Yngwie Malmsteen y sus 5 discos más legendarios

En algunos artículos que ya hemos publicado os hemos hablado de grandes guitarristas, virtuosos de las seis cuerdas que dominan de manera asombrosa la técnica Shred. Steve Vai, Joe Satriani o Van Halen son algunos de los shredders más sobresalientes y conocidos, y entre ellos tampoco podía faltar Yngwie Malmsteen.

El guitarrista sueco cuenta con una extensa trayectoria y producción de discos, ha pasado por varias agrupaciones y actualmente sigue desarrollando su carrera en solitario. Yngwie Malmsteen es uno de los virtuosos de la guitarra cuyo estilo marcó un punto de inflexión en la historia de la música, un estilo que hoy conocemos como Metal Neoclásico.

Pero veamos cómo Yngwie Malmsteen comenzó en la música, esos primeros pasos que le llevarían a convertirse en uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, y una de las mayores influencias del Metal Neoclásico. Repasaremos sus inicios, las bandas de las que formó parte, y veremos qué cinco discos de Yngwie Malmsteen son los más legendarios. Preparad vuestra guitar air, que empezamos!

Quizás también te interese leer:
Buckethead, el guitarrista más extraño de la Historia
Emperor, la historia del black metal sinfónico noruego
Ritchie Blackmore y los secretos de Deep Purple

Yngwie Malmsteen, un virtuoso del Metal Neoclásico

yngwie malmsteen

Los padres de Yngwie Malmsteen no tenían relación apenas con la música, pero al pequeño Yngwie le picó el gusanillo de la música mientras veía en la tele cómo Jimi Hendrix le metía fuego a su guitarra mientras actuaba. El impacto que esta imagen creó en él despertó esa curiosidad e interés por el que sería definitivamente el instrumento que le definiría, la guitarra eléctrica.

Al mismo tiempo comienza a escuchar a los grandes clásicos de todos los tiempos, Vivaldi, Bach, Mozart…, y poco a poco el joven va mostrando cada vez más interés por la música. Su hermana, que también estaba volcada en la música como flautista, y que junto a su madre ven en él ciertas dotes para la música, le animan a seguir adelante. Con tan sólo diez añitos Yngwie Malmsteen consigue dedicarse de lleno a su gran pasión, y en cinco años ya tenía un estilo bastante definido.

En esta época decide dejar sus estudios y dedicarse por completo a su gran obsesión, fusionar dos de sus géneros favoritos, el Metal y la Música Clásica. Yngwie Malmsteen había visto por televisión a un violinista interpretar los famosos 24 Caprichos de Pagananini, y pensó que quizás podría pasar esa velocidad y virtuosismo del violín a la guitarra eléctrica.

Quería tocar esos 24 Caprichos con la guitarra, pero hacerlo no era tarea fácil. Empieza tocando con una guitarra, concretamente con una Stratocaster vieja que se caía a cachos, y, mientras trabajaba arreglando instrumentos, se fijó en la forma que tenía un viejo laúd y decidió experimentar. Le dio a su guitarra la forma del mástil del laúd, que es destoneado, y de esta forma el joven adolescente creativo e inquieto comienza a tunear sus propios instrumentos.

Tocar un másti de este tipo puede ser más complicado porque requiere pulsar las cuerdas de manera más precisa, pero esto le ayudó a mejorar aún más su digitación, velocidad, y su control sobre las cuerdas. Esta nueva formología de la guitarra le gustó tanto, que desde entonces la ha adoptado en todos sus instrumentos.

Así es como el joven Yngwie Malmsteen comienza a dar sus primeros pasos en la música, y poco tiempo después, en plena adolescencia y como no podía ser de otra manera, forma la que sería su primera banda bajo el nombre de Rising, con claras influencias de varios de sus guitarristas predilectos como Eddie Van Halen o Ritchie Blackmore.

Yngwie Malmsteen, de tocar en un grupo a tocar en solitario

yngwie malmsteen

El joven Yngwie Malmsteen se había convertido en un músico que, tras grabar algunas maquetas, muchas bandas se rifaban para que tocara con ellos. Un productor sueco habló con el joven para que éste buscara nuevos horizontes en Estados Unidos, e Yngwie Malmsteen, dicho y hecho, allí se plantó. Un tiempo después de establecerse allí, comenzó a tocar con una banda llamada Steeler junto a los que grabó el que sería el primer trabajo de la banda.

Después de su experiencia con Steeler, decidió probar suerte con otra banda llamada Alcatrazz. En esta banda Yngwie Malmsteen además de tocar la guitarra también era el que componía la mayor parte de los temas. Muy pronto llamó la atención no sólo del público, sino de otras bandas que también le querían en su formación. Ozzy Osbourne le quería en su banda, pero también se interesaron por él UFO y los míticos Kiss.

Alcatrazz grabaron un disco, el primero y el último, porque Yngwie Malmsteen vio enseguida que Alcatrazz no era suficiente para él. La banda se disolvió, y Malmsteen daba comienzo así a su prometedora y exitosa carrera en solitario.

Ninguna banda estaba a la altura de las espectativas de Yngwie Malmsteen, tan sólo una persona entendía perfectamente la visión del guitarrista, su amigo y teclista Jens Johanson. Por ese motivo fue a la persona que llamó cuando decidió grabar el que sería su primer disco en solitario llamado Rising Force. Este trabajo marcó el inicio de una nueva manera de comprender el instrumento, del que Yngwie Malmsteen era todo un virtuoso, la guitarra eléctrica.

Después de este trabajo, Yngwie realiza una serie de cambios en la formación de músicos con los que cuenta para la grabación de los que serían sus trabajos posteriores: Marching Out y Trilogy. Este último considerado uno de los mejores trabajos de Malmsteen. En Trilogy, Yngwie Malmsteen combia de una forma magistral melodía y velocidad, un trabajo con el que se consolida definitivamente como uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos.

A ellos le siguieron otros trabajos como Odissey y Trial by Fie: Live in Leningrad, este último en directo. Yngwie Malmsteen dio comienzo con estos primeros trabajos a una nueva forma de entender el Heavy Metal y la Música Clásica. El Metal Neoclásico había llegado para quedarse. Sus composiciones eran devoradas por los seguidores del Heavy Metal, y fue para muchos guitarristas una gran influencia e inspiración.

Yngwie estaba muy interesado en ese sonido de Metal Neoclásico, y dio un paso más en su trayectoria realizando la que sería su primera obra clásica, a la que llamó Concerto Suite for Electric Guitar and Orchestra. En este impresionante trabajo, el virtuoso guitarrista sueco muestra una combinación sonora perfectamente ensamblada entre guitarra eléctrica y Orquesta Sinfónica.

Yngwie malmsteen Concerto Suite for Electric Guitar and Orchestra - 1997

Tras toda esta producción sonora, Yngwie Malmsteen es ya todo un súper instrumentista de reconocido prestigio en todo el mundo, pero parece ser que en Estado Unidos su fama había decaído un poco. Por ese motivo se marchó a Japón, país que le acogía siempre con los brazos abiertos. Tras un tiempo allí, decide volver y lo hace a lo grande, con otros dos míticos y virtuosos de la guitarra: Joe Satriani y Steve Vai. Junto a ellos, en la formación conocida como G3, Malmsteen vuelve a estar en el candelero, oportunidad que aprovecha para lanzar el que sería su nuevo disco, Attack!

A Yngwie Malmsteen aún le quedaba un largo camino por delante, la historia no acababa aquí, y, a pesar de que en Estado Unidos había pasado quizás un poco de moda, en el resto del mundo era considerado como uno de los mejores guitarristas y muy bien acogido por las masas de seguidores. Siguió dando pasos hacia delante en su trayectoria, y nadie iba a pararle.

En 2012 publica Speellbound, un disco en el que una vez más Yngwie Malmsteen nos demuestra su virtuosismo tocando él mismo todas las voces e instrumentos, una barbaridad! El último trabajo publicado por Malmsteen fue World on Fire del 2016, y no hace mucho el propio artista anunciaba la llegada de un nuevo trabajo para este 2021 que llevará por título Parabellum, y que está previsto que salga en el mes de Julio, así que atentos!

Los 5 discos más legendarios de Malmsteen

yngwie malmsteen

Yngwie Malmsteen cuenta con una extensa producción de más de 20 discos de estudio, al que habría que sumar los discos en directo, recopilatorios y trabajos con las bandas que ya os hemos mencionado al comienzo del artículo.

Escoger de entre toda su producción es complicado, y, como es lógico, cada cual tendrá sus discos favoritos del artista. Aun así, hemos seleccionado cinco de esos discos que para nosotros son de los mejores, aunque está clarísimo que la lista podría ampliarse a más de cinco.

El primero de ellos es el disco debut de Yngwie Malmsteen y que se publicó en el 84, Rising Force. Este trabajo fue toda una revolución en la escena de aquel momento, pues con este trabajo da inicio la andadura no solo del artista en solitario, sino de una nueva manera de entender la guitarra eléctrica y la música clásica.

En Rising Force podemos ver ese sonido que caracteriza al guitarrista sueco, pero también fantástico trabajo de producción, en el que tanto los riffs y solos de guitarra como las melodías hacen que se te queden en la cabeza y que no puedas evitar tararearlas. Temas como Far Beyond The Sun, Black Star o Icarus Dream Suite Op 4 son sólo algunos ejemplos de las maravillas que componen este trabajo.

Yngwie Malmsteen - Black Star

Marchin Out es otro de los trabajos más destacados de Yngwie Malmsteen, éste publicado en el 85. Este disco muestra un cambio en su sonido con respecto a su anterior trabajo. En este trabajo encontramos sonidos más enfocados al Heavy Metal, pero también encontramos muchos elementos de la música clásica y barroca.

Podríamos decir que esta producción es una de sus primeras obras clásicas, aunque eso sí, la guitarra eléctrica es la gran protagonista en todas las composiciones. A ese sonido clásico, el artista sueco añadió la voz Heavy del gran Jeff Scott Sotto, que le da ese toque agresivo. A pesar de ser un disco en el que la mayoría de composiciones son instrumentales, no deja de ser un excelente trabajo con temas destacados como Don’t Let It End o I’ll See The Light Tonight, entre otros.

Yngwie J. Malmsteen – Don't Let It End

El siguiente en esta lista es Trilogy, considerado como uno de los mejores trabajos del artista. Se publicó en el 86, y en esta ocasión el encargado de poner la voz al disco fue Mark Boals, también cantante de Heavy Metal.

Este trabajo está cargado de buen Heavy Metal con fantásticos temas como You Don’t Remember, Fury o I’ll Never Forget entre otras, pero también, y como no podía ser de otra forma, el toque neoclásico de Yngwie Malmsteen con Trilogy Suite Op:5.

Es un gustazo escuchar cada uno de los temas que componen este disco, y comprobar el perfecto dominio que Yngwie Malmsteen tiene de técnicas como el tapping o shredding, un disco que es una auténtica obra maestra.

You Don't Remember, I'll Never Forget

El disco Odyssey tampoco podía faltar en este listado, y es que este trabajo del 88 es uno de los más completitos de Yngwie Malmsteen. Un trabajo en el que conjugan a la perfección la visión del propio Yngwie Malmsteen con la del cantante que pone voz a este disco, el antiguo miembro de Deep Pueple y Rainbow, Joe Lynn Turner, y que consiguió posicionarse en lo más alto de las listas de ventas.

En este trabajo, ambos artistas dan el 100% y empastan perfectamente en cada una de las canciones, a excepción de las tres composiciones instumentales Krakatau, Memories y Bite the Bullet. El disco no tiene desperdicio, pero podemos destacar algunos temas con mucho gancho y muy buenas melodías, como por ejemplo Now Is The Time o Heaven Tonight entre otras muchas.

Yngwie J. Malmsteen - Heaven Tonight (1988) (Music Video) WIDESCREEN 720p

Finalizamos con otro de los grandes trabajos de Yngwie Malmsteen, el disco que lleva por título Alchemy, y que se publicó en el 99. En este disco encontramos grandes instrumentales con ese característico sonido neoclásico al que el artista siempre ha hecho referencia en sus trabajos.

Este trabajo está inspirado en uno de los grandes artistas del Renacimiento, el gran Leonardo Da Vinci, y quizás sea uno de los más largos del artista, con una duración de más de una hora. En algunas ocasiones puede que, al ser instrumental, esos riffs y punteos de Malmsteen lleguen a saturar, pero aun así es un excelente trabajo más del guitarrista sueco.

Mark Boals vuelve nuevamente a ser la voz en este trabajo, a excepción, como ocurre en otros trabajos, de las tres canciones instrumentales que contiene este trabajo. Algunos de los temas que podemos destacar son Legion Of The Damned, Wield My Sword o Voodoo Nights entre otras, aunque merece la pena escuchar el disco al completo.

Yngwie Malmsteen – Legion Of The Damned

Quizás los primeros trabajos de Malmsteen estén considerados de los mejores, aunque, como ya hemos mencionado, su producción es muy extensa. Esto no quiere decir que sus trabajos más recientes no sean merecedores del título al mejor disco, pero también es cierto que estos discos son de los mejores valorados de la carrera del artista.

Aun así, respetamos todas las opiniones, y, si os apetece, podéis decirnos en los comentarios qué discos de Yngwie Malmsteen son vuestros favoritos.

Os recordamos que Malmsteen ya ha anunciado que este mismo año sacará nuevo trabajo. Habrá que estar atentos a su Website y redes sociales por si adelantara algo de nuevo material: Facebook, YouTube, Instagram

Deja tu opinión!

15 − 7 =