Zegadex, un genio a la batería

Revisando los álbumes de fotos en casa de la tía Anabella Pantoja Valenzuela, me encontré con él, Daniel Zegada (Zegadex), de muy jovencito, y quien fuera compañero de aulas en el Colegio Alemán de la ciudad de La Paz, junto a mi primo Alejandro Thielen Pantoja (+), quien partió al otro lado del velo en 1991, tras un accidente en la ducha que le cobró la vida de manera súbita con un golpe en la nuca. Todos y todas nos quedamos impresionados, con un hoyo negro en el Espíritu, y con ese deseo de seguir junto a él.

Meses antes de su partida sin previa despedida, ya que un jovencito de 13 años tiene muchas ganas por comerse el mundo en ese instante de la pubertad, dejando atrás la niñez y abrazando la adolescencia, los cuates del curso y colegio habían decidido ponerle Rock & Roll a su crew o patota de amigos jaraneros, llamados We Are Pendex (y/o) Pacífic Boys, los a posteriori gloriosos WAPB’s.

La banda estaba apadrinada por el ahora guitarrista de Alcoholika L.C., el popular Jaime Kawai, y que en ese instante se sorteaban a manera de suerte los puestos en el equipo que daría vida a una de las bandas más funkeras que vio los albores de sus carreras musicales, en los comienzos de los 90’s, y registró dos placas discográficas para el Sello Discolandia, de manera tal, dejando su legado para siempre en la Historia del Rock hecho en tierras bolivianas.

Alejandro nunca tuvo el gusto de cantar, ni subirse a un escenario tomando el micrófono, pero sí de ensayar en su casa, donde hacían enloquecer con la batería y esos primeros pasos artísticos a la tía. El sueño y la misión, al parecer su Espíritu, se las encomendó a sus yuntas, quienes se han convertido hasta el presente en Maestros y referentes de la música contemporánea a nivel global.


Aproveché la causalidad para enviar por Messenger la fotito de aquel último viaje que hicieron a los Yungas los changos del colegio, y enseguida Daniel me ofertó su nuevo material discográfico. Entonces entablamos un fraterno diálogo, después de casi una década, vía Whatsapp, que desembocó en la presente exclusiva para LaCarne Magazine.

Quizás también te interese leer:
Las Ovejas Negras de Tupiza, haciendo bailar a medio mundo
Gordo Monedas, Rap duro desde Perú
Disocial, Still Hardcore desde Argentina

Zegadex, Jazz de por vida

zegadex

Querido y admirado Zegadex, comencemos de adelante para atrás. Estás con nueva producción, que me la ofertas digitalmente, ¿de qué se trata tu nuevo material?


Tengo dos discos digitales: uno es con el pianista Mike del Ferro de Holanda y el bajista Christian Gálvez de Chile, y el otro es con el pianista Carl Winther de Dinamarca y el bajista Johnny Aman de Finlandia.

Son dos discos grabados en Vivo. El primero fue grabado en Chile, hace unos años ya, y el segundo fue grabado acá, en Bolivia, en un concierto en el Teatro Municipal. Son conciertos increíbles que debían ser plasmados en un CD para que la gente los aprecie.

Zegadex, eres un genio a la batería, ahora con el nuevo proyecto musical llamado El Trio del Terror. Coméntanos, ¿en qué andas actualmente en la música?

Bueno, sí, estoy con El Trio del Terror, también toco con Carla Casanovas. La próxima semana está llegando una cantante de Canadá, boliviano canadiense, se llama Verónica Magnamí. Está llegando con su novio, y vamos a estar tocando en El Bestiario (el 26) y en El Barranco (el 27 de marzo).

Por ahora estoy en eso. También soy docente del Conservatorio de Música y de manera privada, ¿no?, de batería y Teoría de la Música.

Por esas cosas de la vida, el disco de vinilo de tu primer álbum, que me lo autografiaste alucinantemente a mi nombre (para Alfonseka de Zegadex), cuando hacía mis votos de pobreza -como me dijiste- en el Centro Cultural Ojo de Agua (2010), lo tuve que vender a un coleccionista, una joya bien valuada para los amantes del Rock hecho en tierras paceñas. Viajando a tus inicios, muchos recordamos con cierta melancolía a WAPB’s. Contadnos tus inicios.

He empezado a tocar a mis 14 años, justamente con los WAPB’s. Era una banda de amigos del Colegio Alemán y del Colegio San Ignacio. Hemos empezado tocando mucho Funk y Rock. Estaba el Carlos Olmos (guitarra), el Peque Gutiérrez (bajo), el Tavo Ávila (voz), y yo (batería).

Los WAPB’s fueron mis inicios en la música, qué bueno. Hasta el día de hoy siempre a mí también me trae mucha melancolía, recordar los hermosos tiempos que hemos vivido juntos, una maravilla. WAPB’s fue una maravilla para mis inicios.

Tras la disolución de WAPB’s, pasaste a formar parte de la banda de Rodrigo Grillo Villegas, acompañándolo en sus primeros álbumes. También recuerdo al proyecto La Maravilla Enmascarada, una experiencia Funky, donde eran los mismos WAPB’s, pero con otro vocalista, y que plasmó un increíble álbum. Luego a Berklee College of Music, a hacerte y formarte como el Maestro que eres. ¿Cómo te marco la Universidad?

Increíble, Berklee está considerada la mejor Universidad o las más prestigiosa Universidad de Música en el mundo, y he tenido yo el privilegio de estar ahí, con un apoyo muy fuerte de mi familia, y realmente ha marcado mucho, porque ahí he introducido mi vida al Jazz, que es ahora lo que más toco. El Jazz es prácticamente mi vida, ¿no?, y he tenido la oportunidad de conocer y tocar con gente extraordinaria a nivel mundial, y realmente toda mi formación musical se la debo a Berklee, a la Escuela.

Obviamente a músicos increíbles que no tienen nada que ver con Berklee, como el Christian Gálvez, el Mike del Ferro, el Carl Winther, con los que he grabado y con los que he estado en Tour en Europa y en el Mundo. Realmente fue increíble el hecho de poder estar ahí, y poder estudiar con gente de tal prestigio.

Zegadex, tambores Increíbles

zegadex
El Trio del Terror

A partir de entonces, recuerdo un sin fin de proyectos musicales que has liderado y conformado: Las Vacas Locas, Kimsa Bop, entre otras agrupaciones de Jazz. ¿Cuál es tu experiencia discográfica a la fecha?

He grabado poco más de 150 discos de todo género, desde Folklore, Rock, Funk, Reggae, Salsa, Cumbia, un poco de Música Clásica, y Jazz. Realmente he grabado con mucha gente, muchos músicos a nivel nacional y mundial, y me siento muy privilegiado de haber sido parte de tantos proyectos. Espero seguir grabando con los que me necesiten y contraten. Sé que no soy muy barato cobrando, pero yo creo que vale la pena contar conmigo en cualquier grabación.

Es digno de admirar, de sacarse el sombrero y sentirse orgulloso de tu labor y logro hasta el aquí y ahora, entre tanto aporte que has dado como artista y músico. ¿Por qué lugares del Globo ha estado tocando Zegadex? ¿Qué festivales o shows te marcaron las entrañas del Espíritu?

He tocado en el Copenhague Jazz Festival, que es en Dinamarca, que ha sido una experiencia increíble tocar ahí. También otro Festival que me ha marcado, y cada año es un deleite poder esperar y añorar tocar ahí, es el FeztiJazz boliviano.

He tocado en el Perú, he estado en Chile, Alemania, Suiza, Francia, Inglaterra, Holanda, realmente he viajado bastante tocando. Eso para mí es muy importante, el hecho de que me hayan sacado del país para tocar en Festivales. Eso es increíble.

El mundo ha girado 180 grados luego de la llegada del COVID-19, ¿cómo has atravesado esta etapa musical y personalmente?

Obviamente, después de la pandemia y lo que ha pasado, todo se complica. Esperemos que las cosas mejoren para los músicos, porque está muy complicado el asunto, y obviamente el estilo que yo toco -que es Jazz- no es muy de lucro en Bolivia. Muy poca gente aprecia lo que es el Jazz por acá. Pero hay gente que sí me sigue y siempre viene a verme, y es una maravilla poder contar con ellos.

Zegadex, eres sin lugar a duda un personaje paceño y boliviano, el Zegadex es una Leyenda Viva, ¿qué aconsejas a la gente que quiere ser como tú: un artista musical que vive de su música?

Realmente es de mucho prestigio y privilegio poder tocar y vivir de la música. Es un poco complicado hacerlo, pero se puede. Ahora sí, la pandemia ha matado mucho el trabajo de los músicos, ¿no?, especialmente en el estilo de música en el que yo estoy metido.

Porque los que tocan Folklore, los que tocan Cumbia, ellos tienen mucho más trabajo. Pero para los que tocamos Jazz, no hay muchos espacios, y son muy limitados. Aparte, la gente no está muy interesada en el estilo, entonces es muy complicado.

Yo le aconsejaría a la gente que estudie mucho, que estudie música y teoría, y que escuche mucha música, porque la mejor manera de aprender a tocar es escuchando a los capos, a los grandes. El mejor consejo que puedo dar para un músico es que se vuelva un melómano de verdad, que escuche mucha música, y que esté siempre dispuesto a aprender, aprender y aprender.

Hasta el momento, dentro de la Historia de la Música Contemporánea realizada en nuestras tierras, Zegadex ha marcado hito, y tu labor va de la mano y en colaboración desde Llegas hasta AndeSol, ¿qué proyectos musicales rememoras haber integrado?

El Grillo Villegas ha sido un aporte muy grande en mi música- He grabado su disco que se llama Revolver, que es increíble, y tú has mencionado AndeSol -que es el Oscar Córdova-, también he grabado unos 4 discos con él. Es un privilegio. Soy aún el baterista de AndeSol, pero, una vez más, la pandemia ha frenado todo el trabajo para muchas personas.

El Oscar Córdova es un poco mayor de edad, y seguramente tiene que cuidarse demasiado de esta pandemia, ¿no?, por eso ya no tocamos mucho. Esperemos que cuando esto baje un poco, los contagios, y se disipe este virus, volver a los escenarios con AndeSol.

Con el Grillo creo que va a ser un poco más complicado, porque siempre utiliza a los músicos que están de moda, y, bueno, yo ya estoy un poco pasadito de moda -creo-.

Pero también debo mencionar a Kimsa Bop, Las Vacas Locas, El Trio del Terror, tengo otro trío que se llama El Trio del Amor.Bo, tengo mis tríos, Zegadex Tríos, por los que han pasado muchos músicos, como el René Ponce, el Ariel Choque, el Jobim Jara, el Ronax Aranda, David Aspi, Efraín Blass, el Edwin Mendoza, tantos músicos con los que he tocado.

Por ahora el principal Trío con el que estoy es El Trío del Terror, que realmente suena increíble, que es el Edwin Peredo en el piano, el Raúl Flores en el bajo, y su servidor.

Zegadex, lo que tengo es lo que soy

zegadex

Dentro de tu experiencia y sabiduría musical, luego de tres décadas de ser el Zegadex, ¿cómo te ves ahora?

Muy afortunado de tener tres hijas que me dan mucha paz y luz en la vida. Quisiera hacer mucho más por ellas, pero realmente lo que tengo es lo que soy, me veo bien. Estoy viviendo muy lejos, en Palca, es muy tranquilo por acá, debo decir que soy feliz por todo lo que he hecho y pienso hacer.

Algunas sugerencias musicales para escuchar y adjuntar a la colección.

Hay un guitarrista que me gusta mucho que se llama Wayne Krantz, que puedes chequear en el internet, hay un disco que se llama Black Swam.

Obviamente hay que escuchar de los capos -como he dicho-. Mi grupo favorito de la vida es Dave Holland Quintet, que es increíble, tendrían que chequear eso también, es un bajista inglés. Y obviamente los tradicionales como Charlie Parker, Miles Davis, John Coltrane, Jacky McLean, esos me gustan, Thelonious Monk, lo tradicional siempre me ha gustado mucho.

Es tradicional para nuestra época, porque en su momento era considerado Jazz Moderno, ¿no?, pero por ahora son clásicos, muy clásicos, y legendarios músicos que han marcado mi vida.

Mas allá de la música, el apasionante universo del Cine, ¿qué película te marcó y recomiendas ver?

Una película que me ha gustado mucho, y la he visto muchas veces es Forrest Gump. Me parece una película muy buena, y también hay una película que se llama The Usual Suspects, Los Sospechosos Usuales, muy buena película con Kevin Spacey, sería bueno que la chequeen esa película.

Y en la Literatura o Narrativa, ¿qué te gusta leer? Alguna obra o autor de tu gusto.

He leído muchas biografías de músicos importantes. Me gusta mucho leer biografías, y La Biblia es el principal libro que siempre atesoro y está conmigo, y me guía en todo esto que es vivir. La Biblia Reina Valera 60 es la mejor.

¿Ahora es más difícil que antes hacer y ser músico? ¿Cómo estás asimilando y sobrellevándote en esta pandemia y cuarentenas, personal y artísticamente?

Muy difícil en esta pandemia y cuarentena. Esperemos que las cosas se reabran pronto, se disipe este virus, y que podamos seguir con nuestras vidas normalmente, pero realmente ha matado mucho la industria de la música esta pandemia.

Y una vez más, muchos más aún el estilo de música que yo toco, que es Jazz, porque no hay muchos espacios para tocar, y no hay mucha gente interesada para esto. Estoy con proyectos musicales listos para salir adelante, y esperemos dar nuevas noticias musicales pronto.

Antes de cerrar la entrevista, ¿tienes alguna frase o lema, alguna cábala antes de entrar a Escena o Estudio?

Yo siempre le encomiendo a Cristo y al Señor mis tocadas, siempre le he dedicado -al Señor- cada nota musical que sale de mi cuerpo. El Señor es lo más importante que hay para mí, y, o es una cábala o lema, pero es más o menos, aferrarme al creador y a la vida, gracias a que Él me ha dado la vida, y les ha dado la vida a mis hijas, y es lo más importante que puede haber. Yo toco para el Señor, y después recién viene el público.

El Señor, mi persona y el público, ¿no? Soy un alabador por excelencia, me encanta tocar para el Señor, y sé que cada vez que toco, el Señor recibe mi música como aroma de inciensos -como dicen las escrituras-, y tiene que llegarle al Señor mi música como un deleite para sus oídos. Estoy completamente convencido de que Él sí aprecia cada nota que sale de mi cuerpo, es increíble.

Me siento muy orgulloso de poder tocar para Él, y ser parte de esto, que es su Reino.

Siempre tuve un anhelo, luego de la súbita muerte de mi primo, y cofundador de WAPB’s, el Alejandro Thielen, de cantar con ustedes Ondas Metafísicas o Chamani, los clásicos de la banda, ¿qué recuerdos guardas de esos primeros ensayos en casa de la tía Anabella?

Me acuerdo muy bien de tu tía Anabella, una persona con un carácter muy fuerte, pero muy buena persona. Sé que estuvo muy delicada de salud recientemente, y hemos tratado de apoyarla.

Tengo recuerdos muy gratos de tu primo, el Alejandro, realmente él fue uno de los fundadores de los WAPB’s, él no tocó porque se nos fue muy rápido, fue una verdadera tragedia para todos, que nos marcó la vida, ¿no?

Realmente fue el primer deceso trágico que tengo yo recuerdos, fue muy traumático para todos, no solamente para los WAPB’s, sino para toda una generación de amigos y compañeros del Colegio Alemán, y fuera del colegio.

Tengo recuerdos del Stadium muy increíbles, porque él dominaba el Stadium como si fuese su casa, tenía entradas. Entrábamos con el Alejandro al Estadio como si fuese su casa, entrábamos a oscuras y contando pasos, increíble.

Hemos entrado hasta la cancha a ver clásicos, porque él sabía cómo entrar. Lo recuerdo con mucho cariño a mi hermano Alejandro Thielen, tu primo, que fue un tipo extraordinario. Los que hemos tenido la dicha de conocerlo sabíamos lo jodido que era, ¡era un jodido!, y era increíble poder compartir con él la vida, el colegio, el deporte, y tantas cosas.

Zegadex, un alabador por excelencia

zegadex

Tanto tú, como el Olmos, el Peque o el Kawai son músicos de gran nivel y entrega, y el que te habla, el rapero más loco y el MC más desquiciado de esta puta madre que nos parió (Bolivia). Esa magia del Alejandro se quedó en el Espíritu Colectivo, que nos encaminó para llegar a ser los que somos. Gracias por la bella charla, y tus palabras de despedida.

Gracias, Alfonseka, por la oportunidad de hablar un poco, y contar un poco de mi vida, de mi música. Te respeto mucho, y agradezco a la vida, al Señor, por darme el privilegio de poder dar música y de poder expresar lo que siento en los tambores, que es mi vida. Mando un saludo muy especial a todas las personas que realmente creen en mí, y me apoyan.

Quiero agradecer y mandar públicamente un saludo a mis hermanos Pablo Guardia, Sebastián Müller, el Hormando y el Ovidio Vaca Diez, el Mauricio Muñoz del Carpio, el Roberto Baya Marañón, el Jaime Villalobos, los músicos con los que toco -que son increíbles-, y quiero mandar un especial saludo a mi esposita -que es la Eliana Koski-, y a mis tres hijas: la Alicia, la Magdalena y la Pancarita, las amo de una manera sobrenatural, y a mi madre que está conmigo y espero tenerla mucho tiempo más a mi lado, y poder ser luz para ella y para las personas que me rodean.

Una vez más, muchas gracias, Alfonseka, por la oportunidad de poder charlar contigo y poderle hablar a la gente. Te mando un abrazo y que Dios te bendiga siempre. ¡Chao, mi hermano!

Saludos cordiales, querido Zegadex, ya te busco en persona algún momento para cagar de risa y apoyarse mutuamente. Bendiciones para ti y la familia. Gracias, hermano, por la invitación, y espero verte pronto. Felicitaciones por ser tan cool y buen padre, me hiciste llorar de emoción.


Cerramos la emotiva entrevista realizada en el día del padre en estas tierras, y creo que en las españolas también, 19 de marzo 2022, una fecha inolvidable para los amantes de la buena música y de los capos como Daniel Zegada, que aún lo recuerdo jugando Tapagol junto al primo, también pachangueando con la pelota en la calle, y más aún en los primeros escenarios que pisó junto a WAPB’s, en el RockBol en el Colegio Francoboliviano, o en Zona Franca del Pedro Cajías (+).

Añoro ese re encuentro que algún día se dará, más allá de acá, y en otro plano existencial junto a los amigos y los primos.

Más información sobre Zegadex en el siguiente enlace:
Instagram

Deja tu opinión!

catorce + diecisiete =