Mejora como compositor cultivando buenos hábitos

Cultiva buenos hábitos y mejorarás como compositor

Todo tenemos buenos hábitos, pero la gran mayoría de las veces no somos conscientes de ello. Una de las ventajas de continuar y cultivar esos buenos hábitos nos ayudan a mejorar nuestras vidas sin ni siquiera pensar en ello.

buenos hábitos

Por el contrario, los malos hábitos, debemos erradicarlos cuanto antes, ya que únicamente conseguirán ser un lastre en nuestra vida y nos impiden alcanzar los objetivos que nos marcamos.

Llevando esos buenos hábitos al campo de la composición, conseguirás alcanzar tus objetivos con mayor rapidez. Un compositor con malos hábitos lo único que va a conseguir es escribir una canción tras otra sin alcanzar el éxito deseado.

Si alguna vez has notado que cuando estás componiendo una canión, una melodía, una letra, y caes en la misma nota, en la misma letra una y otra vez, sólo tiene una explicación. Quizás esa progresión de acordes o esa melodía que te viene a la cabeza una vez tras otra, sea una canción con la que has crecido y ahora está tan arraigada que puede parecer algo espontáneo y natural.

Esto a veces puede llevar a equivocarnos. Puede que pienses que es algo auténtico, que has creado una nueva composición porque es lo primero que te sale. Pero sabes que en realidad no es así.

El problema surge cuando nos quedamos atrapados en este hábito. Empiezas a aburrirte, escribes las mismas líneas y transiciones una canción detrás de otra, todas iguales. Cuando esto sucede, hay que tomar medidas, porque si no tienes suficientes opciones cuando estás componiendo puede ser frustrante y finalmente dejarás de escribir.

Para ayudarte con la composición de tus canciones también pueden ser de tu interés estos artículos:

¿Sabes qué canción quieres componer?
Cómo componer éxitos en 5 pasos

Pero eso no va a pasar. Puedes intentar recordar los hábitos de composición que utilizaste para componer tus antiguas canciones. Pero no será suficiente, además debes pensar en nuevos hábitos y opciones mientras estás componiendo, conseguirás muchas más opciones. Si lo haces verás que de forma espontánea mientras escribes te vendrán a la cabeza nuevas ideas para una melodía o letras, algún acorde…etc. Puedes optar por añadir nuevo hábitos a tu rutina de composición o no, eso ya depende de ti.

buenos hábitos

Los viejos hábitos pueden causar que compongas canciones con fecha de caducidad. Al igual que las modas de ropa, la música también ha cambiado con el paso del tiempo. Las melodías, los acordes, la forma de componer las letras de las canciones que has ido aprendiendo a lo largo de tu vida, todo ello también ha evolucionado en algo nuevo. Las nuevas ideas a veces se basan en incorporar estilos más antiguos a los nuevos estilos, con lo que es bueno conocer una gran amplitud de los estilos de música de cada época.

Ahora ya tienes unos buenos hábitos que cultivar si quieres darle a tus canciones un giro o un aire fresco, o si quieres buscar nuevas técnicas de composición. Si tienes esta habilidad, la desarrollas y la conviertes en un buen hábito, puede ayudarte mucho. Puedes dotar a tus canciones de un estilo más retro, el cual es cada vez más comtemporáneo y competitivo.

Los malos hábitos pueden causar que te bloquees a la hora de componer. El bloqueo del compositor suele ser causada la mayoría de las veces por la falta de solución de algún problema. Si estás luchando con la composición de la transición de un verso a otro y no consigues que funcione, puedes llegar a bloquearte. Puede que incluso dejes la canción. La solución no es sólo encontrar nuevas formas de componer esas transiciones cuando todo lo que anteriormente utilizado en tus composiciones no ha dado buenos resultados.

Si es tu situación y está en estos momentos bloqueado, no te preocupes. Hay una forma de superar este bloqueo: creando nuevos hábitos de composición.

buenos hábitos

Recuerda que algo se convierte en hábito cuando se hace de forma repetida. Ten en cuenta que crear un nuevo hábito requiere tiempo y repetición. Cuanto más repitas ese hábito, más rápido lo asimilarás.

Una de las mejores formas de practicar nuevos y buenos hábitos de composición es aprender a tocar y cantar las canciones que más te gusten. Sólo escuchando tus éxitos favoritos ya estás trabjando en este nuevo hábito, pero para hacerlo y asimilarlo por completo lo mejor es que cantes y toques esos temas. Si no tocas ningún instrumento, puedes obtener la pista de karaoke de la canción y cantar, o cantar mientras suena la grabación original. Querrás cultivar este nuevo hábito de forma inconsciente mientras compones tus temas y eso significará que estarás haciendo uso de la memoria muscular.

Para ello, elige un éxito que te guste, pero no pongas la radio para hacerlo. Las canciones comerciales no te servirán de ayuda. Abre tu plataforma favorita y selecciona el género que más te guste. Échale un vistazo a los éxitos actuales y anota algunos títulos, escucha la previa de algunas canciones, etc. Cuando encuentres una que te guste, apréndela. Puedes encontrar los acordes y las letras online, sólo tienes que buscar el título de la canción y el artista.

Ahora que ya tienes la canción, tócala y cántala hasta que te la sepas. Si mientras lo haces cambias alguna parte de la melodía o los acordes, será buena señal. Habrás encontrado un giro inesperado y eso también sucederá cuando estés en pleno proceso compositivo. Te ayudará a ver con mayor claridad las líneas de la melodía de principio a fin, verás cómo las letras utilizan imágnes para pintar un cuadro o crear una emoción o cómo va a ser la progresión del coro.

Con esto no quiero decir que copies una canción, sino que aprendas las téncnicas que se han utilizado en la composición y tengas una idea de cómo usar esas técnicas. El paso siguiente será mezclar estas ideas con tu propio estilo para que puedas crear una composición nueva y fresca.

Hasta pronto amigos!

Deja tu opinión!

diecisiete + dieciocho =