EXTREMÚSIKA 2018 – Crónica de 3 días de festival

Desde LaCarne Magazine no nos queríamos perder la vuelta del mayor festival de música de Extremadura, que vuelve a lo grande tras diez años de ausencia. EXTREMÚSIKA 2018.

Nueva organización, mejor aprovechamiento de los espacios del recinto ferial, tres días de conciertos con más de sesenta bandas y artistas, cabeza de cartel internacional, dos escenarios y una carpa de electrónica, 400.000 vatios de luz y sonido, dos enormes pantallas led, amplitud de espacios, barras y servicios, food tracks de restauración, merchandising variado y un cartel con una gran diversidad de estilos, con tintes muy reivindicativos por parte de los músicos, y con la intención de consolidarse como referente del rock nacional y de volver al lugar que corresponde a Extremúsika dentro del panorama estatal de festivales.

La cita con el Extremúsika se alargó desde el jueves 12 hasta el sábado 14 de abril en el Recinto Hípico de Cáceres. Si te lo perdiste, nosotros estuvimos allí para poder compartirlo con nuestros lectores.

extremúsika

EXTREMÚSIKA 2018 – Jueves 12 de Abril

Comienza Extremúsika, y chubasquero en mano nos fuimos pronto para recoger nuestras acreditaciones y tener una primera impresión sobre el terreno. Y es que la jornada del jueves se tornó lluviosa a más no poder.

Los chubascos recogidos durante toda la mañana y gran parte de la tarde dejaban el recinto ferial en un estado lamentable, con charcos por todas partes y un barrizal enorme, que no impidió disfrutar a los primeros valientes, principalmente el público más joven, atrincherados bajo las carpas que la organización colocó estratégicamente frente a los dos escenarios.

Por un momento, la lluvia hizo aparecer  los fantasmas de la edición de Extremúsika 2008, en la cual la organización se vio obligada a suspender el evento por la situación dantesca que se vivió, en un recinto inundado hasta las trancas y  con un diluvio que hacía imposible la celebración de un evento de estas características con unas condiciones mínimas de seguridad.

extremúsika Pese a la lluvia, el festival arrancó puntual con los cacereños La Mendinga, banda de rock formada por músicos de distintos grupos de la tierra, que deciden juntarse para dar salida a este nuevo proyecto. Eran las 17:00h y el público comenzaba a hacer acto de presencia.

Tras ellos se subían al escenario Belo Susodicho, Manolito Chinato, Vuelo 505, Aslándticos, y Triana, con más o menos fortuna, ya que cada dos por tres caía un gran chaparrón y nos teníamos que refugiar en la carpa o en algunas de las numerosas barras dispuestas por todo el recinto. Estas bandas recogieron los primeros aplausos y los primeros bailes de la jornada.

El punto fuerte llegó de la mano de Sober, que desplegaron todo su arsenal de metal alternativo, demostrando porqué son una de nuestras bandas más internacionales. Con una gran puesta en escena y un sonido contundente y muy cuidado, ejecutaron una gran actuación ante un abarrotado escenario Mala Cigüeña. La prisión del placer, Oxígeno, El hombre de hielo, Cubos, y Animal fueron algunos de los temas que pudimos disfrutar, junto a una descarga final con Diez años, solo de batería incluido, y Loco que pusieron patas arriba el recinto.

Tras ellos, el incombustible Rosendo, que a sus años sigue sin tener rival, como bien demuestra siempre que se sube a los escenarios. Viejo conocido de Extremúsika, nos hizo disfrutar de la noche del jueves con un espectáculo sin parangón, mezclando un sonido muy compacto y un repertorio muy bien seleccionado, que repasaba lo mejor de su trayectoria: Vergüenza torera, Masculino singular, Flojos de pantalón, Pan de higo, Aguanta el tipo, El tren, y Agradecido, para echar la traca final con Maneras de vivir. Toda una gozada ver al público más joven arropando al genio de Carabanchel y coreando sus canciones junto a los más veteranos. La actuación supo a despedida, ya que el músico anuncia un parón en su carrera, con la gira “Mi tiempo, señorías…”

extremúsika Más tarde, una gran ovación daba la bienvenida a Los Mojinos Escocíos, que cumplieron con creces con un show en el que hubo rock y humor a partes iguales, con un repertorio cargado de clásicos: Máquinas, Ueoh, Que güeno que estoy, Mi jefe, Las niñas del colegio de la Salle, La cueva del eco, etc., y en el que el Sevilla nos hizo disfrutar con su peculiar humor, hasta el punto de desaparecer y aparecer en el otro escenario, bajo la atenta mirada de los técnicos. Una actuación que si bien fue muy divertida, se fue cayendo poco a poco, terminando con el recurrente “no vale pa ná”, con el que suelen cerrar sus directos. En cualquier caso, el público disfrutó de lo lindo con una banda que cuenta con la anécdota de que Extremúsika fue el primer festival en el que participaron. De eso hace ya muchos años.

Después de esta actuación, la temperatura bajó mucho en el recinto, gracias al frío y a la lluvia, que volvía a hacer acto de presencia de manera esporádica, aunque las descargas de Inconscientes y Tierra Santa supieron dar energía y calor a un público con muchas ganas de rock y de fiesta. Y para fiesta, Poncho K, que supo estar a la altura, gracias a ese personalísimo estilo surrealista y contundente que tan buen resultado le da en sus directos, con una gran actuación que se alargó hasta las 4:30, cuando el recinto ferial empezó a despoblarse por completo. Aún nos quedaba cuerpo para ver a Iratxo, que dieron por finalizada esta primera jornada hacia las 5:30 de la madrugada, jornada que se saldó sin ningún incidente reseñable y apuntando un gran éxito artístico y de público pese a las inclemencias del tiempo.

EXTREMÚSIKA 2018 – Viernes 13 de Abril

Nos consta que desde primera hora de la mañana del viernes, la organización desplegó medios y recursos suficientes para acondicionar la zona de conciertos, de cara a la jornada del viernes, que comenzaba sobre las 12:30 con las actuaciones de Lady Jaque y el punk rock melódico de Los Jacobos.  A esa hora, el recinto lucía en perfectas condiciones y el sol hacía acto de presencia por momentos. Es impresionante volver a ver los dos escenarios sobre el Recinto Ferial, flanqueados por unas impresionantes torres de sonido con los logos del festival. Por otra parte, la anécdota del día fue una falta de ortografía en uno de los carteles de bienvenida, que fue muy comentada en las redes sociales, dando gran repercusión mediática al evento.

La jornada pintaba bien, y el recinto comenzaba a llenarse con las actuaciones de Luter, un experimentado músico que se mueve entre el hard rock y el rock urbano, con tintes de cantautor, Carlos Chaouen, con un sonido a caballo entre el rock y el flamenco, y Desván, que presentaron su nuevo trabajo “La taberna del infierno”. Estas bandas dieron el pistoletazo de salida del viernes con una puntualidad exquisita, que fue la tónica de la jornada y del festival.

extremúsika A las 15:00 horas se subían al escenario Porcko Bravo O´Funk´illo, con ese estilo que sabe conjugar los ritmos más festivos del funk y la contundencia del rock y el metal, y que tan buenos momentos nos ha dejado. Acompañados por una potente base rítmica, dos coristas y su flow característico, fue comenzar el bolo y arrancar la fiesta. Hasta ellos mismos fliparon con la actitud de un público muy entregado, volviendo a demostrar su gran potencial en directo. No faltó ningún clásico ni el fin de fiesta a cargo de un Killing in the name que sonaba atronador. Esperamos que sigan en la brecha muchos años.

Poco después, la inconfundible voz de Boni, que, aprovechando la gira de su nuevo trabajo “Réquiem por el mundo”, se dejó caer por tierras extremeñas para deleitarnos con una hora y media de rock puro, guitarrero y contundente. Con una banda muy solvente y con mucha energía, el que fuera 30 años guitarrista, cantante y miembro de Barricada, desgranó sus tres discos en solitario y algunos clásicos de su antigua banda para deleite del personal. Grande, Boni.

extremúsika Ver a Def Con Dos a las 16:45 de la tarde no es de recibo, pero es lo que tienen los festivales. Los Strawberry, Jota Al- Andalus, Quique Tornado y compañía demostraron tener la maquinaria bien engrasada y se cascaron un concierto completísimo, desgranando temas de su nuevo trabajo “Tremending distopic”, y haciendo un repaso a su carrera: El coche no, Odio a los mártires del rock, La cacería, Mundo chungo, Ellas denunciaron, España es idiota, etc.  Se mantuvieron incombustibles y reivindicativos como siempre, rompiendo una lanza en favor del feminismo con Agrupación de Mujeres violentas. Con un aplastante sonido hip-hop-metal  muy bien cuidado, nos hicieron botar durante una actuación que nos supo a poco. El tema de El día de la bestia y Mineros locos cerraron un directo que dejó el pabellón muy alto.

extremúsika Entre tanto, fue subir al escenario Bourbon Kings y empezar a diluviar. Tanto, que se quedaron solos en el escenario junto a algunos valientes bajo el chaparrón. El resto corrimos a refugiarnos debajo de las carpas que acertadamente colocó la organización. El sonido nu-metal  de los navarros alejó la borrasca con unos riffs demoledores y unas bases hip-hop muy potentes. No faltó el momento de reivindicación contra la violencia de género y el machismo, y es que su cantante paró la actuación para manifestarse en contra de esta gran lacra, cosa que fue muy aplaudida entre el público. Por fin volvió a lucir el sol y el recinto se volvió a llenar para despedir la actuación de la banda, que se marcó un final de actuación apoteósico con  Take a look around  de Limp Bizkit,  que sonó atronador.

Más tarde, y tras varios años de parón y cambios en la formación, Parabellum volvían a los escenarios con ganas de demostrar lo que fueron y lo que son, aunque los de Baracaldo nunca han dejado de estar entre los más acérrimos defensores del punk más ruidoso y macarra. El sonido no fue muy allá, a pesar de la importante subida del volumen con respecto a otras bandas, aunque supieron estar a la altura en todo momento, pese a la lluvia, que volvió a hacer acto de presencia.

Salió al escenario Medina Azahara y volvió a salir el sol. Estos veteranos músicos, estandartes del rock andaluz, nos hicieron disfrutar con un gran concierto, en el que supieron demostrar porqué llevan tantos años en la brecha. Y lo que les queda. Ejecutaron una gran actuación con un repertorio muy bien seleccionado, que llegó al punto más álgido con  Necesito respirar y Todo tiene su fin, y un compendio con algunos guiños a clásicos como Smoke on the water, Enter Sandman, Highway to hell o Jump, para lucimiento y presentación de los músicos. Destacar al gran guitarrista Paco Ventura, que micrófono en mano reivindicaba el potencial de la música y de los festivales para unir a las personas y para luchar por la paz entre los pueblos.

extremúsika Nada que ver con la siguiente banda, principal estandarte del punk estatal y que firmaron una potente actuación. Había muchas ganas de ver a Gatillazo, que volvieron a poner patas arriba el recinto ferial con su punk rock potente y acelerado. En la retina tenemos su actuación en Grani Rock. Se vieron los primeros pogos serios, empujones, codazos, litros por los aires, escupitajos y puños en el aire, como debe ser. “Nunca quisimos hacerlo, pero las circunstancias nos obligaron”. Gran Evaristo y enorme banda. Siglo XXI, Bla, Bla Bar, Fóllate al líder, Txus no bebas tanto, no pierdas la cabeza, Lucky man for you, Como convertirse en nada, Odio los partidos… Demasiado. Mención especial para dos de los componentes de Ramoninos, que con 12 y 14 años se batieron el cobre con los punkis en las primeras filas.

Tras esta descarga, la actuación de Juanito Makandé se vio un poco desangelada, a pesar del buen quehacer de este guitarrista y percusionista con un particular estilo que fusiona el flamenco con el funk o el jazz. La guitarra española brilló en una tarde espléndida en la que hubo tiempo para presentar varios temas de lo que será su nuevo trabajo “El habitante de la habitación roja”. Momento que aprovechamos para cargar las pilas de cara a la que se nos venía encima.

En esos momentos comenzaba otra de las novedades de Extremúsika este año, la carpa Electro T-E-N-T, por donde pasarían algunos de los mejores dj´s de la escena autonómica, estatal e internacional, poniendo la nota de techno, house y electrónica al festival. Tuvimos tiempo de hacer varias visitas a esta carpa, con 1500 metros cuadrados y muy bien acondicionada, para poder disfrutar de la noche en unas condiciones inmejorables. Algunos de los protagonistas de la noche electrónica fueron Manu Roma, nuestro paisano Junior London, Sacred Lines, Karretero, Flashmob, Christian Smith y Fernanda Martins, esta última dj brasileña, conocida por haber pinchado en los más importantes festivales de nuestro país, con un particular estilo en el que mezcla el techno y el hard techno,  y con gran predominio de la percusión.

Ya de vuelta a los dos escenarios principales, el público recibía con el puño en alto a Riot Propaganda, que saltaban al escenario demostrando todo su potencial, en una actuación en la que alcanzaron una gran sintonía con el público. Si el año pasado lo dieron todo en Grani Rock, esta vez no podía ser menos, y es que esta mega banda compuesta por miembros de Habeas Corpus y Los Chikos del Maíz, y acompañados de dj Plan B, conocido también por cerrar festivales aquí en nuestra tierra, venía a por todas. Ataviados de rojo y negro consiguieron elevar la temperatura del ambiente, mostrando una gran energía. Intro, Terrorismo, Cambiarlo todo, Plata o plomo, La huelga, El miedo va a cambiar de bando, Bienvenido al paraíso o Danzad malditos, fueron algunos de los himnos que pudimos disfrutar, y que no dejaron a nadie indiferente, por la potencia de su directo y por un repertorio cargado de mensajes contra el capitalismo, la precariedad laboral, el machismo, la corrupción política, y el ataque a las libertades.

extremúsika Con todo a su favor, saltaban al escenario La Raíz,  jaleados por un público muy entregado, y que no paró de cantar sus canciones en toda la actuación, una actuación que se tornó en fiesta y celebración y en la que se pudo ver al público más joven y enérgico. Los valencianos, en plena gira de despedida, descargaron todos sus mejores temas, en los que combinan  el rock, el ska, el reggae,  el rap y otros muchos estilos, influencia de la diversidad cultural que atesoran estos jóvenes músicos. Cambiemos el mundo, Entre poetas y presos, Nuestra nación, Nos volveremos a ver, fueron algunos de los temas. Gran actuación. Tras ésta, tuvimos tiempo de cambiar impresiones con nuestros amigos de la Red de Solidaridad Popular (RSP) que se dejaron caer por el festival, mostrando su compromiso con los más necesitados y sorteando merchandising oficial de grupos como Riot Propaganda, Soziedad Alkohólika o  La Raíz, para financiar su actividad.

Aún nos quedaba fiesta para rato con las descargas de Desakato, que aprovecharon la gran cantidad de público que dejó el concierto de la Raíz para continuar la fiesta a base de punk rock,  Green Valley, que trajeron a Extremúsika el más puro reggae y dancehall, reivindicando las injusticias sociales y fomentando el buen rollo con una notable y entrañable actuación, y Sínkope, banda extremeña que tan bien sabe mezclar el punk y el rock estatal, lo que ellos mismos denominan rock rural y que hicieron vibrar al público a base de bien.

El Langui y Darkness Bizarre saltaban al escenario a las 3:30 y 4:30 respectivamente ante un público que empezaba a repartirse entre los escenarios, la carpa electrónica y los aparcamientos. Algunos decidimos continuar la fiesta en la carpa al ritmo de Christian Smith y Fernanda Martins, que lo dieron todo en cada beat, ejecutando dos grandes sesiones que dejaron un gran  sabor de boca, y una carpa muy animada al ritmo del mejor electro-techno europeo. Por nuestra parte era hora de retirarse a descansar hasta mañana.

EXTREMÚSIKA 2018 – Sábado 14 de Abril

Tercer día de conciertos en Extremúsika. Si bien el día de ayer fue de lo más completo, aún nos quedaba la traca final, la jornada del sábado, con 24 actuaciones, entre ellos los cabezas de cartel, The Prodigy.

extremúsika A las 12:00 del mediodía saltaban con gran energía Ramoninos, banda de punk rock, formada por chavalas y chavales de 8 a 14 años, todo un fenómeno musical en Extremadura. Entre sus canciones, un repaso a lo mejor del punk-rock nacional e internacional, interpretando temas de Ramones, Sex Pistols, Siniestro total o Eskorbuto. Sin duda, una de las sorpresas del festival, por su directo y su actitud, demostrando que el relevo generacional está garantizado. Estaban tan cómodos que hasta se bajaron a tocar con el público.

Bajo un sol radiante y sin amenaza de lluvia, los pacenses Omnia Transit, y otras bandas como Antílopez, Bocanada y Alameda, lo dieron todo para calentar al público que ya iba llenando el recinto.  Tras ellos, el escenario Porcko Rocko se iba preparando para la descarga de los madrileños Hamlet, que despacharon un gran directo, levantando a un público que aún se desperezaba bajo un sol de justicia, y que terminaba la actuación ovacionándoles con su nombre. La banda descargó sus mejores temas y los bombazos de su nuevo material, haciendo un repaso general a toda su trayectoria y demostrando estar en una gran forma.

extremúsika Acto seguido, Gran Wyoming y los Insolventes fueron otra de las sorpresas del Extremúsika, todo un repaso a los clásicos del rock a cargo de una gran banda que nos lo hizo pasar en grande, con su potente directo y el humor de su particular frontman. No particular place to go, Should I stay or should I go now, Heroes del desaparecido Bowie, e incluso Jesucristo García de Extremoduro, fueron algunas de las perlas que nos dejaron. Buen sonido y gran ejecución.

Más tarde, el punk desgarrador de Lendakaris Muertos y el cóctel rumba-flamenco de Mártires del Compás. Éstos últimos pusieron la nota festiva al sábado. La inconfundible voz de Chico Ocaña y el apoyo de una gran banda, hicieron bailar a un público bastante entregado, y que disfrutaba del sol y de la cerveza en una tarde de música y conciertos espectacular.

Mientras tanto, en el escenario Porcko Rocko aparecían Soziedad Alkohólika, anunciando la que se nos venía encima: hora y media de metal pesado, con unos riffs demoledores y un sonido aplastante para enloquecer al personal. Una de las mejores actuaciones de la jornada, sin ninguna duda. Con un sonido muy cuidado y una puesta en escena muy sobria, como nos tienen acostumbrados, los de vitoria descargaron algunos temas de su reciente trabajo: Sistema Antisocial, e hicieron un repaso a su intensa trayectoria: “Causas podridas, Alkohol, Policías en acción, Alienado, Piedra contra tijera, Peces Mutantes, Ciencia asesina, Cuando nada vale nada, Ni dios, ni patria ni ley, S.H.A.K.T.A.L.E, y nos vimos en Berlín, que puso el broche de oro a una actuación de gran intensidad.

extremúsika Se hizo la noche y apareció en escena Mala Rodríguez, junto a su inseparable dj y dos coristas a los que el escenario se les hizo muy grande, a pesar del saber estar de esta cantante, que supo atraer a un público muy heterogéneo con su particular propuesta musical, que evoluciona desde el rap más underground con toques flamencos hasta los sonidos más melódicos y multiculturales de su nueva etapa. Quien manda, la niña, tengo un trato, y la noche, fueron los temas más celebrados por un público que abarrotaba el Recinto Hípico y que dio calor a la artista en una fría noche del sábado.

Antes de que María Garrido terminara su actuación, el escenario Porcko Rocko del Extremúsika ya estaba lleno para recibir a Narco, que dieron uno de los mejores conciertos del festival, despachando gran parte de su nuevo trabajo. “Espichufrenia” y enloqueciendo al personal con su peculiar rap metal con elementos electrónicos y los beats y scratches del genial Abogado el diablo. El sonido fue brutal, la puesta en escena soberbia y entre el público fue una auténtica locura. No hubo tregua en ningún momento: Suicídate, Mi madre es una jonqui, El portero de la urbanización, Sevilla te acribilla, La hermandad de los muertos, Trapichero, No nos van a echar, Puta policía, Tu dios de madera, Son ellos. Un repertorio completísimo para hora y media de actuación enorme.

Un rato antes, a las 22:30 comenzaba la programación en la carpa Electro T-E-N-T de la mano de los dj´s: Dani Lewis, Mario Donoso, Carlos Chaparro, Raúl Pacheco, Stefano Noferini, y Uner y Gonçalo que repartieron beats a diestro y siniestro ante un público que iba y venía según lo que iba transcurriendo en los escenarios principales, aunque la atención a esas horas estaba puesta en lo que acontecía en el escenario Mala Cigüeña.

extremúsika Con un público caliente gracias a las actuaciones anteriores, hicieron acto de presencia los incombustibles Liam Howlet, Keith Flint y dj Maxim, o lo que es lo mismo, The Prodigy, que arropados por su particular banda de apoyo y un gran derroche de luces y efectos, ejecutaron una brillante actuación, que se tornó en un espectáculo con mayúsculas. Desde el minuto uno hasta el final mantuvieron el nivel con una gran descarga, en la que no faltaron ninguno de sus éxitos: Omen, Firestarter, Voodoo People, Smack my bitch up, Invaders must die, Breathe, además de descargar su anterior trabajo The day is my enemy, Nasty, Get your fight on o Wild frontier y presentarnos nuevo material inédito: Resonate, Need some I y Boom Tap, para sorpresa de todos los presentes, y Take me to the hospital para concluir una actuación muy potente, con una gran puesta en escena y un sonido colosal que volvieron a poner patas arriba al Recinto Ferial.

Tras la intensa descarga electrónica, Tonino Carotone, se subía al escenario Porcko Bravo con la intención de hacernos bailar con su peculiar estilo folk- ranchero con influencias de la música italiana y con sus canciones a mitad de camino entre la reivindicación y el humor. Aunque el recinto rebosaba el lleno, su actuación no brilló demasiado y deslució mucho tras la descarga de los británicos. Aun así sonaron muy bien sus clásicos Vida clandestina, Es preferible, Sé que bebo, sé que fumo y Me cago en el amor, arrancando algunos bailes entre el personal. Sin duda, el concierto quedó mermado por la presencia de los cabezas de cartel y por unos horarios difíciles de conjugar. E un mondo difficile!

Para que os hagáis una idea de la puesta en escena de The Prodigy, basta comentar que la actuación de Los niños de los ojos rojos se retrasó unos minutos debido a la cantidad de material que tuvieron que recoger los técnicos para acondicionar el escenario Mala Cigüeña. Los cacereños, ataviados con sus faldas escocesas, mantuvieron en alto el pabellón con una actuación repleta de folk tradicional, ritmos balcánicos, rock, ska, y hasta toques de hip hop y funk que descargaron estos geniales músicos, sabiendo estar a la altura para que continuara la fiesta en el Recinto Ferial. Con un repaso a sus cuatro trabajos, supieron conectar con un público muy entregado y con muchas ganas de volver a disfrutar de su intenso directo.

extremúsika El cierre de los dos escenarios principales del Extremúsika corrió a cargo de veteranos Bucéfalo, una de las bandas más antiguas del panorama musical extremeño, que pusieron fin a la noche del sábado con una hora de rock duro, desgranando parte de su trayectoria musical. Con un potente sonido y mucha energía, lograron animar el Recinto Ferial hasta las 5:30 de la madrugada, con una soberbia actuación de la que pudimos disfrutar los que aguantamos hasta última hora. Los emeritenses supieron conectar con el personal a través de sus letras reivindicativas y su particular su rock castúo.

A esas horas el público se repartía entre los dos escenarios del Extremúsika, la carpa de electrónica y los aparcamientos, continuando la fiesta hasta bien entrada la madrugada. Stefano Noferini hacía acto de presencia en la carpa Electro T-E-N-T sobre las 3:30 para descargar una hora y media de sesión muy completa con su particular estilo italiano. La carpa rezumaba un buen ambiente con un público que disfrutaba a ritmo del mejor house. El fin de fiesta corrió a cargo de Uner y Gonçalo, que se marcaron una sesión especial que nos hizo recordar por momentos la vivida el año pasado en Sonora. Sin duda se vivió un buen ambiente en la carpa durante toda la noche.

Con todo lo vivido durante este fin de semana podemos decir bien alto que Extremúsika cumplió con creces con todas las expectativas y que ha sido un rotundo éxito de público, de organización y de música,  y que se ha desarrollado sin incidencias negativas de ningún tipo. Por ello, esperamos repetir el año que viene. ¡Salud!

Texto: David Gonzalez
Fotos: Extremúsika

Más información sobre Extremúsika en los siguientes enlaces:
Ver Facebook
Ver Instagram

Encontrarás más artículos de opinión AQUÍ.

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − cuatro =