Feminismo y Música desde Extremadura

Este año más que nunca, el activismo por la igualdad de género deberá demostrarse durante el 8M a través de las redes y otras plataformas virtuales o tecnológicas más que a pie de calle a causa de la pandemia del Covid 19.

El 8M es la conmemoración de activismo y lucha que se realiza a diario, es una manera de ser, de comportarse, de respetar, de vivir…, forma parte de nuestras vidas. La sororidad la vemos representada en el arte, en el trabajo, en la educación en todos los ámbitos cotidianos, de manera que las nuevas generaciones tendrán la igualdad como algo intrínseco que no necesitará su reivindicación.

En el 2021 contamos con 3 nuevas invitadas que, desde diferentes ámbitos como la educación, la música, o el periodismo radiofónico, y desde su perspectiva como mujeres, nos aceptan el reto (y esperemos que el placer de participar de nuestro cuestionario) tras una presentación previa de cada una de ellas. ¿Estáis preparados?

Quizás también te interese leer:
¿Cúal será el futuro de la Música en 2021?
Top 40 Música Extremeña 2020 – Los 40 Carnívoros
Jarramplas, la música y el papel de la mujer

Feminismo y Música: Soledad Segura, Rocío Gomato y Elia Maqueda

feminismo

Soledad Segura – Feminismo y Música

feminismo

Sole (la confianza nos permite llamarla de esta manera más personal) es una activista de diferentes causas. Para ella, la música es casi un modo de vida. Desde hace muchos, muchos años empezó su andadura en las ondas radiofónicas como comunicadora, realizando programas de música donde daba a conocer a todo tipo de artistas y grupos, no sólo nacionales e internacionales, sino también extremeños.

Si no nos equivocamos, su recorrido empezó en Onda Verde, luego Onda Campus con Alternative Nation Radio Station, y ahora en la actualidad en Canal Extremadura Radio tras haber realizado anteriormente otro programa llamado “Sólo soy feliz cuando llueve”.

También está comprometida con la naturaleza y el medioambiente, siendo directora de Cocina con Armonía. Su andadura le ha llevado a Alemania, donde realizó prácticas en Radio Jazz Berlín, y por circunstancias de la vida regresó a Extremadura, donde la seguimos disfrutando. Es hora de que hablemos con ella.

¿Qué es para ti el feminismo?

Igualdad y Sororidad. Estos conceptos han de reivindicarse hasta que existan, funcionen, y sean la tónica general de la sociedad. Una igualdad de derechos real, en todo el mundo, desde niñas a ancianas. Especialmente ante la ley, la educación, la sanidad, que elimine la pobreza, y sin peso de las religiones o tradiciones.

Evidentemente, esto no es nada nuevo, ya desde niña me he cuestionado todo. Desde pequeña me llamaba negativamente la atención que se marcaran comportamientos o acciones diferente a la de los niños. Recuerdo aún ciertos hechos de forma nítida.

En mi mente no cabían las razones esgrimidas que se me daban, e incluso las mismas cosas que observaba… Algo que siempre me “chirrió” era el que debía comportarme de forma “adecuada” a mi sexo, roles que se mostraban desde todos los ámbitos, muchas acciones, gestos, comentarios, injusticias…

Calificarme o auto-calificarme entonces como feminista, ha sido el resultado o la reacción natural y lógica a este cúmulo de vivencias. Así pues, tendré que serlo…

Por tanto, el feminismo es esa herramienta de concienciación para aquellas mentes de ambos sexos que aún no se han dado cuenta que las funciones reproductoras y las genitales no deben marcar nuestra vida más allá de su inicial razón o sentido.

¿Se está avanzando actualmente?

Depende del lugar en el que viva la mujer. En mi caso personal, no encuentro en mi círculo masculino actual, inmediato y cercano, ningún trato contrario a la igualdad, ni siquiera de lo que llaman “micro-machismo”. Siempre he sido una igual, no me he planteado que tenga que ser diferente.

Ahora bien, a mi alrededor observo que tanto a nivel conciliación familiar (que directamente no existe), ni a nivel salarios, a nivel sexismo, trato discriminatorio, supuestos roles, a nivel libertad, seguridad e integridad sexual y física, a nivel estético, no observo igualdad, y ser mujer se convierte en un inconveniente, y de verdad es que no lo entiendo, no tiene lógica ninguna, pero así de mal están las cosas.

Añade color de piel, orientación sexual, religión, ideología, nivel de estudios, situación económica…, y tenemos el peor para todo.

En definitiva, si eres Hombre, anglosajón, blanco, heterosexual, rico y protestante, no habrá nada que se te ponga por delante jeje…

Dentro de veinte años os pregunto por vuestras hijas y sobrinas, a ver qué tal.

¿Es la música un medio para reivindicarlo?

Depende de qué estilos o movimientos. Si hablamos de trap y reggeton, estamos en poco más que el medievo. Encima, para más inri, es lo más escuchado y lo que está de moda, así que ni me molesto en calificarlo, ya que lo considero un atentado en todos los sentidos.

Entremos en materia, el underground (definido como movimiento contestatario, crítico o experimental, y está al margen de los circuitos comerciales habituales) es mi pilar cultural, de por sí minoritario y, para más inri, no hay muchas mujeres siguiéndolo o perteneciendo al mismo.

Un medio minoritario de reivindicación es el Riot grrrl en el mundo underground, que generó un importante y necesario sentimiento de comunidad, y poco más conozco.

Por otro lado, admito que la práctica totalidad de música que he digerido e interiorizado a lo largo de mi vida, desde los cinco años, que era bien pequeña, ha sido y es interpretada por hombres, y la razón es que suelo centrarme en el sonido que me aporta y punto, no en quién la compone o interpreta. Eso es así.

Sin embargo, dejé de escuchar Hip Hop por el sexismo y la violencia, cuando, en los videoclips, las letras y las portadas de los discos a la mujer se reducía literamente a un “Cacho de carne” a merced de las necesidades del hombre. Ésa fue la razón.

Esas imagenes explotadas hasta la saciedad de estereotipos dañinos, como pueden ser las de niña “tonta” o “delicada”, o de “voces añiñadas”, las “pavisosas”, “femme fatale”, “color rosa”, y un largo etc., que seguro a las personas que están leyendo esto le viene a la cabeza, no ayudan para nada.

Cuando una mujer no tenga que salir desnuda a cantar para provocar sexualmente con el objetivo de destacar o vender discos, y en las letras aparezca continuamente como “zorra (no como la hembra del zorro)” “puta” y demás calificativos, estaremos consiguiendo avanzar. No es feminista el prototipo de Beyoncé ni el de las Spice Girls, ni nada de eso, la verdad…

¿Hay trabajo por hacer en Extremadura?

Mucho, mucho, mucho jajaja De hecho, somos minoría en los estilos alternativos más allá del mal llamado Indy o el pop. Reivindico a la parte importante femenina de Acetre, a Mili Vizcaíno (amiga desde COU), y a Susan Santos.

¿Tienes algún referente musical y feminista?

He devorado de casi todo, y en determinadas etapas seguía y disfrutaba a unas más que otras. Soy como PJ Harvey, una evolución a la madurez en mi sonido elegido jejeje. Admiro a PJ, es toda una figura musical para mí.

Aunque he de admitir que cada vez me encuentro más “punk”, más Riot Girl, más como ese himno de Bikini KillRebel Girl”. Muy grande Kathleen Hanna.

Las que más me emocionan y son inmortales en mis escuchas por su voz son Lisa Gerrard, de DEAD CAN DANCE, y Beth Gibbons de Portishead; Shara Nelson, intérprete del tema Unfinished Sympathy, del primer disco de Massive Attack; Kazu Makino y Maki Takahashi de Blonde ReadHead. Lo fue intensamente Grace Slick de Jefferson Airplane, o la mismísima Janis Joplin, que me marcaron en su día como Joan Baez y ese concierto que dedicó a todos los presos políticos de latinoamerica.

La voz de The Duke Spirit, Liela Moss, me flipa. Son muchas, pero esta mujer me gusta especialmente.

Admiro y soy súper fan de las L7, 7 Year Bitch, The Organ (desaparecidas), y Electrelane, ejemplos potentes de bandas formadas enteramente por mujeres, y añado aquí a Babes in Toyland, que engloboen el estilo grunge de las dos primeras bandas antes citadas, con Kat Bjelland como lideresa, Lori Barbero y Michelle Leon, sustituida por Maureen Herman, y Courtney Love, que tocó en un periodo muy breve, ya que fue expulsada.

Extrapolando personalidades, comportamientos y demás “etcs”, la adoro en únicamente sus dos primeros discos, imprescindibles en mi discografía también.

Aquí hilo con las Bajistas, muchas en mi vida y en la música, grandes todas, como Melissa Auf Der Maur, que sustituyó a la desaparecida Kristen Pfaff en Hole (muerta por sobredosis poco después del suicidio de Kurk Cobain), y remplazó porsteriormente a D’arcy Wretzky en The Smashing Pumpkins.

Las de mayor importancia y admiración para mí por tratarse de bandas de culto que son referentes: Kim Gordon de Sonic Youth, o Kim Deal de los Pixies, y vuelvo a aprovechar la ocasión para destacar a las Breeders, donde toca con su hermana y otras instrumentistas como Josephine Wiggs.

Sumo a mi lista a Paz lenchantin, la bajista argentina que ha tocado en A Perfect Circle, Zwan, Queens of the Stone Age y en Pixies para cerrar otro círculo. No olvido a Sean Yseult, la que fuera bajista de White Zombie durante 11 años.

Especial mención por importancia, tienen las bajistas en el movimiento Dark Wave, Post Punk, New Wave, e incluso Rock Gótico que tanto me gusta, figuras como la genuina Tina Weymouth de Talking Heads, cuya línea de bajo en Psycho killer es inmortal, y Patricia Morrison, que tocó en bandas como The Gun Club, Sisters of Mercy y The Dammed.

La lista es casi infinita en cuanto a mujeres bajistas influyentes se refiere, y dentro de ese sonido oscuro de líneas de bajo, como las que Patricia nos dejó, aparecen grandespersonalidades, las más “dark”y profundascomo Alison Shaw de Cranes, Lydia Lunch (Teenage Jesus and the Jerks), Anja Huwe de X-Mal Deutchland, que adoro.

Reconozco que me encantan las alemanas como Anja, ya que son súper combativas, auténticas y originales. Sendos ejemplos son Bettina köster, que es música saxofonista, cantante, compositora y productora, y que, junto a Gudrun Gut (música electrónica, Dj, presentadora, productora musical y fundadora de Monika Enterprise), formaron y crearon la banda ¡Malaria!.

Damas oscuras y mágicas son para mí Mónica Richards, de Faith and the Muse, Eva O, vocalista de Christian Death y Shadow Project, Larissa Iceglass, mitad de Lebanon Hanover, Siouxie Sioux, Ari Up (fallecida ya) de The Slits, Anka Wolbert de Clan of Xymox.

No olvido a Low, donde la batería y la voz es de la gran Mimi Parker, cuyo estilo se mueve entre slowcore y dream pop.

Baterista y cantante buenísima, y una auténtica debilidad, es Carla Azar de Autolux, y aprovecho otra vez la oportunidad para hacer una especial mención a la primera baterista “alternativa” siempre en la sombra, Maureen Tucker, de la Velvet uderground, que entre otras cosas fue eclipsada por el protagonismo de Nico.

Me gustan las personalidades fuertes, creativas hasta la excentricidad, originales en definitiva, como Björk, que descubrí de pequeña con los Sugarcubes. Carácter y figura la que posee también Elizabeth Fraser “de y en” Cocteau Twins, This Mortal Coil y Massive Attack.

No podía faltar Annie Lennox de Eurythmics, o Hope Sandoval con esa voz hipnótica, melancólica y dulce, que me sirve para nombrar a otra enorme dentro de mis referentes: Laetitia Sadier, que, junto la otra componente trágicamente fallecida, Mary Hansen, formaban parte de una de mis bandas fetiche: Stereolab.

En el shoegaze destacan muchas mujeres multiinstrumentistas, letristas y compositoras, como Rachel Goswell de Slowdive, grupos de culto como My Bloody Valentine con Bilinda Butcher y Debbie Googe (también en Primal Scream). En Throwing Muses, Belly y en Breeders: Tanya Donelly.…

Otra mención especial a Galaxy 500 con Naomi Yang, una bandaque posteriormente se transformó en Luna (imprescindible para mí), donde toca el bajo y canta Britta Phillips.

En rock Alternativo, Lush con Miki Berenyi y Emma Anderson. En New Wave, dance-rock, pop rock destaco a Kate Pierson y Cindy Wilson, son de B’52, Joanne Catherall y Susan Ann Sulley de la liga humana…

Son muchas las músicas de diferentes instrumentos que tocan en muchas bandas, para que luego te vendan a cuatro, o la gente no vaya más allá. Otro día hablamos, que estoy aburriendo ya jejej

Termino en nuestro país, destaco a Ana Curra y a Paloma Chamorro por su gran trabajo en la edad de oro, y como referente en la comunicación cultural.

En fin, esto es un no parar. Me dejo en el tintero a muchas más. Lo que está claro es que les suele costar el doble ser reconocidas, al igual que “llegar a”.

¿Se puede desde el ámbito laboral educar en la igualdad?

Cómo que se puede jeje. ¡Se debe! Por supuesto, en el hogar y la escuela todo se enseña.

¿Festivales, radios, salas, pubs…, cumplen con la paridad?

Jajaja NO. De todas formas, la paridad responde a otros criterios. La oportunidad es de acceso a la cultura, a estudios, ésa es la clave de que a las mujeres les cueste el doble llegar como actualmente.

Creo que, cumplido este objetivo, el que haya más mujeres tocando se rige más por estilos de música o por el tipo de público. Todo esto basado en mi experiencia y conocimiento, pues he estado en salas trabajando, y en multitud de conciertos y festivales.

Me explico, a nivel instrumentista como en asistentes a salas, pubs o festivales, he visto más mujeres dentro del indipop o música latina que en el underground o el post rock, por citar ejemplos, o más hombres en el metal o el stoner que en un concierto de triunfitos, o consagrados hitos de seguidoras féminas como Alejandro Sanz, Sergio Dalma, Ricki Martin, Pablo Alborán, o cualquiera de similar a este tipo de música.

Pensad, haced memoria. ¡Está lleno de chicas! ¿Razón o explicación? Tengo varias…

En la radio es otra cosa. Llevo desde 1996, y si me centro en el aspecto formativo del periodismo o la comunicación, las plazas universitarias son mayoritarias de mujeres, como ocurre en las redacciones de los medios, pero tanto en la dirección como en la presidencia encontramos gestionando a hombres.

No creo, al menos para mí es evidente, que se trate de un problema de formación, si no de igualdad de oportunidades al acceso. No nos engañemos, por desgracia ocurre en todos los campos y profesiones, no solo en éste. El techo de cristal no es una invención, es una muy mala realidad.

¿Qué le dirías a las mujeres/hombres que no se han sumado todavía al movimiento?

No soy nadie para decir lo que la gente debe hacer, decir, pensar o sentir, pero esta reivindicación es justa, natural como la vida misma, y no pretende nada más que el reconocimiento de esa igualdad, y terminarán por verlo así y aceptarlo, ya que todo caerá por su propio peso.

La observación social es importante para darse cuenta porque, a pesar de la misoginia, los insoportables y atroces asesinatos, el maltrato de todo tipo y demás atrocidades históricas que se han empleado para someter y controlar a la mujer, las nuevas generaciones de hombres y mujeres vienen con otra mentalidad.

No se puede ni se debe permitir más la desigualdad en cualquier ámbito si se quiere una sociedad sana, equitativa, justa, y feliz. Se trata, en realidad, de un despertar de la conciencia, y quien no lo respete, tendrá que someterse a la ley en la que estamos trabajando todos los días para que sea justa.

Como mujer, como ser vivo, como persona, amo lo femenino, lo masculino, a las demás personas, y amo en general, y de eso se trata en definitiva, pensar en amor. El amor no permite nada más, y la desigualdad es otra manifestación de su falta. Así nos va a a la humanidad.

Creo que debemos unirnos como especie para los desafíos que nos están llegando como especie, y sólo así lo conseguiremos. Si dejamos a la mitad de la población fuera, no somos ni seremos, no tendremos futuro.

¿Debieron realizarse las manifestaciones del 8M en 2020?

Aquí prefiero no opinar, porque los datos que manejaba ya me hacían presagiar lo que se avecinaba un poco antes, y no se debieron hacer muchas cosas más. Llegamos tarde, y todo se comprobó…

Rocío Gomato – Feminismo y Música

feminismo

En anteriores artículos sobre música y feminismo, nunca habíamos entrevistado a un profesional del ámbito educativo especializado en la música.

Maestra de educación primaria, es la responsable de uno de los proyectos educativos, creativos y musicales más interesantes de la educación extremeña: La Cacharrería Musical.

Además, ha realizado colaboraciones con maestros como el pianista sinfónico Pedro Monty, y tiene su propio canal de youtube, donde podemos ver cómo se elaboran numerosos instrumentos musicales a partir de materiales reciclados.

Ahora que ya conocemos a Rocío, charlemos con ella:

¿Qué es para ti el feminismo?

Para mí es la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en todos los ámbitos: político, social, laboral, emocional y económico.

Las mujeres no somos el “sexo débil”, ni la “propiedad” de nadie. 

Poseemos las mismas capacidades, y no deberíamos tener que esforzarnos el doble para demostrar nada a nadie.

¿Se está avanzando actualmente?

Poco. Pienso que la educación es muy importante, pero también lo es (y mucho) el ámbito familiar, y si seguimos normalizando ciertos estereotipos y ciertas actitudes, no avanzaremos en la consecución de esta igualdad de derechos de todos los niveles de los que hablaba antes.

Yo no puedo contar a mis alumnas y alumnos en clase que no son diferentes, si al llegar a casa sus padres siguen “obligando” a las hijas a “ayudar a sus madres”, mientras los hijos se sientan con él a ver la televisión, o se van juntos al bar.

¿Es la música un medio para reivindicarlo?

Evidentemente, creo que es uno más.

Las mujeres debemos alzar nuestras voces a través de la música, de la consecución de nuestros objetivos, depende muchísimo de nuestras actitudes. No podemos quedarnos calladas. 

En mis clases, cuando enseño “Historia de la música”, les explico lo difícil que ha sido siempre para las mujeres en este ámbito artístico.

Desde el inicio, han sido muchas las composiciones musicales de mujeres que han sido atribuidas a hombres para que fueran aceptadas como “excelentes”.

Esto pasó por ejemplo con Anna María Mozart, con Clara Schumann, y muchas mujeres compositoras más. 

Cuando empiezo a explicar los autores de un periodo musical, de siempre les hablo de las mujeres que destacaron en él. Deben conocerlas en la misma medida.

Sin embargo, a veces es muy difícil encontrar información sobre las mujeres-músico referentes de un periodo histórico-musical.

En cada clase les hago cerrar los ojos y escuchar las audiciones de las mujeres y hombres más importantes del mismo.

Siempre les digo: “¿podríais averiguar si lo ha compuesto un hombre o una mujer?”. “No, seño”, contestan todos. “Podría ser de cualquier persona”. Y ahí está la clave.

Está bien compuesto, me gusta cómo suena, me provoca ciertos sentimientos y/o sensaciones… ¿Por qué va a ser peor si pertenece a una mujer?

La música clásica ha silenciado desde siempre a las mujeres, anulándolas por completo. ¿Acaso nos parece normal, por ejemplo, que aún ninguna mujer haya dirigido el concierto de Año Nuevo? 

Conocemos a virtuosas instrumentistas de todas las épocas, ni rastro de las mujeres. Directoras, cantantes, pedagogos musicales…, todas están relegadas a “vivir en la sombra”.

¿Hay trabajo por hacer en Extremadura?

Muchísimo. Son necesarias más políticas que defiendan la igualdad de derechos y oportunidades de las mujeres, que no sigamos siendo tratadas como meras “reproductoras”, madres y esposas.

Nosotros estamos aquí para algo mucho más grande. Necesitamos compartir responsabilidades en casa, en la crianza de nuestros hijos, etc.

En Extremadura la mujer necesita emprender más que en ningún otro sitio, necesita ser tratada del mismo modo que el hombre. No queremos que nos pongan tantas trabas.

¿Tienes algún referente musical y feminista?

Las normas no escritas de la sociedad durante muchísimos años han dado por supuesto que hombres y mujeres tienen que hacer según qué cosas según cual sea su sexo.

Hay quienes concibieron esto como algo absurdo, y levantaron su voz y su puño, convirtiéndose en referentes, como por ejemplo Nina Simone o Patti Smith. 

Tengo muchas mujeres músicos referentes que son feministas. Además de estas dos que acabo de citar, como Janis Joplin, Madonna, Tina Turner, Bárbara Streisand…, pero por encima de todas ellas siempre estarán Aretha Franklin y Billie Holliday.

Aretha fue toda una luchadora, y una de las más influyentes a nivel musical en géneros que llegaron posteriormente. Luchó mucho por los derechos raciales y por la liberación femenina.

Y cómo olvidar a Billie Holiday, otra mujer que cantó a la opresión sistemática del racismo y del sexismo.

¿Se puede desde el ámbito laboral educar en igualdad?

Se puede, y se debe. El feminismo debe estar presente en todos los ámbitos. Solamente así lograremos que la sociedad trate por igual tanto a hombres como a mujeres.

¿Festivales, radios, escuelas, salas, pubs…, cumplen con la paridad?

No, para nada. Pero es que eso de la paridad no debería existir, bajo mi punto de vista.

Si realmente se mirara de igual modo a hombres y mujeres, si nos fijásemos en sus capacidades, actitudes, y en la consecución de sus objetivos, no necesitaríamos tener que estar pendientes de ese dato.

Yo no entiendo como algo feminista eso de que, en una lista electoral, por ejemplo, la número dos “tenga” que ser una mujer, aunque no lo merezca, o aunque haya hombres que sean más capaces de desarrollar ese trabajo en ese puesto. Solo por cumplir con la paridad. 

No es justo ni para hombres ni para mujeres. Y a nosotras, creo que nos hace un flaco favor.

Sin embargo, aún no hemos llegado hasta ese nivel de igualdad, y todavía necesitamos “forzar” que las empresas, los partidos políticos, los servicios públicos…, incluyan a las mujeres en sus listas y en sus consejos de dirección como altos cargos. Y el único medio que tenemos para conseguirlo es mediante esta ley.

Hay que recordar que La Ley de Igualdad, cuyo título verdadero es Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, fue aprobada por las Cortes Generales de España, y publicada en el BOE n.º 71 de 23 de marzo de 2007.

Después de su entrada en vigor, esta Ley fue recurrida ante el Tribunal Constitucional el 20 de junio de 2007 por parte del Partido Popular, principalmente el articulado que afecta a las condiciones de paridad exigida en las listas de las candidaturas a las diferentes elecciones que se producen en España.

¿Qué le dirías a las mujeres/hombres que no se han sumado todavía al movimiento?

Que nunca es tarde.
Que nos escuchen y traten de entender todo lo que queremos explicarles.
Que deben mirar desde el presente hacia el futuro, y dejar de anclarse en el pasado con la absurda idea de que cualquier tiempo fue mejor.

Si creen en una sociedad más justa, más equilibrada, y mejor para todos, deben favorecer el feminismo por encima de todo.

¿Debieron realizarse las manifestaciones del 8M en 2020?

No entiendo por qué no. Yo asistí, como cada año, acompañada de mi marido y mis dos hijos.

Hubo muchos actos de distintos ámbitos durante este fin de semana, no solamente las manifestaciones del 8 de marzo. Hubo competiciones deportivas, corridas de toros…, todas con lleno absoluto. 

En España, en ese momento, no había ninguna restricción, así que no sé qué pretenden conseguir culpabilizando a las mujeres también de los datos de los contagios. Entre otras cosas, me parece algo irrisorio.

Claramente, creo que es otra forma más del machismo que seguimos sufriendo a diario.

Elia Maqueda – Feminismo y Música

feminismo

Traductora profesional, y una de las voces folk más importantes de Extremadura, y la mitad de uno de los proyectos musicales más interesantes que ha generado nuestra tierra, Ruiseñora.

Pero, además de eso, es activista del movimiento feminista, perteneció al extinto colectivo Sisterhood. Sisterhood formaba parte del tejido asociativo cultural madrileño, donde desarrollaron fanzines, numerosas fiestas, y conciertos dentro del activismo de género.

¿Qué es para ti el Feminismo?

El feminismo es un movimiento político y social que viene de largo (va ya por la ¿cuarta ola?), y nace por la necesidad histórica de alcanzar la igualdad de derechos entre géneros.

Hace tiempo que ya no es el feminismo, sino los feminismos, algo que antes era, creo, positivo, y ahora ya no tanto, porque la cruda realidad es que nos encontramos en un momento en el que las brechas en el seno del propio movimiento están a la vista y son profundas.

No debemos perder de vista las razones de ser del feminismo: se trata de un movimiento que, desde la lucha, aspira a la equidad entre géneros, y al fin del patriarcado como herramienta de opresión y manipulación.

Para mí, además, debe ser un movimiento transversal, interseccional y diverso, que contemple todas las identidades que pueden (y deben) convivir bajo su paraguas. Porque, a modo de paraguas, tiene que proteger, y en estos tiempos en los que hay tanto que nos resta, el feminismo debería sumar. Sea como sea, es imprescindible y deberíamos tenerlo absolutamente integrado en la sociedad.

¿Se está avanzando actualmente?

Ahora mismo hay, como decía, una fractura muy honda marcada por la transfobia en las filas del feminismo, y a mí personalmente me horroriza la sola idea de que podamos pensar que las personas trans han venido a quitarnos algo a las mujeres cis.

El discurso tránsfobo me parece absolutamente intolerable, además de peligroso, y no alcanzo a entrever ni de lejos los valores de lo que entiendo como feminismo en ese mal llamado feminismo radical.

En respuesta a tu pregunta, sí, se estaba avanzando, pero ahora desde dentro nos fagocitamos y vamos para atrás. Es una pena, porque se estaban consiguiendo muchas cosas, y no hay nada que venga a amenazarlas, así que deberíamos seguir en la lucha y mirar hacia adelante.

¿Es la música un medio para reivindicarlo?

A mí no me parece que un grupo tenga que triunfar “por ser” de chicas, sino que debería hacerlo por cualquier otra razón, sin ser nicho de nada.

Pero sí creo que deberíamos reivindicar y exigir que las mujeres ocupen más espacios en la música entendida como industria, sobre todo en puestos técnicos, directivos (en festis o sellos), en agencias de management y booking, etc.

Desgraciadamente, aún es un mundo muy dominado por las formas machistas, y en el que falta una visión desde los cuidados.

¿Hay trabajo por hacer en Extremadura?

Supongo que como en todas partes. No creo que la diferencia con otros sitios sea abismal. El feminismo es un movimiento autogestionado, de grupos pequeños, de tribus, de fanzines.

Solo hacen falta mujeres que abran los ojos, y tengan entusiasmo y ganas de trabajar. El germen puede estar en cualquier parte, igual que también se agota y otras toman el relevo. Pero puede llegar a cualquier parte.

¿Tienes algún referente musical y feminista?

Me gustaría pensar que todos mis referentes musicales son feministas, pero soy realista y sé que no es así, y que en todas partes cuecen habas. Siempre ha habido músicas políticamente significadas, claro, como Bikini Kill, Sleater Kinney o Le Tigre, o aquí Hello Cuca o Las Vulpes.

De ahora te diría Ajuar, La Otra, la propia Lidia Damunt, Las Odio, y seguro que muchas más. Pero vamos, si me preguntas así referentes de ayer, hoy y siempre, te diría que Marisol.

¿Se puede desde el ámbito laboral educar en la igualdad?

Se puede y se debe. Creo que esta parte del feminismo es la más fácil, la más institucional si quieres, y debería ser imprescindible.

Más mujeres en puestos altos, menos discriminación por cuestiones de conciliación, equiparación de sueldos en el trabajo por cuenta ajena, y de tarifas en el mundo profesional freelance, donde a veces nos cuesta más hacernos valer y reclamar visibilidad que a los hombres. Es clave, y es un feminismo distinto, pero es muy necesario.

¿Festivales, radios, escuelas, salas, pubs…, cumplen con la paridad?

Yo creo que el tema de la paridad es absurdo si solo lo vemos como un cupo que cumplir y luego “se pasa la moda”. Tenía sentido si calaba, si de verdad se empezaba a ver a mujeres en todos los ámbitos de la música.

El otro día leí un artículo infame sobre “las bandas de chicas”, como si fuese algo nuevo, y que eso sea noticia, aunque sea para unos pocos “señoros”, demuestra que no hemos peleado lo suficiente.

¿Qué le dirías a las mujeres/hombres que no se han sumado todavía al movimiento?

Que no sé a qué esperan.

¿Debieron realizarse las manifestaciones del 8M en 2020?

Quizá peque de ingenua, pero dudo muchísimo que nadie fuera consciente de la magnitud de lo que se nos venía encima, así que plantearse si se debía o no hacer manifestaciones es como preguntarse si se debían o no hacer tantas otras cosas que se hicieron esos días.

Yo estuve en la manifestación de Madrid y no me contagié. Tampoco sabía que corría ese riesgo, y cómo echo de menos esa sensación de no sentir riesgo ni culpabilidad con cada cosa que hago.

Desgraciadamente, nuestra vida antes se vertebraba alrededor de conciertos, carnavales, procesiones, ferias, verbenas, festivales, y tantos otros actos multitudinarios. Y seguro que los echamos de menos.

Así que, más que preguntarnos si debieron de realizarse o no, pensemos mejor en si se volverán a celebrar. Yo espero que sí. Será distinto, pero que sea, por favor, que volvamos a tener otros cuerpos alrededor gritando consignas, cantando canciones, bailando y rozándonos. Porque si no, vaya rollo.

Deja tu opinión!

quince − dos =