se las gastaban en la edad media… Y tras este dato histórico seguimos con la historia de Steve Harris y Iron Maiden.

Bien, pues Steve sufrió bastante durante los primeros años de la formación, pues no todos los músicos estaban igual de comprometidos que él para tomarse en serio esto de formar parte de una banda. En esta época, el ir y venir de algunos de sus componentes era constante, bien porque no iban a ensayar, bien porque se cansaban de la banda, o bien por las disputas y conflictos que había entre ellos.

Siempre se ha hablado acerca de la exigencia que Steve Harris requería a los componenetes de la formación. Iron Maiden no era un hobbie ni una banda para pasar el rato, formar parte de la agrupación requería plena dedicación y trabajo, algo que al parecer solamente él estaba dispuesto a hacer, pues llegaron a pasar hasta un total de 15 músicos.

Steve Harris lo pasó realmente mal porque no encontraba a músicos que realmente quisieran compromenterse lo necesario, pero la gota que colmó el vaso, y cuando realmente Steve vio peligrar la continuidad de Iron Maiden, fue en el año 77. Dennis Wilckock, que por aquellos entonces era el vocalista de la banda, tomó la decisión de echar de la formación a tres de sus componentes. Lo gracioso de todo esto es que después de expulsarlos, él también abandonó la banda. Anda que ya te vale, Dennis Wilckock!! ¿Cómo os quedáis? Pues como se quedó Steve Harris, más solo que la Luna.

Pero no penséis que Steve se rindió, el tío siguió luchando por su proyecto porque estaba convencido de que Iron Maiden era lo que él quería hacer, y cuando algo se le metía a Steve en la cabeza, no había quien le parara. Volvió a reunir a algunos músicos que ya habían pasado por la formación, concretamente a Doug Samsom, Paul Di’Anno y Dave Murray.

Gracias a ese empeño por seguir adelante, y tras la reunión de estos músicos, Iron Maiden comienza su andadura hacia el estrellato. La banda empezó por fin a tener ese reconocimiento, y, a pesar de que Iron Maiden continuó con algunos cambios en la formación, poco a poco siguieron ese ascenso hacia lo más alto.

Duranto los 80 la banda lo petó en todo el mundo, sobre todo cuando entró a formar parte de la agrupación y como vocalista el gran Bruce Dickinson. De esta época de esplendor de la banda son los exitosos discos Piece of Mind, The Number of The Beast, Live After Death o Poweslave entre otros muchos.

Revelations (2015 Remaster)

Por fin Steve Harris consiguió su objetivo, logrando el éxito que tantos años de esfuerzo y trabajo le habían costado. Las giras y conciertos de Iron Maiden eran cada vez mayores, y atraían a cientos de miles de personas que posicionaron a la banda en lo más alto de la escena del Heavy Metal. La edad de oro de Iron Maiden.

Steve Harris y la crisis de Iron Maiden

steve harris

Cuando todo parecía ir sobre ruedas, llegaron los años 90, y una nueva pesadilla para Steve Harris. El emblemático bajista y frontman de la banda tuvo que lidiar para mantener a Iron Maiden en lo más alto cuando lo que estaba pegando fuerte en aquella década era el Grunge.

Por si esto fuera poco, la pesadilla se convirtió en sufrimiento cuando su vocalista Bruce Dickinson abandona la formación. Un jarro de agua fría, de agua helada no solo para Steve, sino para toda la banda. Los rumores acerca de la disolución de la banda se extendían por todas partes, pero Steve no pensó ni por un segundo que éste sería el fin de su amado proyecto.

La propia banda, previamente a la salida definitiva de Bruce, estuvo haciendo algunas pruebas a otros vocalistas que pudieran sustituirle. La banda siempre se guiaba por el corazón en contadas ocasiones, y tenían mucho en cuenta la amistad, por eso decidieron que finalmente contaría con Blaze Bayley como vocalista, pues, además de ser amigos, éste ya había tocado en los años 90 con Iron Maiden durante una de sus giras.

Steve Harris parece que encontró la paz musical, aunque fue una paz momentánea, pues la salida del nuevo disco con Blaze como vocalista, el disco The X Factor, no es que tuviera muy buena acogida sobre todo por los seguidores de la banda, a pesar de que el disco se posicionó en los primeros puestos de las listas de ventas.

Y cuando decimos que encontró la paz musical, nos referimos a eso mismo, porque por aquellos entonces Steve estaba pasando por una mala racha personal, algo que se ve muy reflejado en el contenido de este disco ya mencionado The X Factor. En este trabajo, Iron Maiden abandona el sonido de los trabajos que había publicado durante la década de los 80, y encontramos un sonido muchos más oscuro y siniestro.

Iron Maiden dejó atrás ese éxito que había venido cosechando durante todos esos años, y comenzó una época de decadencia que casi termina con la banda. El público que asistía a sus conciertos ya no era tan numeroso, y quizás eso de fichar al cantante por ser amigo tampoco es que les ayudara mucho. Muchas veces hay que dejar de lado la amistad y el corazón, y hacer más caso a la cabeza.

Estaba más que claro que Blaze no tenía el nivel vocal suficiente para llegar a los tonos de los temas clásicos de la banda, y esto creó un gran descontento dentro y fuera de Iron Maiden, pues a los seguidores de la banda no les gustaba este cantante.

Fortunes of War (2015 Remaster)

Todo este asunto provocó que comenzaran a extenderse rumores acerca de quién sería el nuevo cantante de Iron Maiden, pues estaba claro que Blaze ya no era una opción. Algunos especularon con Michael Kiske, que había sido cantante de Helloween y que se mencionó en su momento como posible sustituto de Dickinson, pero la cosa se quedó ahí.

Un tiempo después hubo una reunión entre el respresentante de la banda, la propia banda y Bruce Dickinson para que éste volviera a ser el vocalista de la banda. Cabía la duda y la posibilidad de que Steve Harris no aceptara la propuesta, pues la relación entre ambos no es que hubiera sido muy buena, la verdad. Parece ser que el papel del representante fue fundamental para convencer a Harris, pues éste transmitió a Steve que era una de las mejores opciones y posibilidades para recuperar el éxito de Iron Maiden.

Así fue como finalmente, en el año 99, Dickinson regresa a Iron Maiden, un regreso al que también se unió su antiguo miembro y guitarrista Adam Smith. La formación estaba ya completada, y nuevamente Iron Maiden retomarían el éxito durante el nuevo milenio que estaba a la vuelta de la esquina.

Steve Harris sigue al frente de Iron Maiden

steve harris web 1

Desde que Harris fundara Iron Maiden en el año 75, siempre ha estado al frente del cañón, trabajando y dándolo todo por la banda. Ha tenido siempre muy claras sus ideas acerca de qué es lo que quería con su proyecto, y a pesar de los malos ratos que ha pasado en algunas etapas de su vida personal y profesional, ahí sigue como frontman y líder absoluto de Iron Maiden.

Esto demuestra que Steve es todo un profesional, y no solo por estar al frente de la banda, pues también ha sido el responsable de muchos de los grandes éxitos de Iron Maiden, ya que compuso los temas que hoy en día son los clásicos reconocibles, como por ejemplo The Trooper, The Number Of The Beast, Fear Of The Dark, Alexander The Great, y tantos y tantos otros.

Este tipo además no se conforma con Iron Maiden, pues además cuenta con su proyecto en solitario, en el que muestra un estilo diferente al de su principal proyecto. De hecho, sacó su primer trabajo en el 2012 bajo el título homónimo British Lion, que aunque no fue del agrado de los seguidores de Iron Maiden, el icónico bajista ha demostrado su gran versatilidad como músico.

British Lion fue creada por Steve Harris por si acaso, esto es, por si acaso el resto de los componentes de Iron Maiden deciden jubilarse, algo que él ni se plantea.

British Lion - The Burning (Official Music Video)

Pero de momento podemos estar tranquilos, pues aún nos queda mucho Steve Harris y mucho Iron Maiden por disfrutar. Sin ir más lejos, muy pronto podremos disfrutar de un nuevo trabajo de la mítica banda, pues está previsto que tengamos nuevo material el próximo mes de septiembre de este mismo año.

Este nuevo trabajo de Iron Maiden llevará por título Senjutsu, un esperado trabajo por parte de todos sus seguidores, pues ya hacía mucho tiempo (desde el 2015) que la banda no publicaba nuevo material. Además, en este trabajo podremos ver nuevamente composiciones realizadas por Steve Harris.

El pasado mes de mayo la banda publicaba algunos de los temas que se incluirán en este trabajo, entre ellos el primer sencillo titulado The Writing on the Wall.

Iron Maiden – The Writing On The Wall (Official Video)

Como veis, Steve Harris es único en su especie, un bajista autodidacta, que no usa pua y que jamás calienta antes de sus conciertos, que ha compuesto numerosos y exitosos temas de Iron Maiden. Además, es el encargado de tocar el teclado en el estudio de grabación, hace los coros, es coproductor, editor, etc.

Durante los directos es un espectáculo verle, con ese bajo apuntando (como si de una ametralladora se tratara) al público, y dispuesto a dispararnos sus notas una detrás de otra. Un auténtico icono de la banda y del Heavy Metal, con un estilo muy personal y único, una auténtica leyenda viva del Rock y el bajista number one del Rock.

Encontraréis todo los relacionado con Steve y Iron Maiden en la Website de la banda como en las redes sociales Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Deja tu opinión!

trece + 16 =