Cómo preparar un concierto si eres cantante

Da igual si eres músico y no eres cantante. A la hora de preparar un concierto, hace falta practicar mucho. Es decir, tendrás que tocar en el local de ensayo. Pero no todos nos preparamos igual, no todos sufrimos los mismos nervios.

Cada uno lo exterioriza de forma personal. He conocido a otros cantantes que antes de la actuación necesitan estar solos, no quieren hablar con nadie y parece que están muy serios o preocupados por algo.

Después de un tiempo descubrí que cada músico tiene sus propios rituales de concentración y calentamiento antes de subir al escenario.

Quizás también puede interesarte:
– 7 micrófonos para cantar en directo
– Te ayudamos a corregir los errores al cantar
– Cómo aprender a cantar en 7 lecciones

preparar un concierto

En esta ocasión, veremos algunos consejos prácticos enfocados en la figura del cantante y de cómo debería prepararse antes de una actuación en directo.

Preparar un concierto – Conseguir un buen directo

Si eres de los que asistes a conciertos de forma habitual, como yo, te harás la pregunta de si hace falta una buena voz o una buena interpretación vocal para conseguir un buen show, un  buen directo.

Pues en realidad hay muchas respuestas a esta pregunta, aunque no en todos los casos es necesario estar dotado con una voz espectacular.

También otros factores más subjetivos pueden ser tus aliados, como la confianza en uno mismo, tener algo de carisma, mucho trabajo y sobre  todo, un buen repertorio de canciones.

La síntesis de todo ello es lo que importa. Puedes estudiar por separado cada uno de los elementos, el trabajo duro (teorías y práctica del instrumento), si tienes o no carisma, esa chispa que hace que conectes con el público, y un buen repertorio, que va unido al trabajo de composición (teoría y práctica de nuevo).

Es la suma de todos los elementos la que es importante para convertirte en una estrella.

En música clasica también se estudia por ejemplo el lenguaje musical, la composición, etc, al igual que en cualquier otro género o estilo. La mezcla de todo ello es la que puede hacer que tengas un buen directo.

Ni que decir tiene que una de las partes más importantes para que hagas un buen directo es la práctica y la preparación.

Prepárate para el directo

preparar un concierto

Aunque no te lo creas, una de las mejores formas de preparar un concierto es descansar.

El ambiente que te rodea, ya seas consciente o no de ello, puede influir si tienes una actuación al día siguiente. Ponte en situación, tienes un concierto mañana pero hoy te han llamado unos amigos para tomarte algo con ellos.

Te vas al local que más te gusta, en el que la gente está hablando, hay música puesta o un televisor, etc. Sin darte cuentas estás forzando tu voz para hacerte escuchar o para hacerte entender, y puede hacer que al día siguiente no estés al 100%.

En ocasiones sí somos conscientes del ambiente al que estamos sometidos. Hay muchos lugares ruidosos en nuestro mundo, pero lo aceptamos y nos adaptamos a ello.

Lo que ocurre es que cuando eres cantante tienes que ser más consciente de ello y evitarlos.

Si vas a tocar a bares, clubes, fiestas, etc, y estás en el local hablando con los seguidores de tu grupo, con tus amigos o con la propia banda, socializándote un poco… la calidad de tu voz puede sufrir de forma importante incluso horas antes de que subas al escenario.

Ya sea porque tienes una actuación en directo o porque vas a grabar al estudio, evita los ambientes ruidosos para no forzar tu voz, aunque sea dos semanas antes del concierto o grabación.

La importancia del cuidado de la voz

Todo ello puede afectar a tus cuerdas vocales y a tu garganta de forma importante.

oído cansado

Ten en cuenta que tu voz es tu instrumento y debes mantenerla en forma para estar preparado para un directo ya sea dentro de dos días, en un mes o de hoy para mañana.

No sólamente debes cuidar tu voz antes de un concierto determinado. Imagínate que eres cantante en un musical con actuaciones nocturnas diarias.

Y después de la actuación suele haber una fiesta o una cena a la que te invitan y te dicen que va a haber muchos cantantes famosos y que va a ser genial.

Te encantaría decir que por supuesto asistirás encantado/a, pero si aprecias tu instrumento y tienes algo de sentido común, dirás que te encantaría ir pero que no puedes y te irás a hacer reposo porque al día siguiente tienes que subir de nuevo al escenario.

Cualquier instrumento, ya sea un piano, una guitarra, una batería, una trompreta, etc., está expuesto a las condiciones ambientales como la humedad y el calor, por ejemplo.

Cada músico conoce su instrumento y sabe cómo debe cuidarlo, en algunos casos lo ponen de pie, en otros casos lo colocan en una habitación adecuada para que éste suene bien y no se estropee.

El cantante como ya sabes, va con su instrumento a todas partes y hay una conexión vital entre el cantante y su instrumento. Los músicos (los instrumentistas) no tienen por qué prestar atención a todas las cosas que nos rodean, pero si eres cantante debes estar atento y en forma.

Tener una buena salud y estar en forma es muy importante para cantar bien, y cualquier cosa que hagas para mantenerte saludable es bueno.

Preparar un concierto – ¿Y si tu voz no responde?

preparar un concierto

Un día cualquiera, te despiertas por la mañana con total normalidad, pero esa misma noche tienes actuación en directo.

En el momento en el que abras la boca para hablar, tu voz ya no estará a pleno rendimiento cuando te subas a actuar.

Puede que vivas en un entorno en que haya polución o contaminación, o si tienes alergia o notas que vas a resfriarte, o te has forzado mucho a ti mismo la noche anterior y no estés al cien por cien. Pero esa noche tienes que cantar y tienes que hacerlo lo mejor posible.

Evidentemente puedes calentar las cuerdas vocales haciendo ejercicios. Además de los ejercicios de calentamiento vocal, puedes darte un baño de vapor o simplemente sobre un fregadero con el grifo del agua caliente abierto cubriéndote la cabeza con una toalla.

Un buen remedio es también el té caliente con miel y el limón. Es un buen remedio para que una voz cansada vuelva a la normalidad.

Lo ideal es que mantengas la garganta y el cuerpo caliente, comer sano y mantenerte hidratado. Los ejercicios de calentamiento global puedes hacerlos a lo largo del día de forma pausada y contínua pero sin forzar. Todo ello para que tu instrumento, la voz, vuelva a un estado de pleno rendimiento.

Ya sabes que lo más importante es estar familiarizado con el comportamiento de tu instrumento. Puede que en alguna ocasión no te encuentres bien y pienses que ese día no deberías cantar.

Preparar un concierto – Cuida tu salud

Dependiendo de cada persona habrá diferentes formas de no sentirse bien.

Evidentemente, si tienes un problema médico grave o una faringitis, no querrás cantar, pero si un día te levantas y simplemente crees que ese día tu voz no está en buenas condiciones porque tienes un poco de alergia (por ejemplo), es el mejor momento para practicar.

Tú mejor que nadie conoces tu instrumento y estás familiarizado con él. Sabes cuáles son tus límites, hasta dónde puedes llegar, y sabes en qué situaciones puedes o no puedes cantar.

Incluso estando resfriado puedes avanzar en técnica y descubrir nuevas resonancias. Ten en cuenta que cuando estás resfriado lo que se ve afectado es tu cavidad nasal, no tu voz.

Hay muchas personas que hacen grandes progresos cuando están enfermos, ya que son conscientes en ese momento de otros sonidos o resonancias.

Preparar un concierto – Combinando experiencia y dedicación seguro que mejoras

Las actuaciones en directo, ya sean grandes conciertos, jam sessions, musicales, coros, etc; son una de las mejores formas de aprender. En cualquiera de estas actuaciones te encontrarás con retos y situaciones que no se dan en el local de ensayo.

Debes tener cierta precaución, porque la técnica es importante incluso en estas situaciones. Artistas y cantantes profesionales han caído muchas veces en un uso excesivo de su instrumento o en una mala técnica; y eso puede llevarte a llevar tu voz más allá de tus limitaciones.

Cuida tu voz, recuerda hacer ejercicios de calentamiento vocal, llevar una dieta sana, evitar ambientes que puedan ser perjudiciales para tu voz y sigue practicando. Con el tiempo y llevando a cabo estos consejos, verás que tu instrumento estará a pleno rendimiento

]]>

Deja tu opinión!

6 − dos =